Supermax Supermercados
El intendente kirchnerista de Goya, Gerardo Bassi, sumó una nueva denuncia penal, esta vez, realizada por el ex diputado nacional por Corrientes Luis María Díaz Colodrero, donde pone de manifiesto oscuros manejos del dinero a partir de un convenio de cooperación firmado con el Batallón de Ingenieros Monte 12, con asentamiento en esa ciudad del interior provincial.
[FRASEDESTACADA1]

El ex legislador lo acusa por la forma en que se ejecutó más de medio millón de pesos para cubrir los costos operativos del Batallón de Ingenieros Monte 12, del Ejército, durante las lluvias e inundaciones de 2014 en esa localidad.

 

Según la presentación judicial del ex diputado del Partido Liberal, el intendente presentó facturas por más de medio millón de pesos como gastos operativos para la utilización de máquinas del Ejército para labores tendientes a paliar la crisis que se vivió en Goya en 2014 por las lluvias e inundaciones.

 

Pero lo llamativo es que entre las facturas que la Municipalidad presenta para justificar los gastos en los que incurrió el batallón en cuestión, se hallan papeletas por tres servicios de catering para 90 personas, referentes a visitas de altos mandos de la Ejército Argentino.

 

En el convenio marco de apoyo a la comunidad que habría sido suscriptos entre el jefe comunal Gerardo Bassi y el teniente coronel Sergio Skobalski, el Ejército únicamente solicita combustibles, lubricantes, reparaciones por eventuales desperfectos de maquinaria utilizada y viáticos, si correspondiera, para hombres de la fuerza y esto medido en horas de trabajo.

 

Sin embargo, en uno de los convenios se explicita que se realizaron trabajos de canalización para prevención de inundaciones y recuperación de infraestructura urbana  por daño de inclemencias climáticas.

 

Para esta tarea se certificaron 979 horas, bajo la supervisión de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos. En el marco de este convenio, el Ejército Argentino donó como aporte a la recuperación de la emergencia, varios miles de horas máquinas que no fueron contabilizadas pero que se habrían pagado igual.

 

“Por pedido expreso del teniente coronel Skobalski, la contraprestación no podía ser abonada en dinero, sino que debía ser en bienes y servicios útiles para actividades que desarrolla el Batallón y por un monto máximo equivalente al valor de las horas máquinas utilizadas por el Municipio”, dice explícitamente la denuncia realizada por Díaz Colodrero.

 

“Esta operatoria descripta denota una absoluta falta de transparencia y descontrol administrativo, resultando increíble que el Ejército Argentino tenga una modalidad de contratación por la que la unidad local recibe directamente bienes o servicios de un tercero, que en este caso es la Municipalidad de Goya y mucho menos que tal modalidad de contratación pueda ser decidida y pedida especialmente por su jefe en forma autónoma e independiente de la jerarquía propia de la organización militar”, dice otra parte de la denuncia.

 

Las denuncias contra Bassi, no son nuevas. De hecho, el oscuro manejo de Bassi y su hijo Marcos han hecho que el viceintendente electo, Darío Zapata, haya renunciado a los pocos meses de asumir, como también uno de los concejales del Frente para la Victoria, Francisco Hormaechea.

 

Asimismo, no hace mucho, la oposición en el Concejo hizo un pedido de informes respecto de compra de maquinaria obsoleta para la Comuna por las cuales se pagaron cifras millonarias.

 

Con eso, otro intendente de una comuna gobernada por el FPV queda sospechado de hechos de corrupción y que por ahora, se llamó a silencio y no se victimizó, como ocurrió con la intendente de Perugorría.

 

Y Goya, al igual que Perugorría, Empedrado y Saladas, todas gobernadas por el kirchnerismo residual, son localidades con inconvenientes en sus finanzas para hacer frente sus obligaciones cotidianas y el pago de sueldos a su personal.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Diorama - Revista de Cultura