Supermax Supermercados

Por primera vez se realizó en la Argentina este encuentro internacional del que participaron destacados expositores nacionales e internacionales y más de 30 productores de vacunas de países en vías de desarrollo. En los últimos años ha crecido notablemente la cantidad de productores de vacunas en este tipo de países.

[FRASEDESTACADA1]

Realizada por primera en la Argentina, la edición número 17 de la reunión anual de la Red de productores de vacunas de los países en desarrollo (DCVMN: “Developing Countries Vaccine Manufacturers Network” según sus siglas en inglés), agrupó a productores de vacunas de países en desarrollo de todo el mundo.

 

El encuentro contó con destacados expositores como el Ministro de Salud de la Nación [1] y representantes de organizaciones de investigación públicos y privados, organizaciones sin fines de lucro, todos máximos referentes en temas de vacunación a nivel mundial como: OMS, OPS, UNICEF, GAVI, Fundación Bill & Melinda Gates, BARDA, PATH, Clinton Health Access Initiative, Access to Medicine Foundation, entre otros. Más de 200 participantes asistieron a este encuentro de intercambio de información e ideas.

 

Todos los expositores destacaron la importancia del intercambio y el trabajo colaborativo para la innovación en la producción de vacunas, en la necesidad de asegurar su acceso y lograr de esta forma prevenir y erradicar enfermedades prevenibles a través de las vacunas.

 

Se abordaron entre otras temáticas el escenario mundial de prevalencia de enfermedades inmunoprevenibles, vacunas en desarrollo, necesidades más urgentes; y se compartieron además experiencias en materia de eficiencia de procesos y nuevas tecnologías.

 

Durante el encuentro se hizo hincapié en un nuevo paradigma que se genera en un mundo con enfermedades globales, donde es necesario pensar el desarrollo y producción de vacunas como un proceso de innovación colaborativo. Quedó en el pasado el desarrollo asociado al trabajo de un hombre solo, como los casos de Edward Jenner, pionero de la vacuna contra la viruela, la primera vacuna del mundo, o Louis Pasteur y el desarrollo de la primera vacuna contra la rabia.

 

Una conclusión de la reunión, a través de la exposición de diferentes referentes internacionales, es que “el zika llegó para quedarse”, que “la propagación del virus es hoy un desafío sanitario” y que se requieren más que nunca de “esfuerzos colaborativos para llegar al desarrollo de una vacuna efectiva y accesible lo antes posible”.

 

Argentina participa del desarrollo de una vacuna contra el virus del zika a través de un consorcio internacional que permite la integración de las distintas capacidades de cada uno de los participantes y es en la actualidad el único esfuerzo colaborativo para el desarrollo de una vacuna con presencia internacional tan variada.

 

Forman parte de este consorcio: Protein Sciences Corporation de Estados Unidos, Sinergium Biotech de Argentina, la Fundación Mundo Sano con presencia en España, África y Argentina, el Laboratorio Liomont de México, y UMN Pharma de Japón.

 

Existen diferentes tipos de vacunas (atenuadas, inactivadas, de subunidades, con toxoides, combinadas, de ADN o recombinantes), la vacuna que desarrollará este consorcio será del tipo recombinante.

 

Se utilizarán células de insecto infectadas con un baculovirus (virus que solamente infecta a las células de insecto, no patógeno para humanos) que contiene la información genética de la proteína E del virus del Zika.  Esta modalidad de desarrollo proporciona un método de producción rápido y seguro (ya que no utiliza virus patógeno para su producción).

 

Es además una tecnología con una larga y comprobada trayectoria en la producción de proteínas complejas y es usada actualmente en la elaboración de otras vacunas tanto veterinarias como humanas aprobadas en varios países del mundo.

 

Una vez instalada en el país esta tecnología permitirá no solo el desarrollo de la vacuna de Zika sino a futuro, el desarrollo de nuevas vacunas para prevención o tratamiento de otras enfermedades.

 

La vacuna comenzó a desarrollarse en febrero de este año y se estima que para finales de 2016 se estará en condiciones de iniciar las fases pre-clínicas, iniciando la fase 1 [2] del proceso en el primer semestre de 2017.

 

La vacuna no estará disponible antes del 2019 ya que el plan de desarrollo de cualquier nueva vacuna desde cero lleva un proceso que por lo general no es inferior a 3 años. De todas formas, los resultados preliminares obtenidos en las distintas etapas de desarrollo y pruebas clínicas irán confirmando o modificando la fecha de disponibilidad.

 

 

[1] Ministro Lemus: “las vacunas son un derecho que hay que ejercer”. Comunicado/Link: http://bit.ly/2eMxEpp.

 

[2] La fase I del desarrollo de una vacuna refiere a la primera introducción de una vacuna en etapa experimental en una población humana para determinar inicialmente su seguridad y sus efectos biológicos, incluida la inmunogenicidad. Esta fase puede incluir estudios de dosis y vías de administración y generalmente involucra a menos de 100 voluntarios.

 

La fase II se refiere a los ensayos iniciales para determinar la eficacia de la vacuna en un número limitado de voluntarios (generalmente entre 200 y 500); esta fase se centra en la inmunogenicidad.

 

Los ensayos de fase III tienen como objetivo evaluar de forma más completa la seguridad y la eficacia en la prevención de la enfermedad e involucra una mayor cantidad de voluntarios que participan en un estudio multicéntrico adecuadamente controlado.

Etiquetas
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura