Supermax Supermercados

Posiblemente un análisis muy simplista e interesado desde la tropa política del senador nacional y derrotado candidato a gobernador en 2013, “Camau” Espínola, pretenda sostener que el intendente de la capital correntina Fabián Ríos es el gran derrotado en las elecciones de este 4 de junio, cuando fue en busca de su reelección. Pero Ríos dio una férrea pelea mientras el legislador nacional, con su estrategia del “ñandú”, huyó pretendiendo preservarse para una contienda, que en los números, perdió de antemano.

[FRASEDESTACADA1]

En política no sirve el refrán de “soldado que huye sirve para otra batalla”. La verdad es que solo quien se dispone a pelear, faz agonal de la política, sobrevive a las derrotas y se posiciona hacia delante.

 

Fabián Ríos se plantó en el centro del ring e hizo uso de todo lo que tuvo a su alcance para enfrentar un adversario político que tiene una trayectoria y una maquinaria electoral impecable y con una mística de años de historia.

 

El radicalismo no por nada superó todos los desafíos que se le pusieron en el camino a lo largo de los tiempos y no mutó como el justicialismo, que pasó de “ismo” en “ismo”, dependiendo de quien fuera el eventual conductor de la fuerza.

 

Ríos no rehuyó a la contienda, pero posiblemente pecó de ingenuo al aceptar una estrategia equivocada o puesta en su camino adrede, de quienes pretendieron plantear una derrota de justicialismo para mejorar las posibilidades de un pos sciolismo kirchnerista de la mano de “Camau” Espínola.

 

Pero se equivocaron. El justicialismo no castiga a quienes aún derrotados dan batalla hasta las últimas consecuencias. Sí castiga y fuertemente a quienes rehúyen de ella protegiendo sus propios intereses. Ese es el caso de Espínola quien ya hace dos años, con otro partido armado entre gallos y medianoche, le arrebató a Ríos un concejal.

 

Hoy y aún si haber empezado el escrutinio definitivo, el alter ego de “Camau”; el diputado Martín Barrionuevo, chicanea en las redes con el recuento de votos y Espínola ya piensa en las elecciones a gobernador. Ninguno se detuvo a analizar las razones de la derrota, solo encontraron al padre de ella; Fabián Ríos.

 

Hasta incluso se habla de que Sonia López podría ser candidata a senadora provincial como premio por haber sacado casi todos los votos que le faltaron a Haciendo Corrientes, en una muestra casi certera de que la estrategia del “ñandú” tiene nombre y apellido.

 

Pero yendo al resultado frío de las elecciones de este domingo 4 de junio, ECO+Cambiemos barrió al Frente para la Victoria con un contundente 50 a 3. El oficialismo provincial y nacional le ganó al kirchnerismo, al justicialismo y al Frente Renovador juntos; en una demostración cabal de que está intacto el poder de fuego del radicalismo y sus socios políticos y sociales.

 

Ahora empieza otra historia, pero ya no se comienza de cero. La madre de todas las batallas electorales en la provincia tiene un ganador con nombre y apellido. Encuentro por Corrientes con Ricardo Colombi y la fórmula que gobernará la capital provincial por cuatro años de Tassano y Lanari, son la muestra más cabal de que “el corazón valiente de Ríos no alcanzó” y que la huida de Espínola, más allá de las fotos y la exposición mediática, fue uno de los factores de la derrota.

 

La mística radical, la militancia a destajo de todos y cada uno de los hombres y mujeres de los partidos políticos y organizaciones sociales que conforman ECO+Cambiemos, el apoyo incondicional del Gobierno Nacional y fundamentalmente la confianza de la gente, puesta al servicio de los intereses de la provincia, fueron los engranajes desequilibrantes de una victoria que no deja dudas.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura