Supermax Supermercados

José Moyano, cabeza de la ex división Drogas Peligrosas, acusado de “supuesta privación ilegítima de la libertad” en diciembre de 2016, por un operativo antidroga que violó el Código Penal en su capítulo sobre narcotráfico, había aceptado ese cargo ante el Fiscal Patricio Paliza. La orden de detención del santafesino fue librada por los fiscales Patricio Paliza y Guillermo Barry de la Justicia correntina.

[FRASEDESTACADA1]

Algunos medios nacionales volvieron, luego del desmantelamiento de una organización criminal que se dedicaba al tráfico de estupefacientes con fuertes vínculos con el kirchnerismo, a recordar un hecho ocurrido en la ciudad de Goya (Corrientes), tergiversando el episodio.

 

Ese día, fue detenido por orden de dos fiscales provinciales, el jefe del operativo de la policía santafesina, José Moyano, quien fuera denunciado por “privar de la libertad” a 16 testigos, que “levantó” en la capital correntina y los trasladó a 250 kilómetros en una Trafic.

 

Estos medios ahora acusan al gobernador de interferir en un operativo antidroga, cuando nunca se detuvo el mismo y hubo más de 11 aprehendidos, todos ellos ya antes de fin de 2016 imputados por los delitos de “tráfico de estupefacientes”, además de confiscar armas, droga y vehículos.

 

Sin embargo, Moyano está si imputado por la justicia de Corrientes por el delito de privación ilegítima de la libertad, denuncias presentadas por familiares de los 16 jóvenes que durante más de 12 horas estuvieron con paradero desconocido.

 

 

Está claro que la causa del arresto es que los 16 testigos de este operativo habrían acusado a los jefes policiales de Santa Fe de "privarlos ilegítimamente de la libertad", según adelantó en ese momento desde Corrientes, pero también confirmado por fuentes tanto del gobierno santafesino.

 

Los testigos, en su mayoría jóvenes de 18 a 20 años de edad, fueron llevados esa madrugada por la Policía de Santa Fe desde la capital de Corrientes hasta el procedimiento en Goya, un tramo de 250 kilómetros, un movimiento a simple vista excesivo. Muchos de los testigos salían de discotecas, otros se dirigían a sus trabajos. Sus propios padres habrían formulado las denuncias.

 

Pero lo peor de todo es que el jefe de Prevención de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones, José Moyano, después de ser detenido y para recuperar su libertad, aceptó ante el Fiscal Paliza, “los delitos que se le atribuyeron”.

 

Según explicó a la prensa el fiscal Patrizio Paliza en aquel momento, Moyano fue detenido y se le imputó el delito de privación ilegítima de la libertad, a raíz de las denuncias que realizaron padres de jóvenes que habían sido trasladados desde Corrientes Capital a Goya para actuar como testigos en el operativo.

 

Paliza indicó que “los trasladados no estaban todos juntos: algunos estaban en la costanera, otros yendo a trabajar y si bien no fueron maltratados, se inició una causa en Corrientes Capital, por supuesta privación ilegítima de la libertad, porque sus familiares radicaron la denuncia ya que no sabían dónde estaban”.

 

Paliza había explicado a los familiares que cuando los levantaron “les dijeron que tenían que ir a cumplir con la carga pública de ser testigos, pero nunca les dijeron que los iban a llevar a la otra punta de la provincia”, añadió.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura