Supermax Supermercados

Entró a una casa de Campinas, en San Pablo, donde celebraban el fin de año y le disparó a su ex pareja, el chico de ocho años y otros invitados. Después se suicidó. Su familia informó que tenía problemas psicológicos desde la separación.

[FRASEDESTACADA1]

 

 

Un técnico de laboratorio paulista aprovechó el estruendo de la pirotecnia del Año Nuevo para ingresar en la casa de su ex mujer y asesinarla a ella, a su hijo y a otras diez personas más. Según informa hoy el diario O Globo el autor de la masacre es Sidnei Ramis de Araújo, de 46 años, quien invadió la casa de la localidad de Campinas (en el interior del estado de San Pablo) disparando una pistola 9 milímetros.

 

Allí mató a su ex pareja Isamara Filier, de 41 años, su hijo y el resto de los presentes. Después se disparó un tiro en la cabeza. Según informa el medio el motivo del crimen pudo ser una disputa por la guarda del hijo, João Victor Filier de Araújo, de ocho años. Once de las víctimas murieron en el lugar y una falleció camino al hospital. Hay tres internadas y otras cuatro personas no fueron alcanzadas por los disparos. Aunque hubo unos 30 disparos ninguno de los vecinos se percató del hecho ya que el sonido de las balas se confundió con el de la pirotecnia de las fiestas. La Policía llegó después de que una de las víctimas herida en una pierna la llamó desde su teléfono celular. 


Según informó la familia del atacante a la Policía, Sidnei sufría problemas psicológicos desde la separación de su mujer y litigaban la custodia del hijo desde 2013. El hombre trabajaba desde 1991 en el Centro Nacional de Investigación de Energía y Maeriales, en Campinas. Tenía muchos trabajos publicados y había participado en diversos congresos del sector en Estados unidos y Europa.    

Etiquetas
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura