Supermax Supermercados

En febrero de 2013, el entonces intendente de la capital correntina, “Camau” Espínola (FPV) se reunía con el también entonces intendente de Perugorría, Jorge Corona, en lo que en esa oportunidad denominaron “una jornada de trabajo con el objetivo de avanzar en la planificación de obras que se podrán articular con el Gobierno Nacional. “El dinero llegó, las obras no”, aseguraron desde el Concejo Deliberante.

[FRASEDESTACADA1]

“Estamos cerca y muy agradecidos a este modelo, al Gobierno Nacional y a Camau que desde su lugar está trabajando mucho por tantos municipios de la provincia”, había dicho Corona en ese momento, asegurando que, “con estas articulaciones es posible una respuesta favorable muy pronto a las necesidades de los vecinos”.

 

Sin embargo, pasaron los años, Angelina Lesieux, esposa de Corona, lo sucedió en el cargo de intendente y las obras gestionadas a través de Camau y en conjunto con la Nación, nunca se concretaron.

 

Entre otros emprendimientos que se gestionaban a través del ahora senador nacional, estaban un paseo para mejorar la accesibilidad a diversos sectores de la localidad y generar un marco de seguridad vial para los vecinos.

 

Justamente obras que a más de tres años vista, no se iniciaron o están inconclusas, y que fueron denunciadas por la diputada nacional Margarita Stolbizer, como “la matriz de corrupción del gobierno kirchnerista”.

 

Stolbizer denunció el supuesto desvío de fondos que estaban destinados a la construcción de ciclovías y un puente peatonal en la localidad de Perugorría, así como el paseo del Bicentenario y la remodelación del anfiteatro entre otras.

 

En la denuncia se asegura que el dinero fue enviado al municipio, pero las obras no se hicieron, aun cuando en los registros oficiales de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación figura que el avance de algunas de éstas, era de más de un 80 por ciento.

 

Y el denominador común que aparece en todos los casos que empiezan a ser investigados, como otro emblemático de otro matrimonio kirchnerista, como Rubín Locatelli con más de 12 años al frente del municipio de Curuzú Cuatiá, con el parque termal; es “Camau” Espínola, quien era el “gran gestor de obras para municipios del Frente para la Victoria”.

 

Casualmente todos, o casi todos los intendentes de ese signo político, hoy están jaqueados por denuncias de corrupción, renuncia de funcionarios como es el caso de Gerardo Bassi de Goya; al borde de la destitución como es el caso de Mierez de Empedrado y Domínguez de Curuzú, por obras de pavimentación que tampoco se habrían concretado. Incluso sobre el propio Espínola pesan causas en la que está procesado por la justicia correntina, por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios