Supermax Supermercados

Sostener que si “los docentes lo votan a él, van a ser despedidos”, es no conocer absolutamente la realidad del sistema docente de la provincia de Corrientes y del país y solo es jugar a la vieja estrategia del desesperado “yo o el abismo”, impulsada por Carlos Menem en la década de los noventa.

[FRASEDESTACADA1]

Camau Espínola, derrotado candidato a gobernador en 2013, utiliza su Facebook para no solo mentirle a la gente, a los docentes y a los correntinos en general, sino además para infundir miedo sobre la base de premisas falsas y digas del kirchnerismo que gobernó el país durante doce años y del que él fue, sin lugar a dudas, parte.

 

Sostener que “sé sobre las constantes amenazas de perder sus trabajos si me llegan a votar”, dirigiéndose a los maestros correntinos, es la mejor muestra del total desconocimiento que tiene del sistema educativo provincial y de la imposibilidad cierta de que eso ocurra, ya que la carrera docente tiene, innumerables requisitos para que un docente sea despedido de su cargo. Teniendo incluso que pagar como publicidad esos posteos en las redes sociales, para que alguien los vea.

 

Claro está que la práctica que utilizó en el municipio cuando fue Intendente, así como la que utilizan sus compañeros como Gerardo Bassi, que traslada sin razón a todo aquel que no participa de sus actividades proselitistas, o el intendente de Saladas, que despide gente por ser partidarios de ECO; Camau considera que todos son de su condición y arremete sin saber, metiendo miedo a la gente.

 

Esta práctica, iniciada en los noventa por Carlos Menem, desde el “yo o el abismo”, perfeccionada por el kirchnerismo y profundizada por el cristinismo con por ejemplo, la remoción completa de la planta de técnicos del INDEC para poder manejar las estadísticas inflacionarias o despedir empleados por no aportar el 10  por ciento de su sueldo a La Cámpora, está siendo usada en las redes sociales por el propio Camau, hijo dilecto de ese espacio político que tanto daño le hizo a Corrientes y al país entero.

 

Carlos Mauricio Espínola, dedíquese a proponer, no a asustar; comprométase con la vida, no con la desgracia ajena y fundamentalmente; reconozca que lo suyo nunca fue ni será la gestión pública. Por lo menos hasta que no justifique cada peso que ingresó al municipio durante su gestión y no tuvo control del Concejo Deliberante.

 

(*) Ernesto Blugerman para www.corrientesaldia.com.ar

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Vamos Para Adelante
    Aguas de Corrientes... Desde ahora podes Imprimí tu factura desde tu computadora
    Siempre respeta las señales viales
    Diorama - Revista de Cultura