Supermax Supermercados
El viernes 22 de agosto de 2008 en horas de la mañana, comenzó la historia de las termas de Curuzú Cuatía (Corrientes), ahora cuestionadas por investigaciones judiciales, que podrían involucrar a los ex intendentes Carlos Rubín y su esposa, Alicia Locatelli, así como al actual jefe comunal, Ernesto Domínguez, cuando se llevó a cabo la apertura de sobres para la licitación de la perforación del pozo termal en nuestra ciudad. “¿Qué pasó con toda esa plata que se invirtió en las termas? Nunca tuvimos respuestas”, se preguntan los ediles de la oposición.
[FRASEDESTACADA1]

Por aquel entonces, el acto de licitación estuvo encabezado por el Secretario de Gobierno de la comuna y hoy diputado nacional, Carlos Rubín, quien remarcaba el avance en la concreción de las obras para la instalación de un Complejo Termal. Obras que a más de 8 años, siguen esperando.

 

Para la perforación se presentaron como oferentes  dos empresas; la firma mendocina Río Ceballos y Pecarín Bacarín de la localidad de Venado Tuerto (Santa Fe), con montos que rondaron los 5.900.000 pesos y con diferentes alternativas.

 

La empresa Río Cevallos había llevado a cabo la perforación en la ciudad de Concordia (Entre Ríos) donde encontró agua a más de 1200 metros y también fue el único oferente para las termas de Monte Caseros. En tanto que la empresa Bacarín tuvo a su cargo obras  en las ciudades de María Grande y Colón (Entre Ríos).

 

Sin embargo, recién el 16 de junio de 2011, es decir, casi tres años después, el Concejo Deliberante de esa ciudad aprobaba un proyecto para autorizar al Ejecutivo Municipal a adquirir un préstamo con el Banco Nación por el monto de 6 millones de pesos para la perforación de suelo en busca de agua termal.

 

Nuevamente pasaron otros 25 meses y ya con un nuevo intendente; Ernesto Domínguez, se informaba que,  “culminó con éxito la perforación profunda que se está realizando en el predio del ex matadero municipal en el marco del proyecto termas, obteniéndose a una profundidad de 915 metros agua mineralizada, con temperatura y caudal óptimo para el desarrollo del termalismo”.

 

Sin embargo aclaraba que, “los resultados definitivos y la finalización de los trabajos en su totalidad llevarán un término aproximado de 30 días más, luego de lo cual se realizará el informe final, para posteriormente comenzar con las obras de aprovechamiento del recurso con fines turísticos”.

 

Pero allí comenzaron las divergencias respecto a los dineros públicos utilizados ya que en ese  julio de 2013, el jefe comunal expresaba que esa obra, se concretaba luego de una inversión superior a los 7 millones de pesos, de los cuáles seis corresponden a un crédito otorgado por el Banco Nación y lo restante es solventado con recursos propios de la Municipalidad.

 

Sin embargo confirmaba que “el pozo tendría poca presión, por lo cual será necesario instalar bombas y cañerías. Precisamente para evaluar esa y otras cuestiones es que trabajarán en los próximos 30 días en la elaboración de informes” y el parque termal seguía esperando.

 

Sin embargo, la primera extracción de agua termal en Curuzú fue tomada como un hito del municipio a cuyo acto asistieron en medio de la campaña electoral, el luego derroatdo “Camau” Espínola y su vice, Nancy Sand. Por supuesto también el matrimonio legislativo Alicia Locatelli y Carlos Rubín.

 

Allí aparece la figura de Espínola quien aseguraba seguir gestionando recursos para la ejecución de la primera etapa del futuro complejo termal. “Camau, durante una reunión que mantuvimos con los arquitectos que están realizando el proyecto ejecutivo, se comprometió a ayudarnos en la búsqueda de financiación”, remarcaba Domínguez, pero las obras seguían sin financiamiento y siendo solo una promesa más del ahora senador nacional.

 

Y LOS MESES SIGUIERON PASANDO

Ya en febrero de 2014, es decir, seis años después de iniciado el proceso de construcción del parque termal, utilizado en campaña electoral desde aquel momento, el Municipio se planteó realizar la primera etapa de obras en el terreno de lo que será su complejo termal y asegurando que “para marzo esperan avanzar con la licitación de terrenos para servicios turísticos y de alojamientos”.

 

Lo cierto es que el proyecto del Parque Termal de Curuzú Cuatiá, que sostenían y lo siguen haciendo desde el municipio, representa para la comunidad la oportunidad de contar con una oferta que atraiga al turismo y abra nuevas posibilidades económicas para sus habitantes, seguía durmiendo y solo era recordable, cuando hacía falta promesas electorales.

 

En aquel entonces se prometía que, “las primeras tareas incluirán la construcción de las lagunas de enfriamiento del agua y la edificación de la primera pileta”. Domínguez, ya segundo intendente que llevaba adelante el proyecto, sostenía que, “esa etapa la vamos a encarar desde el Municipio. Luego para marzo (de 2014), pensamos habilitar las herramientas para que inversores interesados en ofrecer servicios y alojamiento dentro del parque puedan acercarse, habilitando en principio algunas hectáreas para ponerlas a disposición”.

 

Durante ese año, el proyecto preveía avanzar con los trabajos de obra, a la par del esquema de funcionamiento del Complejo que va a tener “dos espacios: el de las piletas y servicios”, explicaba el jefe comunal.

 

Incluso se suponía que las 19 hectáreas disponibles, unos 500 lotes, serían vendidos para recaudar más de un millón medio de pesos para el Municipio, porque para esa fecha se comenzaba a hablar, ante la falta de recursos prometidos por Espínola, de que el proyecto general pueda autofinanciar.

 

También aseguraba que ya había interesados de fuera de la ciudad en invertir en el proyecto, “pero la primera opción queremos que sea para inversores locales, porque es la posibilidad de desarrollarnos y tener un ingreso extra por lo que sería la industria del turismo local”, subrayaba Domínguez.

 

Sin embargo en abril de 2014, se anunció que con fondos nacionales, comenzarían las obras de construcción de acceso directo a las Termas, informándose que sobre la ex Ruta 14, actual Avda. Juan Domingo Perón, avanzaban los trabajos desarrollados actualmente por topógrafos.

 

Esos trabajos comprendían mediciones y tomas de niveles de la arteria con vista a la construcción de un tramo que una el pórtico de entrada y el acceso al Complejo Termal en forma directa.

 

Una vez más Domínguez, anunciaba a los medios que estaba supervisando los trabajos que se desarrollan y que los fondos, fueron gestionados oportunamente ante el Ministerio de Planificación General dependiente de Presidencia de la Nación.

 

En ese momento se habló gestiones para la construcción de obras de accesibilidad, mobiliario urbano del parque e iluminación a través del Plan Mas Cerca con fondos provenientes de Nación, contemplando una inversión superior a los 810 mil pesos.

 

Sin embargo nunca se supo más nada del parque termal, hasta junio de 2016, lo que significa que volvieron a pasar otros 24 meses, cuando desde la Municipalidad se anunció el llamado a licitación para la obra.

 

La apertura de sobres sería el 12 de junio y se volvió a informar que la Municipalidad destinará nuevamente, cerca de 6 millones de pesos de fondos propios para la primera etapa de la obra.

 

Ese 12 de junio, la comuna realizó el llamado a licitación privada de las obras del parque acuático termal Termas de Curuzú, donde a través de la Resolución Nº 145 del Ejecutivo Municipal, se destinaría un presupuesto de 5.950.000 pesos y un plazo para la presentación de propuestas hasta el 12 de julio.

 

La adjudicación de la obra se realizó el 16 de agosto y en teoría, antes de que concluya el mes, la Comuna firmaría el contrato con la empresa que ganó la licitación, con un plazo de ejecución de 120 días.

 

Solo en esta etapa proyectan que el nuevo espacio recreativo se sume a la oferta  turística estival, pero se informaba que luego buscarán avanzar con la primera pileta del futuro complejo termal.

 

De los cuatro oferentes, la construcción del parque acuático fue adjudicada a la empresa Galvani, pero estimaban que la obra que planifican sea uno de los atractivos del verano y quedaron a la esperan de poder seguir avanzando para contar en invierno con la primera pileta del complejo termal.

Domínguez sostenía que, “el objetivo es que podamos contar con el parque acuático para el verano, de esa forma será un nuevo atractivo turístico que se sumará a lo que ya tenemos para ofrecerle a quienes deseen visitarnos”, pero nada se decía del verdadero atractivo, que son las piletas, aún no contempladas en la sobras.

 

Eso sí, parece que, para los kirchneristas, ahorrar está bien, siempre y cuando sea en los municipios que conducen, ya que el intendente de ese signo político sostuvo que “el Municipio estuvo ahorrando”, cuando a sus empleados le dio un aumento salarial muy por debajo no solo del otorgado por la provincia, sino que también por debajo de la inflación de ese año.

 

Sin embargo, “Camau” Espínola y su alter ego, el diputado provincial Martín Barrionuevo, sostiene ahora que “el gobierno provincial no puede ahorrar”, sino gastar todo, como está asegurando por estos días en un raid mediático al que ya el correntino está acostumbrado.

 

Lo que no queda muy claro es que si se asegura que se construirá el parque acuático con tres piletas para distintas edades con sus respectivos juegos, se buscará avanzar con el fideicomiso destinado a captar inversiones privadas para poder construir la primera pileta termal para el invierno.

 

“14 MILLONES Y MEDIO EN LAS CUESTIONES DE TERMAS Y NO TENEMOS RESPUESTAS”

La actual funcionaria del ministerio de Coordinación y Planificación y concejal (M.C.), Valeria Oria, sostuvo que, “el Parque Acuático Termal es el último manotazo de ahogado que tiene el Gobierno Municipal”.

 

“Lamentablemente se ha presupuestado y se ha gastado una suma increíblemente grande, son 14 millones y medio en las cuestiones de Termas y no tenemos respuestas”, dijo en relación a los reiterados pedidos de informe al Ejecutivo para que éste arbitre los medios necesarios para informar sobre el destino de esos fondos presupuestados para ésta obra.

 

“El Parque Acuático es una construcción que nos quiere vender éste Gobierno Municipal, porque además no cualquiera va a poder entrar al Parque Acuático, en las ciudades como Federación, las entradas a esos parques son muy costosas, o sea que no es algo popular”, enfatizó la funcionaria.

 

Y se preguntó una vez más “¿qué pasó con toda esa plata que se invirtió en las termas? Nosotros siempre proponíamos saber qué se hizo con ese dinero, pero nunca tuvimos respuesta y los concejales actuales también pidieron informes y no tuvieron respuestas”, reclamó.

 

Recordó que “el año pasado el FpV lanzó un proyecto que tenía que ver con la creación de un polo turístico porque ya veían que el tema de termas no iba a avanzar, justamente en ese mismo lugar donde se iban a instalar las termas”.

 

“El objetivo era ordenar y hacer un plan de urbanización ahí, nosotros lo aprobamos porque sonaba espectacular, ahora eso es un basural, no cortan ni el pasto, entonces no sigan mintiendo a la gente. Ya sabemos que el tema termas no va a funcionar”, concluyó.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura