Supermax Supermercados

Casi como recitando el manual del buen kirchnerista, el intendente de la capital correntina, montó un escenario, lo llenó de adictos y respondió las preguntas que quiso y las que no, sobre todo las de la oposición con evasivas y chicanas. Incurrió en numerosas contradicciones en sus explicaciones ante el cuerpo legislativo, hasta con documentación municipal y obviamente la “culpa la tuvo siempre otro”.

[FRASEDESTACADA1]

Sin mencionar un desembolso de dinero de casi 10 millones de pesos en 2015, negando las adjudicaciones directas a cada empresa, por declarar “desierta” una licitación nacional para la construcción de viviendas y con gruesas fallas administrativas a lo largo de todo el proceso, las explicaciones del intendente de la Capital, Fabián Ríos, ante el Concejo Deliberante, este martes 9, a pedido de el mismo, dejaron “gusto a muy poco y a relato”.

 

Luego de la denuncia del Gobierno nacional por la presentación de certificación de obras inexistentes en un barrio de 200 viviendas del Plan Techo Digno y las declaraciones del subsecretario Iván Kerr, de que se cortarán los envíos de dinero hasta que se aclare la situación, que no solo fue presentada ante la Oficina Anticorrupción, sino que se prepara una denuncia ante la justicia federal; Ríos no dejó satisfechos a los concejales de la oposición y con un gusto amargo a quienes tuvieron que salir a defender “la honorabilidad” del intendente capitalino.

 

Incluso tuvieron que aceptar la moción de avanzar con la conformación de una comisión investigadora, que estará integrada por tres ediles de la oposición conformada por el bloque ECO+Cambiemos y dos del oficialismo kirchnerista.

 

Ríos, pese a decir al final de su autointerpelación que esto lo debía resolver la Justicia, llenó al recinto de legisladores del kirchnerismo y de barras conformadas por punteros políticos que lo alentaban y aplaudían ante sus intervenciones y obviamente, silbaban y abucheaban a los concejales de la oposición ante las preguntas.

 

No obstante este clima, alejado de lo que en sus palabras predicó el intendente en las últimas 24 horas, los concejales, especialmente Hugo Calvano, lo puso en aprietos y fue desnudando las contradicciones y la falta de sustento en documentación de las afirmaciones del jefe comunal.

 

Al final, incluso terminó afirmando que propuso a la Nación ceder gratuitamente los terrenos al INVICO y girar a este organismo los fondos obtenidos con las certificaciones en discusión para que sea el ente que ejecute la obra, pero manteniendo la Municipalidad la potestad de decidir a quién se les entregarán las casas y en criollo “sacarse el lazo del cuello”, razón más que suficiente para demostrar que estaría “flojito de papeles”.

 

NO CULPES A LA LLUVIA

Parafraseando casi una canción de Luis Miguel; Ríos culpó al Instituto de Vivienda de la Provincia de no haber realizado las obras complementarias y de que por esa razón no arrancaban las obras y también culpó al tiempo y a las intensas precipitaciones por las demoras en comenzar los trabajos.

 

Pero hay que consignar que el primer desembolso llegó a mediados de 2015 y hasta incluso, sin empezar las obras, sacó una resolución publicada el en Boletín Oficial Nº 2693 del 16 de noviembre de 2016, extendiendo el plazo de ejecución de obra, que estaba estipulado en doce meses, a 18 meses.

 

Pero si afirmó que este lunes 8 envió al ministro del Interior y al secretario de Viviendas documentación justificando que por las malas condiciones atmosféricas no pudo empezar con los trabajos, como puede sostener que las certificaciones por el casi 7% de avance de obra son reales.

 

Luego sostuvo también que la obra comenzó en octubre de 2016, “el 30”, dijo Ríos; el 3 le replicó Calvano exhibiendo documentación. Pero, según informe de la misma Municipalidad, publicado en los medios locales, la obra se inició el 20 de marzo de este año, al extremo que en una puesta en escena de campaña electoral el 1 de abril “supervisó” las obras en compañía del senador nacional “Camau” Espínola, aunque la foto exhibida respondía en realidad a unas casa de madera que construye en la misma zona por el plan Ellas Pueden y la que, por un efecto publicitario, suman a las 200 de Techo Digno para así decir que construyen 226 viviendas, todo con fondos nacionales obviamente.

 

El colmo de las contradicciones del intendente llegó cuando aseguró que, “si hay algo que está mal, quien tiene que juzgar es la Justicia, no el periodismo ni la política” [sic], lo que resultó no solo una curiosa afirmación, sino casi chiste de mal gusto, para quien comenzó su defensa el mismo día de la denuncia pidiendo una sesión política y una comisión política para que lo investigue.

 

También admitió haber certificado un 6,9 por ciento de la obra a fines del año pasado, pero indicó que recibió 21 millones de pesos en febrero y que por eso, cuando los auditores vinieron, no encontraron nada. La pregunta es, ¿con que dinero certificó el 6,9 por ciento si los fondos no había llegado?.

 

La documentación del Gobierno nacional muestra que los fondos, los 21 millones, llegaron en enero, pero además, hubo un desembolso del gobierno anterior de casi 10 millones. Luego dijo que ahora está en un 7%, o sea que en cinco meses solo avanzó un 0,1 por ciento, pero en el documento que tenía en mano, solo figuraba que se había certificado un 3% de la obra. Muchas contradicciones para una sola interpelación.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura