Supermax Supermercados
Parece que “Camau" Espínola, el niño que nunca fue de oro, sigue sin aprender nada de geografía de la provincia de Corrientes, así como siendo intendente de la Capital, no aprendió a respetar las ordenanzas que lo antecedían. Ahora le cambió el nombre a la localidad de San Luis del Palmar.
[FRASEDESTACADA1]

Desde su cuenta oficial de Twitter, aseguró que estaba "en San Luis Rey acompañando los festejos por los 210 años con Richard  Valenzuela y en la foto que acompaña, además del intendente local, lo acompañan los diputados provinciales Martín Barrionuevo y Raúl Alfonzo.

 

Ahora, siendo senador nacional, le cambió el nombre a una de las localidades más antiguas de la provincia de Corrientes, desde su cuenta oficial de la red social del pajarito azul que le “hablaba desde el hombro a Nicolás Maduro”.


 


Así como siendo Jefe Comunal, no respetó una ordenanza municipal, e hizo desaparecer el Paseo de la Universidad, creado durante la intendencia de Ana María Pando, o la calle interna del Parque Mitre.

 

O cuando destrozó uno de los murales que adornaban la Plaza Cabral, para hacer baños ultramodernos, sin detenerse a pensar que aquello era parte del patrimonio cultural de los capitalinos. Ciudad que muy poco conoció, ya que fue también escaso el tiempo que vivió en ésta.

 

Entonces, que se puede pensar y esperar de una persona que arrasa con objetos del patrimonio histórico de una ciudad, que le cambia el nombre por desconocimiento a una localidad y lo mezcla con el patrono de la misma, San Luis, Rey de Francia; o que desconoce ordenanzas anteriores a su mandato.

 

¿Es él quien pretende volver a ser candidato a gobernador en el 2017, cuando ya perdió en todo el territorio provincial en 2013, teniendo a su disposición todo el aparato electoral y económico del gobierno kirchnerista de aquel entonces?

 

“Camau”, siempre en su faz deportiva, prometió traer el oro cada vez que iba a una olimpíada y nunca cumplió y fueron cuatro las oportunidades. Siempre hubo una excusa. Siempre hubo un traspié.

 

Ahora en su faz política, los tiene cada vez más frecuentes. Pero el problema es que sus errores le cuestan al erario municipal, como las denuncias por sobreprecios en la obra pública durante su gobierno.

 

Tal el caso del rechazo de la Corporación Andina de Fomento (CAF), cuando realizó el peritaje de la pavimentación de la avenida costanera, financiada con fondos de esa entidad y que no reunían las condiciones del pliego licitatorio, por ejemplo. O la rotura de calles de asfalto que ni siquiera llegaron enteras al final de su mandato.

 

“Camau” y su tropa, diseminada en municipios, cámaras legislativas y “fundaciones”, deberían repensar la estrategia política de su espacio antes de largarse a la aventura de intentar a engañar a los correntinos que todavía recuerdan la estafa realizada en la ciudad de Resistencia, con la firma de un convenio por el segundo puente, que nunca existió.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura