Supermax Supermercados

Las redes narco y del clientelismo político suelen unirse, sobre todo estos doce años de kirchnerismo nacional, donde Itatí en Corrientes, gobernada por el Frente para la Victoria (FpV), no es la excepción. El narcotráfico, enquistado en el poder comunal, aprovechando las fronteras con la República del Paraguay, aseguran; controla todo lo que se mueve en ese pueblo de casi 9.000 habitantes y que acoge en su seno, a una de las Basílicas, más importantes de Argentina y América. El viceintendente, cuyo hermano está detenido; es socio político de Camau Espínola.

[FRASEDESTACADA1]

A partir de las actuaciones recientes las fuerzas de seguridad nacional y de la Policía de la Provincia; las últimas detenciones y los personajes apresados  o prófugos, quedaron al descubierto las vinculaciones del poder político comunal y del kirchnerismo que dejó el poder el 10 de diciembre de 2015 en la Nación, pero también ciertas relaciones con la Justicia Federal; sobre todo con quien ahora, fue apartado de la causa,  que el responsable del Juzgado Nº 1, Carlos Soto Dávila, ya denunciado por el Fiscal Carlos Schaefer.

 

Por acusaciones de cometer delitos relacionados con el narcotráfico están detenidos hace menos de un mes, la hija y el yerno del intendente kirchnerista, quien a pesar del escándalo pretende presentarse a las elecciones para renovar por cuatro años más su mandato. También  el hermano del viceintendente y la hermana de una concejal del Partido Liberal, socia política del kirchnerismo itateño.

 

Además, fueron apresadas otras personas vinculadas a la banda que lideraría quien por ahora se encuentra prófugo de la justicia; conocido como “el Gordo” o “Lucho”, Saucedo.

 

Según las declaraciones del Fiscal Schaefer, la Justicia analiza más de 4.000 CD con escuchas telefónicas y afirman desde la investigación que habrían aparecido indicios en esas llamadas sobre más conexiones políticas.

 

LA PUERTA GIRATORIA

Primeramente hay que recordar que Terán, actual intendente kirchnerista, socio político del pretendido candidato a gobernador para estas elecciones provinciales de 2017; “Camau” Espínola, ya fue concejal por una alianza entre el peronismo y el PANU, pero para las elecciones de 2013, donde el ahora senador nacional fue derrotado en las urnas; se unió al dirigente Fabián Aquino, del partido Crecer con Todos, del ex diputado Ángel Rodríguez, también socio del kirchnerismo, con un fuerte respaldo de “el niño que nunca fue de oro”.

 

Con estas conexiones políticas el hermano del viceintendente de Itatí, Fabio Aquino, es la tercera vez que es arrestado por la policía provincial y entregado a la Justicia Federal.

 

En ese sentido, el ministro de Seguridad de Corrientes, Horacio Ortega aseguró que, “en tres ciudades importantes de la frontera, donde ganó el Frente para la Victoria, como son Itatí, Paso de la Patria e Ituzaingó se apostó desde 2013,  desde el anterior gobierno nacional kirchnerista; a distribuir miles de planes sociales, porque el objetivo era ocupar la frontera”.

 

“Fue una estrategia del kirchnerismo que apuntó a despoblar las fronteras de efectivos federales y a desplegar una fuerte campaña con clientelismo a través de planes sociales para ganar las intendencias. Nosotros vimos venir esta situación y se lo advertimos a la autoridades nacionales en ese momento”, apuntó Ortega.

 

Por su parte, el ahora cuestionado juez federal Carlos Soto Dávila había considerado en 2015 que “no hay dudas de la connivencia política nacional con el narcotráfico” y remarcó que “lo que hay en esa zona es una ausencia total del Estado en un área caliente del contrabando de droga”.

 

Pero más claro que todo ello, es que la Policía correntina, detuvo a Aquino en mayo de 2015 cuando se le pinchó un neumático tras realizar una “entrega” de droga. Seis meses más tarde, también la policía de Corrientes, lo detuvo al volcar en la ruta con un vehículo lleno de marihuana y ahora, ya con el gobierno de Cambiemos; lo atrapó Prefectura, cuando viajaba con la hermana de la concejal Marcelina Sosa (PL), Vanesa Sosa; llevando media tonelada.

 

Esto significa que Aquino, hermano del viceintendente, fue aprehendido por tercera vez en menos de dos años. La primera detención por parte de la División Toxicomanía de la Policía de la provincia de Corrientes, que originó una causa en el Juzgado Federal Nº 1 del juez Soto Dávila, ocurrió cuando fue detenido el 19 de mayo de 2015, pero extrañamente a pesar de ser un delito no excarcelable, quedó en libertad antes de los dos meses, el 9 de junio de ese año.

 

La segunda detención, a cargo de la División Toxicomanía de la Policía provincial ocurrió el 15 de noviembre, también del 2015 y volvió a salir en libertad el 2 de marzo del 2016. En esta oportunidad se le habían encontrado 334 kilos en un vehículo marca Honda. En la primera detención se le encontraron 10 bolsas de consorcio lleno de ladrillos de droga, en un bote sin documentación.

 

En ambos casos, como se dijo, había quedado a cargo del Juzgado federal Nº 1 del juez Soto Dávila. Cabe aclarar que la Policía de la provincia solo actúa de oficio, ya que solo pueden actuar en casos de narcomenudeo. El resto de los operativos dependen de fuerzas federales.

 

Desde el ministerio de Seguridad del Gobierno Provincial aseguran que “la policía actúa de oficio por orden de un juez o un fiscal federal. Detienen a los sujetos y cuando se los libera no se les da explicaciones de ningún tipo”, por lo que queda claro, “que la responsabilidad de la liberación de Aquino en dos oportunidades, es responsabilidad del fuero federal exclusivamente”.????

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Diorama - Revista de Cultura