Supermax Supermercados

No fue la Policía de Corrientes, ni la justicia provincial; fue el propio intendente kirchnerista, aliado incondicional de “Camau” Espínola, quien confirmó que “se trató de un malentendido”, el supuesto secuestro de su esposa que movilizó las fuerzas de seguridad con el correspondiente gasto de recursos del Estado. “Son cosas que ocurren”, publicó Sananez en su perfil de la red social Facebook.

[FRASEDESTACADA1]

Más allá de su publicación en Facebook, agradeciendo a la Policía de la provincia y #YATodaSuCúpula”, lo cierto es que Sananez puso en vilo a la población de Santa Lucía, a toda la URII de la fuerza policial provincial, a la justicia y hasta a las máximas autoridades del Poder Ejecutivo.

 

“Todo no era como pensábamos, y agradezco profundamente a la Policía de la Provincia que hizo un trabajo fenomenal, operativo cerrojo incluso con otras fuerzas.... Nada ocurrió. Sólo fue un mal entendido, cosas que ocurren”, escribió en su cuenta, pero en realidad, “nadie se olvida de su esposa en su casa y después corre como un desaforado diciendo que la secuestraron”, sostienen fuentes de la investigación, que no quedarán solo con el pedido de disculpas del intendente kirchnerista.

 

Pero a pesar de reconocerse equivocado, de haber sostenido falsedades durante más de dos horas, de darse a la fuga cuando se quiso peritar su vehículo, Sananez, como todo kirchnerista que se precie, atacó a quienes publicaron la noticia sosteniendo que, “lamento a aquellos que fiel a una maldad que es parte de sus vidas mandaron a publicar en algunos paskines políticos cosas de mal gusto”.

 

En su intento de descargo, sigue fabulando al decir que, “sólo voy a decirles que se imaginen yo cargando a mi hijo en mis brazos buscando a su madre adentro del cementerio a la noche”, cuando en realidad, no solo era de tarde, sino que además la policía encontró al niño en el auto, estacionado frente al cementerio llorando, porque su padre había bajado creyendo que su esposa estaba también dentro del vehículo.

 

Posiblemente sea hora de que el Concejo Deliberante de la localidad se ponga los pantalones largos y presente, además de un pedido de informe por la conducta del intendente, el pedido de una pericia psicológica para quien conduce los destinos de la comuna.

 

Ahora que se confirma la hipótesis sostenida por este medio de que la esposa del intendente nunca salió de su casa, que las disculpas contienen un “relato” que no se aferra a la verdad y que pretende “victimizarse”, que además insulta a quienes revelaron la información veraz y fidedigna, es importante pensar que “hay patologías en la conducta del jefe comunal que deberían ser estudiadas por profesionales”.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura