Supermax Supermercados
El fiscal Pollicita pondrá, durante esta semana, la lupa sobre la denuncia presentada por la diputada Stolbizer. Una de las líneas investigativas apuntaría a que los fondos asignados no fueron usados en lo que correspondía.
[FRASEDESTACADA1]

(www.diariolarepublica.com.ar) La denuncia realizada por la diputada nacional Margarita Stolbizer sobre fondos acreditados para obras que no se hicieron en Perugorría puso en alerta a todos los intendentes del Frente para la Victoria (FPV) que también fueron beneficiados por el kirchnerismo de igual manera, ya que la investigación podría determinar que se truchaban las certificaciones de obra.

 

A medida que el fiscal de la causa Gerardo Pollicita indague al respecto y avance, el exintendente de la Capital y actual senador nacional Carlos Mauricio Camau Espínola podría quedar en una situación complicada, ya que él oficiaba de gestor para las comunas del interior provincial con el gobierno K.

 

Una de las líneas investigativas apuntaría a que los fondos que se bajaron durante los últimos años en la ciudad que hoy maneja la jefa comunal Angelina Lesieux habrían sido destinados a pagar los gastos de los últimos dos periodos electorales.

 

En este sentido, altas fuentes ligadas a la investigación dijeron en exclusiva a La República que del 100% de los fondos que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner bajó a las comunas correntinas por gestiones del ahora senador nacional Espínola, solo un 20% habría sido ocupado correctamente: el 80% restante habría ido a pagar las campañas electorales del Frente para la Victoria (FPV). Durante su gestión como jefe comunal de la Capital,

 

Camau ensayó el rol de representante de sus pares del FPV e iba gestionando obras y compra de elementos que eran adjudicados y que bajaban directamente a los Municipios, sin pasar por el control de la Provincia. Espínola cumplía el rol de administrador de los recursos que el kirchnerismo enviaba en forma discrecional a las comunas del interior que se alineaban detrás de su figura, que por esos tiempos estaba bendecida por Cristina Fernández de Kichner.

 

Era el máximo representante del movimiento “nacional y popular” en Corrientes y dentro del imaginario justicialista se perfilaba como la carta ganadora para arrebatarle la gobernación a Encuentro por Corrientes (ECO). Finalmente, ello no ocurrió. Ricardo Colombi fue nuevamente respaldado por el electorado correntino y el niño mimado K se tuvo que ir a cumplir funciones a la Secretaría de Deporte de la Nación, como premio consuelo.

 

Lesieux era una de las intendentes mimadas por Espínola, con aceitados vínculos en Buenos Aires. Tenía teléfono abierto con Alicia Kirchner, por ese tiempo ministra de Desarrollo Social de la Nación. Junto a su marido, el ahora concejal liberal Jorge Corona, quien también comandó los destinos de esa Comuna antes de realizar el enroque de funciones con su pareja ante el impedimento de seguir al mando de Perugorría por tener dos períodos consecutivos como jefe comunal, fueron afianzando las relaciones con el medallista olímpico. Corona fue uno de los primeros liberales K de la provincia, más allá de que por aquellos años su partido transitaba por otros caminos doctrinarios.

 

Espínola iba habitualmente a localidad emplazada en el centro-sur de la provincia, y desde allí fue construyendo la relación con la pareja, que ya hace más de una década gobierna esa localidad. Lesieux, afiliada al Partido Justicialista, Corona dirigente del Partido Liberal (PJ), utilizaron el mismo mecanismo que Néstor y Cristina Kirchner, cambiar de figurita para mantenerse in eternum en el sillón de mando de la Intendencia.

 

Perugorría le servía a Camau para desarrollar las acciones clientelares, teniendo en cuenta que es una de las localidades más afectadas por las inundaciones. Por ser un territorio rodeado de riachos y lagunas, durante los períodos de lluvias copiosas se anega.

 

Por ello, durante los últimos años le sirvió para bajar con Desarrollo Social de la Nación y el Ejército, una infinidad de elementos, planes y equipamiento. La excusa, hacer la puesta en escena del dirigente que se mete en el agua a ayudar a los inundados por la crecida de los ríos.

 

De hecho, mientras duró el fenómeno de El Niño, Camau y su tropa hicieron base en Perugorría, Goya y Santa Lucía, las tres intendencias en las que el exintendente de la Capital tenía predicamento. Si bien, el fenómeno afectó a más localidades, Espínola concentró la ayuda de la Nación en esos tres municipios.

 

Quizá, teniendo en cuenta que era necesario hacer caja para afrontar los gastos de la campaña 2015, donde el entonces secretario de Deporte de la Nación ya sabía que sería legislador nacional.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios