Supermax Supermercados

El proyecto enviado por el ejecutivo nacional, si bien fue modificado; se aprobó con 177 votos a favor de Cambiemos, el massismo y el bloque Justicialista, tras un debate de 11 horas. Hubo numerosas modificaciones al texto original, entre ellas 5 mil millones de pesos adicionales para las provincias. El rechazo fue de la mayoría del FpV, la izquierda y parte del progresismo.

[FRASEDESTACADA1]

(www.parlamentario.com) Con 177 votos a favor y 58 en contra, el frente Cambiemos consiguió aprobar en la Cámara de Diputados el primer Presupuesto con Mauricio Macri en el poder, que prevé un crecimiento económico del 3,5% y una inflación promedio del 17% para el año próximo.

 

El oficialismo contó con respaldo del Frente Renovador y el bloque Justicialista para aprobar en general el proyecto y girarlo al Senado, mientras que el grueso del Frente para la Victoria, la izquierda y parte del Movimiento Evita encabezaron el rechazo.

 

El cálculo de gastos y recursos fue discutido junto con el proyecto que restringe de manera gradual la facultad del jefe de Gabinete de reasignar partidas sin aval parlamentario, en un tratamiento que insumió 11 horas.

 

A nivel macroeconómico, la “ley de leyes” también prevé cerrar el año 2017 con un dólar a $18 y un déficit fiscal del 4,2% del PIB.

 

La media sanción del Presupuesto fue fruto de intensas negociaciones entre Cambiemos y los bloques de Sergio Massa y Diego Bossio en el marco de la Comisión de Presupuesto, donde expusieron cinco ministros de gobierno.

 

Fue todo un cambio de rumbo con respecto a la modalidad de los debates durante la era kirchnerista, donde el Presupuesto sufría escasas modificaciones y la entonces oposición no lograba colar sus reclamos.

 

Entre los cambios más importantes, el oficialismo aceptó incluir una partida adicional de 5 mil millones de dólares para las provincias, que serán canalizados por el Fondo Solidario Federal, más conocido como “Fondo Sojero”.

 

Cambiemos también aceptó incrementar el presupuesto destinado a Ciencia y Técnica en 1.290 millones de pesos, de los cuales 800 millones serán para el Ministerio conducido por Lino Barañao, luego del fuerte reclamo levantado por científicos.

 

A la hora de la votación, se produjo una fisura en el Frente para la Victoria, pues 12 diputados desacataron la decisión mayoritaria y acompañaron la aprobación del Presupuesto, comenzando por el propio titular del PJ, José Luis Gioja.

 

También hubo cuatro abstenciones, por parte de los tres representantes de Libres del Sur y uno de los jefes de la CGT, el massista Héctor Daer, quien también se había abstenido en la votación por el proyecto de Participación Público Privada (PPP).

 

EL DEBATE

Al abrir el debate, el titular de la Comisión de Presupuesto, Luciano Laspina (Pro) destacó los beneficios que recibirán las provincias y afirmó: “Estamos votando el Presupuesto más federal de los últimos 20 años”.

 

“Cumplimos el fallo de la Corte que le devuelve el 15% de la masa coparticipable de las provincias; y en cumplimiento de la Ley de Reparación Histórica incluimos una partida de 14 mil millones de pesos para financiar el déficit de las cajas jubilatorias provinciales”, resaltó el macrista.

 

Ocho mil de esos 14 mil millones de pesos serán distribuidos en forma automática entre las provincias que no transfirieron sus sistemas jubilatorios, en otro de los cambios que padeció el texto original.

 

En tanto, explicó Laspina, “vamos a invertir decenas de miles de millones en el Plan Belgrano, el más ambicioso en décadas”, e “incorporamos 5 mil millones de pesos el denominado Fondo de la Soja”, de los cuales el 70% irá para las provincias y el 30% a los municipios.

 

En la vereda de enfrente, el exministro de Economía Axel Kicillof denunció que el gobierno de Macri “es el que más se endeudó en menos tiempo”, y dijo estar ante “un Presupuesto de ajuste” y “unitario”, con una “política de redistribución regresiva”.

 

“Lo que tenemos enfrente es una verdadera confesión de cuál es la orientación económica que le quiere dar a la Argentina el presidente Macri”, denunció el diputado del Frente para la Victoria, quien llamó a “cerrar los números con la gente adentro”.

 

Por el radicalismo, Luis Pastori apuntó que “nuestro desafío es reducir la inflación, corregir la distorsión de precios y desarmar el entramado de malas regulaciones que contrae la actividad productiva”.

 

Por otro lado, cargó contra la gestión anterior al observar que “el déficit fiscal de 2015 es récord histórico en la Argentina”.

 

Desde el Frente Renovador, Marco Lavagna reconoció que este Presupuesto es “más real” que los presentados durante la gestión kirchnerista, aunque mostró cautela con respecto a su cumplimiento.

 

“Es un Presupuesto más real, pero va a depender de si aplica pragmatismo electoral para ver cómo cierran las cuentas al final del año próximo, para ver si descuidan las cuentas como sucedió en 2014”, sostuvo el economista del massismo.

 

Diego Bossio, referente del bloque Justicialista, abogó por que el Congreso abandone su carácter delegativo. “Desde hace años viene el Presupuesto de la Nación, se fijan tres o cuatro parámetros macroeconómicos y lo que hace esta Cámara es llenar casilleros, sin tocar los grandes números”, explicó.

 

El exdirector ejecutivo de la ANSES definió ese modus operandi como “una discusión de casilleros”, y recordó que “la Constitución no dice” que la discusión de la política económica sea “una facultad exclusiva del Poder Ejecutivo”.

 

La líder del GEN, Margarita Stolbizer, sostuvo que el Presupuesto presentado por el Poder Ejecutivo es “de transición” y que “carece de una visión estratégica”, por lo que llamó a “discutir un plan mucho más ambicioso de infraestructura social”, para atender al 32% de la población bajo la línea de pobreza.

 

En tono más duro, Alcira Argumedo, de Proyecto Sur, alertó que “somos el segundo país que más deuda tomó en 2016, y ahora vamos a quebrar el récord”, según un artículo del diario Financial Times.

 

Al cierre del debate, el jefe del bloque Justicialista, Oscar Romero, razonó que en el Presupuesto “cada gobernador trata de conseguir lo mejor para su provincia”. “No podemos bastardear las instituciones, ni a los gobernadores ni a los intendentes. Tenemos que reivindicar y jerarquizar la política”, aseguró.

 

Por el Frente para la Victoria, Héctor Recalde, defendió la postura mayoritaria de su bloque. “No sólo votamos en contra del Presupuesto: votamos en contra defendiendo la soberanía económica y la justicia social”, dijo.

 

La última palabra la tuvo Mario Negri, líder del interbloque Cambiemos, quien reconoció: “Quizás hubiésemos preferido un Presupuesto con más expansión, más ‘distribucionista’, con más crecimiento, pero es el Presupuesto que hemos debido construir todos para el país que llevamos”.

 

“Más o menos, es un Presupuesto realista que no promete gastar más de lo que puede financiar”, afirmó el radical cordobés y concluyó sosteniendo que, “es el primer Presupuesto de este gobierno. Tenemos la legítima chance de imaginar que tenemos una oportunidad de mejorar la Argentina”.

 

En medio del debate, el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, se hizo presente en el Congreso para reclamar por la restitución del punto de coparticipación que se le quitó a la provincia en 1988, y que desde entonces nunca fue recuperado.

 

Según el mandatario, a La Rioja le corresponderían por ese concepto 4500 millones de pesos, pero el Presupuesto sólo prevé una partida de 2500 millones, por lo que habló de una “injusticia tremenda”, pero el reclamo no fue concedido.

 

A cambio, el oficialismo aceptó realizar un agregado donde se contempla la condonación de las deudas de 28 empresas “beneficiarias del Régimen de Promoción Industrial hasta el periodo fiscal 2015, cualquiera sea el estado en la que se encuentren”.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios