Supermax Supermercados

“Corrientes está a una altura de entre 12 a 15 metros sobre el nivel del río y la parte más baja de la ciudad es la zona conocida como La Olla, que está a 8 metros sobre el río, pero que en la actualidad tiene la posibilidad de escurrir toda al agua al río”, dijo un ingeniero hidráulico al ser consultado sobre la crisis hídrica que padece actualmente la capital provincial.

[FRASEDESTACADA1]

El profesional puntualizó que se impermeabilizó el ejido urbano al llevarse a cabo una serie de obras de asfaltado sin la planificación correspondiente. “Por eso, no hay forma de evitar que se inunde la ciudad, ya que no escurre por falta de desagües y no absorbe porque se asfaltó sin planificación”, remarcó.

 

Indicó también que no se hicieron los desagües ni las cloacas, entonces con las lluvias que en este tiempo son superiores a la media de los últimos años, se inunda la ciudad en poco tiempo, por eso el pavimento implica inundación.

 

En ese sentido, otras voces aseguran que las obras de pavimentación se ejecutaron con fines electorales, es decir para hacerlas visibles en la campaña y no para el bienestar de los vecinos.

 

Aseguró que Corrientes, por la altura sobre el nivel del río en comparación con la ciudad de Resistencia, posee una gran ventaja, pero, por la falta de obras complementarias a la hora de pavimentar, se inunda más. Indicó que la provincia de Chaco está solo a 2 metros sobre el nivel del río.

 

Este panorama es confirmado por los recientes desmoronamientos en distintos puntos de la ciudad, además de los anegamientos que se multiplican cuando se producen las copiosas lluvias en pocas horas.

 

IMÁGENES REPETIDAS

Una de las zonas que se anegaba era la intersección de Las Piedras y General Paz. La pavimentación de la primera de ellas entre las avenidas Cazadores Correntinos e Independencia, evidentemente sin mayor planificación, ocasionó en numerosas ocasiones que, con unos pocos milímetros en poco tiempo, el tránsito vehicular fuera simplemente imposible. Sin mencionar, claro está, los numerosos inconvenientes que esto acarreaba a los frentistas de la zona, ya que el agua ingresaba a las casas.

 

“Tuvimos que hacer muchos reclamos para que vinieran a ver primero y que lo solucionaran después”, dijeron los vecinos afectados en cada ocasión. Para ellos, y con toda razón, era simplemente inconcebible semejante obra, que aparentemente traería beneficios a los vecinos.

 

“Cuando empezaron a realizar los trabajos, estábamos más que contentos porque supuestamente eso significaría un mejor calidad de vida para todos nosotros. Pero cuando se produjo la primera gran lluvia, se nos terminó la felicidad y nos llenamos de amargura y bronca, porque el agua entró en nuestras casas, con todo el perjuicio que eso nos significaba”, comentaron los habitantes del lugar.

 

Y en este último tiempo, la historia se multiplicó por cada cuadra pavimentada, porque, mientras no se producen precipitaciones copiosas, en apariencia todo está bien pero, pero la realidad cambia drásticamente tras una gran lluvia.

 

Similares conceptos son los de los vecinos de la calle Loreto entre Yofre y Cruz de los Milagros, quienes últimamente también padecieron situaciones similares. Pero la situación reviste un agravante ya que hasta ahora por allí no pasó ningún funcionarios ni obrador municipal para siquiera hablar con los frentistas.

 

“Cuando llueve de golpe, el agua entra a nuestras casas y sube varios centímetros y todo empeora porque es una calle muy transitada y las olas que hacen los autos, hace que el agua entre con más fuerza”, cuentan los damnificados de una de las tantas obras ejecutadas para la foto pero sin planificación ni proyección integral.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura