Supermax Supermercados
“Mi nombre es Edgar Fabián Méndez, soy cocinero profesional y en el mes de enero del año 2012, comencé un emprendimiento familiar, con un producto innovador en nuestro mercado local, los waffles”, comienza un documento enviado a la redacción de www.corrientesaldia.com.ar
[FRASEDESTACADA1]

“Nuestra intención desde el inicio fue insertar en el mercado un producto novedoso, un alimento saludable, implementando una forma de trabajo y de producción del alimento a la vista del cliente, respectando normas de higiene y seguridad”, indica Méndez.

 

“Nuestra primera presentación en la ciudad, fue en una Expo-Gourmet, que se realizó en el Jockey Club Corrientes, organizado por Susana Avalos, donde comprobamos que con trabajo y paciencia podríamos hacer ingresar nuestro producto al mercado local, por la gran aceptación que tuvo”, narra.

 

“En esa ocasión probaron nuestro producto el Gobernador Ricardo Colombi y su señora esposa, quien amablemente nos brindó la oportunidad de hacer conocer y comercializar los waffles en una Feria Franca organizada por el gobierno provincial en el mes Julio de del año 2012”, indicó el emprendedor familiar.

 

“En el año 2013, nos presentamos en la Municipalidad de Corrientes, durante la Gestión de Carlos Espínola, con la intención de poder obtener un permiso para comercializar nuestro producto en las ferias y eventos que organizaba la Municipalidad. Así después de cumplimentar con algunas exigencias como la realización del curso de manipulación de alimentos y de la obtención de la libreta sanitaria, nos habilitaron para trabajar en el mes de enero del año 2013, durante 9 días frente al anfiteatro Cocomarola en el Festival Nacional del Chamamé”, comentó Méndez.

 

“Allí fuimos inspeccionados por el personal municipal, quienes se llevaron una buena impresión de nuestra forma de trabajar y con ese antecedente, iniciamos un expediente administrativo, para que nos habiliten para poder trabajar en la Costanera sur, los fines de semanas, en el sector donde se encontraban habilitados otros emprendedores y artesanos”, comentó.

 

“La municipalidad entonces, nos otorgó un permiso para trabajar en la Costanera sur y calle Gral. Paz, en un gazebo 3x3, cerrado y acondicionado, donde trabajamos comercializando nuestro producto en el 2013”, relató a esta agencia de noticias. “Durante todo el año, personal municipal, realizó los controles pertinentes, labrándonos actas impecables, con las que contamos como prueba de nuestro relato, en las que se resaltan, la higiene del lugar donde elaborábamos los alimentos, el uso de uniformes, alcohol en gel, el uso de dispenser de agua y la constancia del pago de la tasa municipal por el uso del espacio público”.

 

La nota enviada continúa narrando sucesos ocurridos hasta llegar a la actualidad, donde comenzaron a ocurrir cuestiones que nada tenían que ver con los acontecimientos anteriores.

 

NUEVA GESTIÓN, NUEVOS PROBLEMAS

Con la gestión del nuevo intendente Fabián Ríos, “todo cambio y pasamos de ser trabajadores, emprendedores con un producto innovador, quienes denotaban una alta calidad de higiene en la elaboración de sus productos, cumplidores en cuanto a los pagos de las tasas municipales, respetando las normativas municipales, a ser según ellos usurpadores del espacio público, ilegales por llamarnos de alguna manera, unos delincuentes”, dijo Méndez.

 

A partir de allí se inició un proceso de “discriminación y el avasallamiento de nuestro derecho a trabajar”. Con la nueva gestión, “intentamos continuar con los trámites para obtener el permiso de ocupación de la vía pública, lo que ya no fue posible”, relata.

 

Si bien nos dieron algunas muestras de que se podía concluir con el trámite administrativo, asegura Edgar Méndez, “en una ocasión se presentó personal municipal y nos hicieron entrega de unos formularios con sendas requisitorias a cumplir, para estar en regla, como poseer matafuegos, luz de emergencia, detector de humo, certificado de fumigación, croquis del trailer realizado por una arquitecta, todo lo que presentamos en bomberos, siendo aprobado y sellado por los mismos, documental que luego no me recibieron en la Dirección de Comercio de la Municipalidad para ser incorporado a mi expediente en trámite, asimismo en aquella ocasión pintaron el suelo de la costanera frente al trailer, delimitando el lugar donde podíamos colocar mesas y sillas para los clientes, lo cual indicaba que reconocían nuestra ocupación y ubicación como legitima”. 

 

Para el propietario del emprendimiento, esto generó falsas expectativas de que se podía dialogar con los funcionarios públicos. “Concurrí a la municipalidad de Corrientes innumerables veces, con el objeto de regularizar nuestra situación”.

 

“Me presenté en innumerables oportunidades en la oficina de comercio, con toda la predisposición para concluir con los trámites municipales de autorización y poder pagar el uso del espacio público, lugar en el que siempre me encontré con negativas, de poder incorporar documental a mi expediente y para dialogar, negándose a los funcionarios municipales a recibirme para dialogar y a brindarme asesoramiento acerca de qué manera continuar con el curso mi expediente”, prosiguió.

 

El trámite, según personal comunal, había quedado frenado en la oficina de Planeamiento Urbano dependiente del Arquitecto Daniel Bedrán, “imputado y procesado en el Juzgado de Instrucción N° 6 de la Provincia, por incumplimiento de los deberes de funcionario público, estrago culposo agravado por el peligro de muerte y por el resultado muerte, homicidio culposo agravado por ser más de una las víctimas fatales y lesiones culposas agravadas por ser más de una las víctimas”, relató.

 

Ante esta situación Méndez comenta en la nota que se dirigió a esas oficinas y solicitó una audiencia con el arquitecto, “me anuncié con su secretaria, quien me informó que el arquitecto le indicó que me presente en la oficina jurídica a notificarme de una resolución y que regrese con la copia de la notificación y que de esa manera me iba a atender. Fue un trámite de unos 5 minutos, al regresar con dicha copia y anunciarme para hablar con el arquitecto Bedran, su secretaria me informó que el arquitecto no me iba a atender, pregunté cuál era el motivo y me respondió porque no.

 

“Por tres días consecutivos regresé y jamás me atendió. Esta situación me obligó a recurrir a un familiar de la política para ver si me podía ayudar o averiguar cuál era el problema conmigo o cuál era el motivo del ensañamiento, tras algunos intentos a través de contactos de la política, me permitieron continuar trabajando, con expectativas de regularizar mi situación, pero los inspectores municipales que en un principio reconocían mi ingreso legítimo a través del formulario para la bajada de la energía eléctrica, comenzaron a labrarnos actas de infracción, por la falta del permiso municipal”.

 

Aquí aparece en escena otro funcionario municipal, sobre quien empiezan a pesar denuncias en las redes sociales. “En una de las inspecciones se hizo presente el director de bromatología de apellido Canepa que me dio una audiencia y entre algunas frases hechas me dijo que era un gobierno de puertas abiertas, a lo que respondí que si así fuera estaría bueno que me dejen entrar por esa puerta y que también me den una solución”.

 

Méndez cuenta que le pidió que lo ayude a buscar una solución y le dijo que no podía, “le expresé los aspectos positivos de nuestro comercio, destacando lo innovador, la higiene y la atención, de público conocimiento, y me dijo que la solución me la podía dar el intendente, que pida una audiencia, audiencia que ya había solicitado por escrito hacía 5 meses, pedido al que nunca me dieron respuesta”, comenta.

 

“Luego solicite una audiencia con Félix Pacayut y tampoco me recibió, también a través de las redes sociales Facebook, intente un acercamiento con la viceintendente Ana Pereyra, quien me respondió que ella no tiene injerencia en esas decisiones”, dice Méndez para quien como para tantos otros, un municipio que apoya el trabajo, traba a quienes quieren trabajar.

 

La historia sigue y será desarrollada en otras notas periodísticas. Lo cierto es que al día de la fecha, Edgar Méndez sigue con problemas para poder trabajar en su emprendimiento familiar y sin embargo, en septiembre de este año, la comuna autorizó la instalación de una heladería móvil casi al final de la costanera General San Martin.

 

O sea, en el mismo paseo capitalino donde a Edgar Méndez le dicen que no se puede instalar. Así las cosas, la gente se pone a pensar en las contradicciones de este modelo de conducción del municipio de Fabián Ríos, o por lo menos de sus funcionarios, quienes, para desgracia de muchos, no se sabe que “dirección llevan en su gestión”.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura