Supermax Supermercados
Allá por el 2006, cuando Luis D´Elia y Araceli Méndez de Ferreira y su hija Araceli Ferreira, cortaban los alambrados de una estancia privada de Douglas Tompkins en el Iberá, en un acting mediático que le valió al piquetero una denuncia penal, se mentía sobre el origen de esas tierras, sosteniendo que eran fiscales y que el magnate filántropo las compró en los ´90. Sin embargo, ese mismo año, se presentó el proyecto para hacer Parque Nacional incluida la Reserva Provincial y en 2013, el kirchnerismo pretendió a “Camau” gobernador como garante de ese esquema, contra Ricardo Colombi que no iba a entregar la reserva creada mucho tiempo antes.
[FRASEDESTACADA1]

El kirchnerista www.pagina12.com.ar el 17 de agosto de 2006, publicaba una nota firmada por Carlos Rodríguez, informando que “un grupo de diputados del oficialista Frente para la Victoria” presentaría ese día en el Congreso, un proyecto de ley para expropiar las 310 mil hectáreas de los esteros del Iberá, en Corrientes, compradas desde la década del noventa, cuando eran tierras fiscales, por el magnate norteamericano Douglas Tompkins.

 

La idea de D´Elia y el gobierno nacional era que los esteros del Iberá vuelvan a ser una reserva natural cuyo manejo esté en manos del gobierno nacional y propició esta iniciativa luego de realizar una recorrida por el paraje Yahaveré, en el Iberá, donde rompió algunas tranqueras instaladas por Tompkins. Por ese accionar, el fiscal correntino Gustavo Robineau abrió una causa contra D´Elía por atentar contra la propiedad privada.

 

En tanto que la legisladora nacional del kirchnerismo, Araceli Méndez de Ferreira (ex PC), sostenía que,  “la Constitución de Corrientes dice, en forma expresa, que la venta de tierras fiscales, cuando se trata de grandes extensiones, como en este caso, debe ser refrendada por la Legislatura provincial. Eso no ocurrió en este caso y por eso sería ilegal”.

 

Sin embargo mentía sobre el origen de las tierras, ya que ninguna de las compradas por Tompkins en 2002 eran fiscales, sino que pertenecían a privados, como ser la familia Ansola, PeCom agropecuaria y la familia Blaquier.

 

Por lo que también era mentira que hubieran pobladores o productores en esos campos, así como las tranqueras violentadas, eran solo los ingresos a los campos privados del magnate norteamericano.

 

Sin embargo, el entonces subsecretario de Tierras para el Hábitat Social, Luis D'Elía, le imputaba al empresario norteamericano Douglas Tompkins, el delito de ser un ciudadano extranjero que adquirió tierras en Argentina, en los Esteros del Iberá, cuando nunca dijo nada, cuando el conservacionista había donado a la Argentina más de 60.000 hectáreas, en Santa Cruz, para crear el Parque Nacional Monte León y que donó otras 15.000 hectáreas de la estancia El Rincón, para ampliar el Parque Nacional Perito Moreno, además de colaborar con el aporte de los fondos necesarios para completar el monto requerido para la expropiación de la estancia La Fidelidad (Chaco) y su transformación en el Parque Nacional El Impenetrable.

 

El proyecto de Ley de Ferreira nunca prosperó pero ya en 2011, cuando el kirchnerismo volvió a la carga para quedarse con las tierras de Tompkins y de la provincia de Corrientes en el Iberá, encontró en “Camau” Espínola, un aliado para lograr ese objetivo.

 

Fue entonces y ante el nuevo conflicto del Gobierno Nacional de Cristina Kirchner con el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, por los Esteros, que vieron la posibilidad de lograrlo, candidateando a Espínola, conocido en la provincia como “el niño que nunca fue de oro”, en ese entonces, intendente de la capital provincial, a gobernador de la provincia en 2013.

 

Y fue así que en el kirchnerismo, apostaron todas sus fichas para que justamente en 2013, Carlos Mauricio “Camau” Espínola, le dispute a Colombi el Sillón de Ferré; se convierta en el gobernador y facilite la implementación del plan, de quedarse con los Esteros de Iberá. 

 

SIGUEN LAS MENTIRAS PARA CONFUNDIR

Ahora, reavivado el tema de los Esteros, ante la donación, por parte de la viuda de Douglas Tompkins de sus tierras para conformar un Parque Nacional, donde Corrientes no cede su jurisdicción territorial, ni entrega la reserva provincial a la Nación; el discurso del kirchnerismo en decadencia, de la mano de Espínola, que no se atrevió a un debate radial con el senador provincial Sergio Flinta, quien impulsa el proyecto y de su alter ego, el diputado provincial, Martín Barrionuevo, vuelve a ser el mismo.

 

Pero está claro que Tompkins, nunca le compró al Estado provincial las tierras que posee en el Iberá, sino que fueron compradas a tres propietarios privados que tenían plantaciones de pino, permitían la caza y no tenían ningún tipo de política de preservación ambiental, además de no permitir el acceso a los esteros, atravesando esos campos.

 

Es así que Tompkins a través de la fundación The Conservation Land Trust (CLT), le compra 100.000 hectáreas de la Estancia El Oscuro a Gregorio Pérez Companc, pertenecientes a los activos de la empresa PECOM, Agropecuaria; otras 100.000 hectáreas a la familia Blaquier, dueños de Empresa Ledesma quienes compraron esas propiedades a los Nocetti en 1980 y 40.000 a la familia Ansola, en lo que se denomina Estancia San Alonso, comprada en 1994 a Thyssen. Incluso por los datos obtenidos, PECOM, habría comprado El Oscuro en 1985, durante el gobierno provincial de José Antonio Romero Feris.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Diorama - Revista de Cultura