Supermax Supermercados

La Justicia le negó la excarcelación en la causa riojana por secuestro y tortura. Seguirá preso al menos 10 días. Y avanza en Tucumán el caso por la desaparición del conscripto. Lo procesarían por encubrimiento con prisión preventiva.

[FRASEDESTACADA1]

(www.clarin.com) El ex jefe del Estado Mayor del Ejército K, César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani, pensó que su paso por La Rioja sería solo eso, una visita de dos días para cumplir con un trámite judicial que no le traería mayores problemas. Milani vivió en esa provincia cuando fue oficial del Batallón de Ingenieros 314 durante los primeros años de la última dictadura militar.

 

Volverá a vivir por un tiempo más en esa misma geografía. Esta vez, encerrado en una cárcel. El viernes pasado, después de declarar como imputado en un expediente en el que se lo investiga como posible autor de crímenes de lesa humanidad, quedó detenido por orden del juez Rodolfo Herrrera Piedrabuena. Fuentes judiciales le aseguraron a Clarín que el ex General preferido de Cristina Fernández estará en prisión diez días hábiles más, como mínimo. Su excarcelación fue denegada.

 

Ahora será la Cámara Federal de Córdoba la que decida sobre su situación procesal. El viernes, cuando terminó la indagatoria del ex Jefe del Ejército K, el juez Piedrabuena le notificó que quedaría “a disposición de este juzgado”. Milani preguntó qué significado tenía esa frase.

 

Piedrabuena le explicó entonces que había decidido detenerlo en la Penitenciaria de La Rioja. El ex General K enfureció, pudo reconstruir Clarín en base a fuentes del caso. Milani acaba de entrar en un laberinto procesal muy complejo, y con tiempos que ya no puede intentar controlar como cuando tenía poder.

 

Su detención en La Rioja, además, generará un avance más rápido de otra causa que se tramita en Tucumán. Y en la que también se lo acusa de haber sido el autor de otro delito de lesa humanidad: el homicidio, o el encubrimiento del asesinato del conscripto Alberto Ledo, quien figura como “desertor” en los papeles del Ejército. Aun está desaparecido. Milani era subteniente y Ledo era su subordinado.

 

En esa causa, Milani también declaró en indagatoria pero el juez no pidió su detención. Tampoco lo pidió el fiscal.

 

Fuentes de la Justicia de Tucumán le explicaron a Clarín que es muy probable que durante los primeros diez días hábiles que Milani pasará encerrado en la Rioja, el juez del caso Ledo, Fernando Poviña, resuelva su estado judicial en ese expediente. Lo procesaría por ser el encubridor del homicidio Ledo, a quien el ex Jefe del Ejército jura no haber conocido.

 

El fiscal General de esa provincia, quien actúa en la segunda instancia en el expediente Ledo, Gustavo Gómez, sostiene que Milani fue el autor del crimen del conscripto oriundo de La Rioja.

 

El caso por el que Milani fue detenido en en La Rioja no está conectado con el de Ledo, a pesar del joven desaparecido nació allí, como las supuestas posibles víctimas del accionar del General K, al que Cristina Fernández le dio amplio poder, en democracia. La ex Presidenta le otorgó además durante años un presupuesto multimillonario que se utilizó, en parte, para que Milani arme una estructura de Inteligencia paralela a la de la ex SIDE.

 

Esa red de espías fue sostenida en las bases y con agentes de las Fuerzas Armadas, y también de las de Seguridad, como la Gendarmería, contaron a Clarín fuentes que ocuparon cargos de relevancia en organismos de Inteligencia legales.

 

Milani se ganó la confianza de la ex Presidenta y ascendió en el esquema de poder K. A pesar de las denuncias por crímenes de lesa humanidad que ya existían en su contra, la mandataria presionó al Senado en el 2013 para que ascienda a Milani a Teniente Coronel y también para que sea designado de modo formal Jefe del Ejército, un cargo que ya ocupaba en los hechos.

 

Él fue leal a su jefa. La alimentó con información de Inteligencia Y alineó al Ejército al partido de Gobierno: convocó a los militares, en discursos oficiales, a ser parte del “proyecto nacional y popular”.

 

El viernes, el propio ex Jefe del Ejército K había pedido adelantar su declaración indagatoria en el caso por el que quedó detenido. Había llegado al juzgado federal de La Rioja pasadas las ocho de la mañana. Sonreía y saludó de modo cordial. “Si estamos todos, empecemos antes”, dijo, palabras más, palabras menos.

 

Cuando su declaración terminó, ni la fiscal general de La Rioja, Virgina Carmona, ni el fiscal general de Córdoba, Alberto Lozada, solicitaron la detención del ex Jefe del Ejército K. Fue el magistrado Piedrabuena el que decidió en soledad que le dictaría la prisión preventiva.

 

Milani es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Lo dicen las leyes de la democracia que los jefes de la dictadura militar, de la Milani formó parte activa, habían abolido

Etiquetas
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura