Supermax Supermercados

Desde hace unos días, trabajadores piden ayuda a legisladores nacionales, provinciales y municipales, porque aseguran que desde el gobierno nacional quieren cerrar la Dirección de Vías Navegables. Y casualidad o no, se la piden a quienes fueron cómplices silenciosos del vaciamiento de ese organismo durante todo el gobierno kirchnerista. En 2012, CTA-ATE reclamaba y en Corrientes nadie escuchó.

[FRASEDESTACADA1]

Concejales capitalinos se reunieron con trabajadores de la Dirección Nacional de Vías Navegables (DNVN), que se encuentran preocupados por el posible desmantelamiento de este organismo nacional, que tiene sede en Corrientes desde hace casi un siglo, pero nunca levantaron la voz cuando en 2012 la misma organización sindical reclamaba por el desmantelamiento del organismo a manos del gobierno de Cristina Kirchner.

 

“Camau” Espínola era el intendente de la ciudad de Corrientes y Martín Barrionuevo era un secretario municipal que recorría posiciones diferentes dentro de la comuna cuando ATE denunciaba el desmantelamiento en la Dirección Nacional de Vías Navegables en septiembre de 2012, debido a la transferencia ministerial de Vías Navegables al Ministerio de Interior de la Nación y los anuncios de la entonces Presidente, Cristina Kirchner sobre el lanzamiento del polo audiovisual en el seno de la Isla Demarchi.

 

El diputado nacional, ahora preocupado por Vías Navegables es Carlos Rubín, quien en 2012 era diputado provincial por el Frente para la Victoria y en 2013 fue electo en el cargo que hoy ocupa también por el kirchnerismo y nunca atendió los reclamos de ATE y CTA nacional.

 

El propio “Camau” Espínola, ahora senador nacional por el FpV, era el primer mandatario de la comuna de la capital provincial y no sabía de qué se trataba el reclamo de los trabajadores, pero ahora que vuelve a ser candidato a gobernador, habiendo perdido en 2013; sostiene sin ponerse colorado que, con las leyes de Marina Mercante e Industria Naval, “vamos a dotar a las economías regionales de una alternativa de transporte de bajo costo”, por lo que la Dirección Nacional de Vías Navegables “es estratégica, sobre todo para la ciudad de Corrientes, por su ubicación y su historia en la construcción naval”.

 

Los memoriosos recuerdan que siendo intendente y Rubín diputado provincial, un escándalo los unió en plena campaña electoral, cuando la jueza de Instrucción 6, Graciela  Ferreyra, ordenaba el procesamiento de Espínola por el derrumbe y muerte de ocho personas que trabajan de albañiles.

 

Fue cuando todo el arco kirchnerista con Carlos  Rubín, hijo del entonces presidente del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, calificó el fallo de la jueza de “político y arbitrario” y consideró que “es un motivo más para que el Congreso intervenga el Poder Judicial”.

 

Lo cierto es que ahora, sin el poder del gobierno nacional; cuando hay denuncias de utilización de los recursos del organismo para el refulado de las playas capitalinas de Arazatí I y Arazatí II, con dinero que luego reclamaron desde el gobierno del Paraguay, porque era para ser utilizado en el dragado de parte del canal del río Paraná y del río Paraguay, estos mismos personajes vuelven a la escena, pero desde la vereda de enfrente.

 

Desmemoriados, incluyendo al gremialismo, que sigue siendo el mismo que por aquellos años del kirchnerismo del 54 por ciento, ahora amanecen preocupados por algo que aparece en la agenda del gobierno nacional, sino que por el contrario; se espera un resurgimiento de la marina mercante y con ella; la reestructuración de la Dirección nacional de Vías Navegables.

 

LA PREOCUPACIÓN DEL GOBIERNO DE MACRI

Tan así es, en cuanto a lo que se refiere a la marina mercante, como al organismo que se encarga de mantener los ríos transitables que, hace menos de seis meses el gobierno nacional se reunió con la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) y pidió al Ministerio de Trabajo la apertura del Procedimiento de Reestructuración Productiva para “revertir la profunda crisis de la actividad” y evitar la “desaparición” de la marina mercante.

 

“La marina mercante argentina está en una profunda crisis. El costo argentino se convirtió en una trampa certera para el desarrollo de la flota de bandera nacional: con una presión tributaria record, con dificultades en el acceso al financiamiento, una burocracia sistémica y un rígido sistema laboral, cuestiones que hacen inviable el futuro del sector”, dijo la FENA en un comunicado.

 

“En el tráfico fluvial de la hidrovía Paraguay-Paraná la participación de la bandera argentina es muy baja, 90 % de la carga es transportada por banderas extranjeras. Y sólo algunos de esos buques de bandera argentina están dedicados al tráfico internacional. Incluso el cabotaje nacional (en principio tutelado normativamente) está viendo reducida su actividad porque no puede competir con otro tipo de transportes y porque, por vía de excepciones, se permite operar aunque sea en forma transitoria a buques y artefactos navales extranjeros en desmedro de las empresas armadoras argentinas. La FENA entiende que se está ante una situación límite, y que si no es revertida rápidamente, este proceso se profundizará.”

 

DIAGNÓSTICO COMPARTIDO

En el comunicado, sostienen que ese diagnóstico fue compartido por el Gobierno y los gremios, “evidenciado en los 90 días de trabajo transitados en las comisiones tripartitas, constituidas por las entidades gremiales del sector, FENA y los organismos estatales que regulan la actividad naviera nacional.

 

“Todos los actores dialogaron en pos del objetivo de adoptar medidas concretas que propendan a la mejora del sector. Y aunque se arribaron a ciertos consensos en materia de regulaciones administrativas e impositivas, no se concretó ninguna reducción de costos. En lo atinente a la Comisión de Asuntos Laborales, sólo hubo expresiones del sector sindical que no sólo son insuficientes sino que se limitan a los eventuales nuevos buques que se incorporen al tráfico en la hidrovía Paraná-Paraguay (en desmedro de los pocos que aún operan en este tráfico y enarbolan el pabellón nacional) y Mercosur”, dijeron. Por eso, la Federación solicitó al ministro de Trabajo la apertura del “Procedimiento de Reestructuración Productiva”, contemplado en los artículos 95 y 97 de la ley 24.013 de la ley nacional de empleo.

 

Por ende, parece que en realidad, no hay una decisión del gobierno de Mauricio Macri de “desmantelar Vías Navegables”, sino de reestructurar el organismo y quienes durante años fueron cómplices de su desmantelamiento, ahora ven con verdadera preocupación, la pérdida de su lugar en el estado, también probablemente a causa de denuncias de utilización de propiedad pública para fines particulares.

 

EL COMUNICADO DE ATE – ROSARIO DE 2012

Allí trabajan centenares de estatales cumpliendo funciones en las dependencias de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, y funcionan una escuela de capacitación del SOMU, talleres, depósitos y obradores de empresas constructoras y de dragado, y la Escuela Nacional Fluvial. “La zona no está abandonada, sufre un premeditado desmantelamiento que se efectiviza mediante continuas demoras presupuestarias”.

 

“Desde ATE-Seccional Rosario denunciamos la situación de los trabajadores de la Dirección Nacional de Vías Navegables, Delegación Paraná Inferior (Rosario).

 

En los primeros días de junio por decreto 874/2012 se transfirió la Secretaría de Transporte desde el Ministerio de Planificación, Inversión Pública y Servicios a la órbita del Ministerio del Interior que a partir de entonces paso a designarse Ministerio del Interior y Transporte. De dicha Secretaría dependen tres Subsecretarías y seis Organismos Descentralizados, que con distintas competencias, se ocupan de todo lo concerniente al transporte: automotor, aéreo, fluvial y ferroviario. Siendo esta última modalidad, y más precisamente el impacto y la connotación social que produjo el accidente de tren en Plaza Once del 22 de Febrero, decisión que tomó el Gobierno Nacional con el decreto de necesidad y urgencia mencionado arriba.

 

Asumiendo la lógica que nos imponen las prioridades que están ligadas muy directamente a las demandas sociales, como así también la complejidad que puede significar esta transferencia en el marco de un reordenamiento estatal , lo cierto es que cada una de las áreas que conforman el sistema de transporte deben mantener o mejorar sus niveles de eficiencia como mejor muestra de un equilibrio del conjunto . Como era de esperar el reordenamiento en cuestión fue acompañado con cambio de autoridades. Primero se hizo cargo de la Secretaría de Transporte el abogado Alejandro Ramos, y posteriormente, en simultaneidad con la transferencia ministerial se hizo cargo de la Subsecretaria de Puertos y Vías Navegables (SSPVN), el ingeniero Horacio Tettamanti.

 

Pero lo que no era de esperar es que estos cambios, al menos en lo que respecta a la Dirección Nacional de Vías Navegables (DNVN) dependiente de dicha Subsecretaria, convivieran con demoras de asignaciones presupuestarias , que aún reconociendo causas heredadas de la gestión anterior, paralizan virtualmente el funcionamiento de esta Dependencia pública de característica no exclusivamente administrativas, sino conformada con áreas operativas que involucran el empleo de equipos diversos, tecnología, y el traslado por razones de servicio de personal especializado.

 

Graficándolo de manera explícita, en la Delegación Paraná Inferior de la DNVN, que cuenta con una jurisdicción de tramo fluvial de 250 Km. de extensión y cuyas funciones principales son la aprobación y fiscalización de obras de margen, el suministro diario de información hidrométrica como también el mantenimiento de la red de hidrómetros, las inspecciones y el seguimiento de la concesión de dragado y balizamiento de la red troncal de navegación, los relevamientos hidrográficos, etc. la situación se puede describir asi:

 

Por razones de presupuesto, no se puede realizar ninguna adquisición de materiales e insumos.

 

Por razones de presupuesto, no se puede abonar ningún servicio (luz, agua, teléfono, etc).

 

Por razones de presupuesto, se adeudan cuatro meses de manutención al personal embarcado.

 

Por razones de presupuesto, se adeudan cinco meses de viáticos por comisiones de servicios.

 

Por razones de presupuesto, se demora el pago de horas extras realizadas en el mes de junio.

 

¿Quién resuelve esta situación de emergencia?

Ante esta coyuntura, sin especulaciones políticas, solamente apelando al ejercicio del sentido común, la conclusión es obvia: por más voluntarismo que se brinde desde abajo, desde todos y cada uno de los trabajadores, la interrupción de las funciones propias de la Delegación y todo lo que eso conlleva, resulta inexorable.

 

Desde nuestra Organización Gremial a partir de los primeros contactos con las nuevas autoridades a nivel de la SSPVN hemos volcado toda la información y respetado los tiempos lógicos en cuanto a este proceso de transferencia ministerial sin antecedentes en nuestra historia institucional, a la vez que desde el principio auspiciamos el debate para la búsqueda de las soluciones.

 

El pronunciamiento de nuestros compañeros ha sido concluyente: el Subsecretario de Puertos y Vías Navegables, por su condición de funcionario con competencia y autoridad política en la toma de decisiones, es quien debe resolver esta emergencia.

 

Los trabajadores no podemos, ni debemos, disimular como nos afecta una fuente de trabajo amenazada por el fantasma de la ineficiencia y mucho menos la postergación en el tiempo de sumas adeudadas que se generaron en el cumplimiento de nuestra tarea diaria y, por tal motivo, forman parte de nuestro salario.

 

Rechazamos el Polo Audiovisual en la Isla Demarchi y no somos la Ex Dirección de Vías Navegables

 

La otra cuestión, que fue comunicada por cadena nacional, es el anuncio presidencial de la construcción de un Polo Audiovisual en la Isla Demarchi; que según ese anuncio se trata de una zona “abandonada, que no tenía ningún uso, perteneciente a la ex Dirección de Vías Navegables” de 120.000 metros cuadrados.

 

Ocurre que esa zona es el lugar físico donde están asentadas las dependencias de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, una escuela de capacitación del SOMU, talleres, depósitos y obradores de empresas constructoras y de dragado, y la Escuela Nacional Fluvial.

 

Tenemos la obligación de aclarar ante la opinión pública, que no somos la ex Diección Nacional de Vías Navegables, sino que estamos hablando de una Dirección Nacional que brinda el apoyo principal a la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, para que ésta pueda implementar la política en materia de recursos navegables en todo el litoral fluvial y marítimo, que en combinación con la política portuaria son los dos pilares principales del transporte por agua y por ende lo que posibilita gran parte de nuestro comercio exterior.

 

Recordar también que está Dependencia centenaria, viene sufriendo un desmantelamiento sistemático que comenzó a mediados de los años setenta y se profundizó en los noventa cuando se concesiono el dragado y balizamiento de la red troncal de navegación Santa Fe-Océano, aprobándose luego en 2009, la ampliación de la concesión en el tramo Santa Fe Confluencia.

 

Quienes representamos gremialmente al conjunto, sin querer ser vehículo de mensajes apocalípticos o detractores nos mantendremos en asamblea permanente, no descartando ninguna medida de fuerza, reafirmamos nuestro compromisos de ponernos a la cabeza de los reclamos y legitimar la lucha en defensa de nuestros intereses”.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Diorama - Revista de Cultura