Supermax Supermercados

El 29 de julio de 2015, siendo Camau Espínola, Secretario de Deportes de la Nación; se adjudicó la obra de “Restauración, puesta en valor y actualización tecnológica del auditorio Presidente Perón del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD). Según la nota publicada por el periodista deportivo Gonzalo Bonadeo, el 28 de diciembre de ese mismo año, nada se hizo.

[FRASEDESTACADA1]

Bonadeo cuenta en un artículo publicado en 442.perfil.com, titulada “Las Miserias del CENARD”, respeto al Auditorio Presidente Perón textualmente, “Alguna vez, en el Auditorio General Juan Domingo Perón hubo presidentes despidiendo delegaciones para los Juegos. Es un lugar precioso. Entrañable. Abandonado hasta la grosería. Ni siquiera el tributo al líder cuya memoria se honra en el nombre permitió que quienes habitaron este espacio durante más de una década lo cuidaran ya no para mantenerlo como espacio modelo, sino para, al menos, evitar que las butacas estén directamente despanzurradas, con resortes y lanas a la vista. En realidad, este espacio supo ser usado en más de una ocasión durante la gestión de Claudio Morresi. Intuyo que el abandono es relativamente reciente”.

 

Ese “relativamente reciente”, no hace más que referenciar al sucesor en el cargo de Morresi, el kirchnerista Camau Espínola, quien según el Javier Mac Allister, “no había una sola pelota en el CENARD”.

 

Sin embargo, la licitación para la puesta en valor, tuvo una licitación, la Nº  4OP/2015, un adjudicado para realizar la obra, TEXIMCO S.A., un presupuesto oficial, 47.646.483,19 de pesos del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios al mando por aquel entonces de Julio De Vido y un plazo para ejecutar la obra de 12 meses.

 

Sin embargo la obra nunca se hizo y vale recordar que la empresa TEXIMCO S.A., es la misma implicada en la denuncia por sobreprecios de 36 millones extra del edificio de Evita, refacción del Ministerio de Desarrollo Social, que estaba a cargo de Alicia Kirchner.

 

Ocurrió en agosto de 2010, cuando el Gobierno de Cristina Kirchner adjudicó la obra por 110 millones a Teximco SA, la única oferente, es decir, un 49 por ciento más que el precio original de la licitación anulada por José López para, teóricamente, bajar el costo.

 

Entre abril y mayo de ese 2010, según una publicación realizada por el diario La Nación, se hizo un exhaustivo informe técnico del estudio de ingeniería Fontán Balestra, que dejó en jaque las modificaciones que justificaron el millonario incremento.

 

Con los presupuestos oficiales, el relevamiento técnico inicial y la consulta a especialistas del sector, ese diario de tirada nacional comprobó sobreprecios que incluso triplicaron el valor actual del mercado. El costo de los ítems “revoques”, “persianas” y “reparaciones estructurales” quedó en la mira.

Etiquetas
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios