Supermax Supermercados
Según el censo 2010, la Argentina presenta un déficit habitacional cercano a los 3.5 millones de hogares. No hay fuentes oficiales que puedan dar cuenta de cuánto asciende este número hoy, pero importantes instituciones académicas, confirman esta cifra.
[FRASEDESTACADA1]

El presidente Mauricio Macri nos comprometió a trabajar sobre la premisa de “pobreza cero”. Frente a ese desafío es necesario definir la estrategia de política la habitacional que debe llevar adelante el Gobierno.

 

En la anterior gestión no se logró reducir en forma significativa el déficit habitacional. Su política estuvo basada en un estado meramente constructor que administro discrecionalmente el uso de fondos públicos, a diferencia del fondo F.O.N.A.V.I cuyo coeficiente está fijado por la ley 24.464. No hubo incentivos para que el sector privado pueda desarrollar oferta para los sectores medios y bajos; y el acceso al crédito hipotecario resultó un imposible con las altas tasas de inflación que convivimos.


Una nueva estrategia nacional de vivienda requiere de un Estado facilitador y promotor del proceso constructivo, que pueda administrar un nuevo sistema de subsidios transparentes y progresivos dirigidos a las personas de menos ingresos. Que se fomente la práctica del ahorro previo para acceder a un crédito y que se asegure el monitoreo y acceso abierto a la información pública para sus beneficiarios.

 

Como punto de partida es necesario que se articule y fomente el acceso al suelo, desarrollando y densificando el territorio argentino. Hay que garantizar un crecimiento equilibrado e integrado, siendo la regularización dominial un pilar fundamental en el desarrollo de soluciones habitacionales.

 

Necesitamos que la Secretaría de Vivienda ofrezca programas que puedan atender a todos los sectores en déficit. Queremos concentrar nuestro accionar en dar respuesta a las familias más pobres que no pueden acceder a una vivienda por sí solos. Para estos sectores, estamos trabajando en un nuevo programa de construcción de viviendas, económicas, sustentables y que sean asignadas de manera transparente.

 

Además de facilitar el acceso a las viviendas nuevas, estamos en proceso de elaboración de un nuevo programa de microcréditos que permita, a aquellos con capacidad de construir, mejorar y ampliar sus hogares.

 

Vamos a trabajar en un plan de hábitat que permita un abordaje integral que garantice el acceso al agua potable, cloacas, calles y espacios públicos de calidad en las villas y asentamientos, y de esta forma poder transformar asentamientos informales en barrios.

 

Para los sectores medios necesitamos recrear un mercado de crédito hipotecario genuino como una herramienta esencial para facilitar el acceso a la vivienda digna. Claramente el mismo no será posible sin una macroeconomía más estable y con índices de inflación menores a los actuales. En paralelo, la reciente ley de pago a los “Holdouts” aprobada por el Congreso, nos permite gestionar y acceder a crédito multilateral que posibilite financiar nuevos proyectos de vivienda a largo plazo.

 

Proponemos entonces relanzar el Pro.Cre.Ar, rediseñando el mismo hacia un enfoque más justo; incluyendo un sistema de subsidio de capital progresivo y una priorización a las familias más necesidades. Haremos eso mediante un sistema transparente de puntaje social que mida el grado de vulnerabilidad.

 

El programa tiene que lograr que el ANSES no dilapide el Fondo de Garantía Sustentable (FGS) que hoy administra. Estamos haciendo las correcciones para que esto no suceda y el mismo sea sostenible en el tiempo.

 

Aspiramos sí a que, en un plazo breve, podamos también generar las condiciones necesarias para que las instituciones bancarias puedan sumarse como nuevos actores de financiamiento. El Banco Central se encuentra elaborando herramientas financieras que nos permitan ampliar aún más el mercado de créditos para la primera vivienda.

 

Para aquellos sectores con capacidad de ahorro, la propuesta pasa por aprovechar el potencial del sector privado, fomentando e incentivando nuevos proyectos constructivos que permitan aumentar la oferta habitacional mediante la instrumentación de acuerdos público-privados.

 

Para llevar a cabo estas políticas de vivienda es necesario la articulación de los Gobiernos Provinciales y Municipales cualquiera sea el color político de sus gobiernos. El desafío es grande, pero estamos convencidos que trabajando de manera eficiente y con vistas a largo plazo, vamos a poder implementar estos lineamientos, y así, poder alcanzar el sueño de la casa propia a todos los argentinos.

 

(*) Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación

Etiquetas
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura