Supermax Supermercados

El último boom entre los jóvenes es un juguete antiestrés inventado hace más de 20 años pero que ahora inunda patios y parques. Se llama Fidget Spinner y es la última tendencia entre escolares y el último grito en los recreos de medio mundo.

[FRASEDESTACADA1]

Si eres madre o padre, lo conocerás por tus hijos y si eres adolescente, probablemente seas ya un hacha en este juego.

 

El nuevo juguete de moda es un aparato antiestrés que en realidad fue inventado hace más de dos décadas, aunque su boom ha llegado ahora.

 

 

El spinner no es más que un pequeño artilugio que cabe en la palma de la mano y consta de tres hélices con un centro giratorio para hacer rotar el juguete. En principio esa es precisamente la gracia, hacerlo girar, girar y girar.

 

Y ya está. Sin embargo, la magia de este aparato parece consistir en hacer trucos y malabares con él, como si de una peonza del siglo XXI se tratara.

 

Este sencillo artículo fue concebido en su momento, hace más de dos décadas, por una mujer que pretendía crear un juguete que, de alguna forma, simbolizara la paz.

 

Muchos de ellos incluso se comercializan como herramientas de ayuda para pacientes con autismo, déficit de atención, estrés, ansiedad y hasta depresión, pues se venden para, presuntamente, aumentar la capacidad de enfoque.

 

Sin embargo, hoy se ha convertido en un juguete popular y, más que eso, en el eje de una controversia que involucra a las familias y la comunidad docente, ya que muchos colegios se han visto obligados a prohibir su uso, ante la avalancha de aparatos en clase.

 

A final del día, dicen algunos, se trata de una moda más que, como el yoyó, el trompo, el cubo de Rubik y muchas otras, terminará desapareciendo para fortuna de todos aquellos a los que hoy la cabeza les da vueltas buscando la forma de deshacerse de este artefacto.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura