Supermax Supermercados

Según la información que empezó a recorrer los medios mundiales, la empresa que transportaba al equipo de fútbol brasilero y que cayó a tierra dejando 71 muertos este martes 25, pasó por dos estados venezolanos pero nunca llegó a despegar. Por eso su dueño, Ricardo Albacete, mudó sus operaciones a Bolivia, otro país cercado por la corrupción política, que a su vez es señalado como el presunto testaferro de un multimillonario chino preso por corrupción.

[FRASEDESTACADA1]

La historia de LAMIA, que ya recorre los diarios más importantes del mundo sostiene que es una pequeña línea aérea cuya “novela” está plagada de fracasos y maniobras extrañas en su corta vida como empresa de aeronavegación.

 

La empresa se fundó en 2009 en Mérida (Venezuela) a la que debe su nombre: Línea Aérea Merideña Internacional de Aviación (LAMIA) y el objetivo proclamado por su dueño, Ricardo Alberto Albacete Vidal, era ayudar al desarrollo de esa región venezolana con vuelos hacia Caracas, Maracaibo, Barquisimeto, Las Piedras, Valencia, Margarita, Los Roques y Canaimá. Para ello, contaría con 12 aviones, pero nunca tuvo más que uno, ahora siniestrado.

 

Albacete recibió rápidamente el apoyo inmediato del gobernador chavista Marcos Díaz Orellana, que gestionó durante algunos años el permiso para que la empresa comenzará a operar, mientras Albacete seguía con las curiosas promesas de la forma en que operaría su línea aérea.

 

Prometían que habría carnet de Afiliación, ya que los clientes de LAMIA no serían considerados clientes, sino asociados; se ofrecería una tarifa plana para todos sus boletos y la devolución del 100% del monto del pasaje si un asociado no podía viajar.

 

Pero la línea aérea ni siquiera llegó a despegar, por lo que Albacete, decidió mudar su proyecto y se lo ofreció a otro gobernador chavista, esta vez del estado insular de Nueva Esparta, Carlos Mata Figueroa, cuya joya turística es la isla de Margarita.

 

Entonces la empresa, que todavía no había realizado ni un solo vuelo comercial, ya se transformó en Línea Aérea Margarita Internacional Aviación, para lo cual la sigla LAMIA seguía siendo útil, así que no necesitó modificar su nombre ni repintar el avión.

 

EL RELATO CHAVISTA

El 3 de noviembre de 2013, el gobernador Mata Figueroa recibió con pompa en el aeropuerto de Margarita al único avión de LAMIA, un jet British Aerospace BAE-RJ85. En un discurso plagado de agradecimientos al presidente Nicolás Maduro y otros funcionarios chavistas, pronosticó un futuro venturoso para la compañía.

 

“LAMIA es nuestra línea margariteña, neoespartana; al fin Margarita tendrá una empresa aérea propia y desde aquí vamos a ir a diferentes partes de Venezuela y del exterior, ya que cubrirá rutas nacionales e internacionales”, indicó Mata Figueroa, fiel al relato nazi fascista del gobierno venezolano.

 

Sin embargo, metido en el medio de la aguda crisis económica venezolana, producto del desgobierno de Nicolás Maduro, tampoco allí LAMIA pudo cumplir con ninguna de sus promesas.

 

Albacete por otra parte, aseguran, intentaba en España otros negocios oscuros y es allí donde fue señalado como uno de los principales testaferros del empresario chino Sam Pa, quien fue detenido en octubre de 2015 por las autoridades de Beijing por delitos monetarios y traición al Partido Comunista Chino.

 

Sam Pa había montado un multimillonario entramado de negocios espurios con la petrolera chino-angoleña Sonangol y con el asesoramiento de Albacete, el chino Sam Pa compró un astillero en Galicia, lo que encendió las alarmas en la península ibérica, antes de que el empresario chino fuese detenido en su país.

 

Finalmente y sin lograr despegar una sola vez en Venezuela, Albacete decidió trasladar los tres aviones que había logrado adquirir a Bolivia y en noviembre de 2015, la flamante empresa boliviana LAMIA Corporation SRL; logró la autorización para comenzar a funcionar como pequeño operador aerocomercial.

 

Los dueños de la nueva compañía eran Marco Antonio Rocha y el piloto Miguel Quiroga, quien justamente estaba al mando de la aeronave que cayó en Medellín y falleció en el accidente.

 

En este momento, dos de las aeronaves se encontraban en reparación en Cochabamba, por lo tanto, LAMIA operaba hace tiempo con un único avión, el matrícula LMI 2933, ahora caído en Colombia.

 

En él volaron en los últimos meses muchísimos planteles de fútbol en sus viajes chárter por Sudamerica, entre ellos, las selecciones de Argentina, Bolivia y Venezuela, el club Atlético Nacional (Colombia), The Strongest, Blooming, Oriente Petrolero, Real Potosí (Bolivia), Olimpia (Paraguay), hasta su vuelo final que llevó a Chapecoense a la tragedia.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios