Supermax Supermercados

A mí no, amigo lector. A mí no me puede engañar. Yo sé que por momentos se enfureció, se indignó, se asombró y hasta estuvo tentado de reirse. Lo único que seguro no hizo fue cambiar de canal o apagar el televisor.

[FRASEDESTACADA1]

(Alejandro Borensztein; www.clarin.com) La vio usted, la vi yo. La vimos todos. Es un vicio. No podemos soltar. Hace años que tenemos este problemón: el kirchnerismo nos distrae de lo importante.

 

Deberíamos estar obsesionados por los 35.000 palos verdes de deuda que el año pasado tomó el ministro de Finanzas Luis Caputo para tapar el agujero fiscal que nos dejaron los cráneos que se fueron. O de los 20.000 palos que ya agregaron en 2017 (sin contar la que tomaron las provincias).

 

¿Cómo se para esta bola de nieve? ¿Bajamos el gasto? Te matan. ¿Subimos los impuestos? Te ejecutan ¿Un poco de cada cosa? Te putean todos a la vez ¿Vamos de a poco? Sos un cobarde ¿Vamos rápido? Sos un despiadado. El debate se recalienta hasta que suenan las sirenas antiaéreas, aparece Ex Ella y todo queda en segundo plano. Nada puede competir con el show del kirchnerismo.

 

Una hora y media por televisión ante cuatro muñecos que no le preguntan nada, y no hay con qué darle. Inútil pretender hablar de otro tema. Cualquier otra cosa parece menor. Superflua. Intrascendente. Postergable.

 

No deberíamos perder tiempo en las barbaridades que dijo, y sobre todo en todas las que no dijo. Ni la menor autocrítica. Terminemos con el verso y digamos las cosas como son: la señora Cristina Elizabet Fernández de Kirchner dejó un avión volando en el aire, con todos los argentinos a bordo, sin nafta, sin radar, con las cuatro turbinas apagadas, el instrumental arruinado y, sin siquiera pasarle el comando al nuevo piloto, agarró su cartera y se tiró en paracaídas. No se hizo ni se hace cargo de nada.

 

Ante esto, es muy difícil entretenerlo a usted, amigo lector, con el hecho de que cada dos minutos Caputo se baja del Tienda León que lo trae desde Ezeiza a la Casa Rosada, con una valija llena de dólares por los bonos que anduvo repartiendo por todo el mundo, y le dice al ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, “tomá, acá te traje la mosca”.

 

Que el agujero que hay que tapar siga siendo tan grande como antes debería ser la preocupación número uno. El kirchnerismo fue al déficit fiscal lo que los desodorantes y aires acondicionados al agujero de ozono.

 

Pero no. Aparece Ex Ella desplegando sabiduría e inmediatamente desatendemos lo importante. Quedamos atónitos cuando explica que “un depto en Constitución habitado por tres personas paga 900 mangos de agua por bimestre mientras uno igual en Recoleta, donde vive una sola persona, que ni siquiera vive ahí sino que lo usa cada tanto, paga 2.300. No hay equidad”. Tal cual así lo dijo (ver en youtube, minuto 37:30 de la entrevista). Sólo faltó que dijera que esa persona de Recoleta vive la mitad del tiempo en Capital y la otra mitad en El Calafate.

 

O sea, pasamos de aquella estadista hotelera latinoamericana a esta heroica cacerolera de Barrio Norte quejándose porque le aumentaron el agua. Después de doce años de política energética de la peor derecha con despilfarro, cero conciencia ambiental, ninguna política verde, demagogia tarifaria y choreo en las obras e importaciones, ahora nos viene a enseñar qué hacer con las tarifas.

 

Y usted se vuelve loco y empieza a mandar whatsapp a su grupo de gorilas sin pensar que en realidad lo importante es que, cuando el ministro Dujovne recibe la guita que Caputo trajo del exterior, lo mira y le dice, “gracias gato, pero me trajiste dólares y yo los sueldos y los certificados de obra los tengo que pagar en pesos, cambiámelos”.

 

Caputo, que después de 12 horas de vuelo lo único que quiere es irse a su a casa, pegarse una ducha y tirarse a apoliyar, le contesta: “¿Y que querés que haga? ¿qué vaya con 5.000 palos verdes a un arbolito de la calle Florida? Arreglate, macho”.

 

Entonces Dujovne se cruza al Banco Central con el valijón repleto de dólares y le pide a Sturzenegger que se los cambie por pesos para pagar las cuentas y cubrir el rojo con el que nos fundieron Axel, Moreno y su pandilla. Así va girando una rueda que de a poquito nos va llevando hacia un quilombo chino sin que todavía nadie haya convocado a un acuerdo nacional para ver cómo lo frenamos.

 

No importa. Usted sigue empantanado mirando esa rascada televisiva. Cinco sillas, una mesita y un teloncito. Sólo faltaba el potus. Muy lejos de aquellas cadenas nacionales producidas sin escatimar ni un solo mango del Estado. Pero uno se queda igual estupefacto frente a la pantalla porque cada dos minutos te tira un título, como cuando denuncia que hoy los jóvenes sienten que su vida no vale nada “y por eso los pibes de 18 salen de caño”, sin siquiera detenerse a pensar que cuando ella y su amado Centro Cultural llegaron al gobierno, “el pibe de 18 que hoy sale de caño” tenía 4 añitos. Así y todo, pretenden echarle la culpa a Vidal o a Macri.

 

Y usted se vuelve loco, se enrosca y tiene razón, pero en realidad debería preocuparse por algo más importante: cuando Sturzenegger le da los pesos a Dujovne para que a su vez Dujovne le pague la jubilación a su abuelo, lo primero que hace el nono es ir al supermercado a gastarse una luca tratando de poner algo en el changuito. ¿Qué hace el supermercado con los 1.000 pesos que dejó su abuelo? Separa 100 mangos para pagarle al productor de naranjas o al de leche y con los 900 que le sobran sale corriendo al banco, no sea cosa que la inflación le morfe su modesta ganancia.

 

Yo sé que en este punto es donde se abre la eterna discusión entre la famosa carga tributaria y los ya tradicionales hijos de puta que engalanan la cadena de valor.

 

Pero nada de esto le importa a nadie porque ahora esta señora nos advierte con bombos y platillos que van a venir por las cajas previsionales, como si ella no hubiera usado la ANSeS para gastar en cualquier cosa que se le ocurriera, incluídos los avisos en los programas de televisión de la falange neofascista de Gvirtz y Spolszki.

 

Los cuatro periodistas solo le preguntan lo pautado, como ella misma reconoció al aire.

 

¿Por qué no va a comer con Mirtha si es tan guapa? ¿O un simple desayuno con Rozín? Si eso es muy riesgoso, aunque sea podría llevar el perro a lo de Guido Kaczka y contestar alguna una preguntita en serio. Pero no. Se da el lujo hasta de conducirles el programa.

 

Obvio, es su programa, en su canal. Pero comprado con nuestra guita. El dueño usó los impuestos a la nafta que evadió, colaborando él también en el famoso agujero fiscal que es lo que más debería preocuparnos. ¿O qué cree usted, amigo lector, que hace el banco cuando recibe los pesos que el nono dejó en la caja del supermercado después que Dujovne le pagó, una vez que Sturzenegger le cambió los dólares que los fondos financieros le prestaron a Caputo?

 

Fácil: lo llaman otra vez a Sturzenegger y le dicen: “¿Te compro dólares y te disparo el verde o los pongo en la calle y te disparo la inflación?” “Noooo!! - dice el presidente del Central - dámelos a mí, que yo te doy Lebac y te pago el 25%”. Y así sigue girando la ruleta rusa.

 

“¡¡Nos estamos endeudando!!”, dice esta señora que generó el mayor gasto público improductivo y déficit fiscal de la historia financiado con 1.000% de inflación y todas las reservas del Banco Central. Recibió de su marido 50.000 palos verdes y lo entregó vacío. En realidad, si me apuran y descontamos los encajes bancarios, lo entregó en rojo. O sea el avión sin nafta, sin radar, sin instrumental y con los motores apagados.

 

Para resolver un quilombo muy parecido a este, los españoles firmaron en 1977 el Pacto de la Moncloa entre todos los actores políticos de aquel momento.

 

Acá no. Acá miramos televisión. Es mucho más divertido. Pero carísimo.

Etiquetas
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura