Supermax Supermercados

Reserva Rincón del Socorro, Esteros del Ibera-Corrientes fue el escenario de la primera experiencia de captura con fines de conservación del ciervo de los pantanos realizada en la provincia de Corrientes.

[FRASEDESTACADA1]

El ciervo de los pantanos es el mayor de las 8 diferentes especies de cérvidos nativos de Argentina y es a su vez, una de las más amenazadas. Su antigua distribución, que incluía a las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Formosa, Chaco, Buenos Aires, Salta y Jujuy se ha visto reducida en la actualidad a escasos núcleos en el país.

 

A día de hoy, Iberá posee una población estimada de unos 10.000 ejemplares, y se convierte en la mayor esperanza para la especie en Argentina. Sin lugar a dudas, la creación de la Reserva Provincial Iberá en el año 1983, así como la declaración de la especie como Monumento Natural Provincial han permitido una significativa recuperación del ciervo de los pantanos, gracias a su protección y a la preservación de los ambientes donde habita.

 

En este contexto y lugar, y aprovechando la experiencia adquirida por CLT durante más de 10 años en el manejo de otras especies reintroducidas, incluído otro cérvido (venado de las pampas) que había desaparecido completamente del interior de Iberá, se evaluó la oportunidad para llevar adelante pruebas de técnicas clínicas y de manejo que permitan conocer las mejores alternativas para el manejo de la especie con fines de conservación.

 

Durante dos días de operativo, realizado en conjunto por CLT, Parques Nacionales, el equipo de Proyecto Pantano y con la autorización del la Dirección de Parques y Reservas de la Provincia de Corrientes, se procedió a la captura y manejo de dos machos y dos hembras mediante sedación efectuada con dardo anestésico. En el período de anestesia se procedió a la toma de muestras (heces, sangre y pelos), lo que van a permitir realizar un posterior chequeo sanitario de los animales.

 

Los primeros días después de la anestesia los animales se mantienen en un corral de una hectárea donde son observados periódicamente antes de ser movidos a un santuario de 30 hectáreas en el que vivirán entre uno y tres meses, tiempo suficiente para seguir adquiriendo conocimiento sobre el manejo de la especie antes de su liberación. A partir de ese momento, y gracias a los radio collares VHF que se les han colocado durante la anestesia para su control sanitario y adaptación a al nuevo lugar, podrán seguir siendo monitoreados en libertad.

 

La posibilidad de hacer un manejo de especies silvestres abre nuevas oportunidades para la conservación y recuperación de animales que por diversos motivos hayan podido desaparecer o ver reducida su población. El éxito de experiencias previas realizadas en este mismo escenario, con el oso hormiguero, venado de las pampas, tapir, pecarí de collar entre otros, permiten ser optimistas en que toda la información y datos obtenidos en esta experiencia con el ciervo de los pantanos, incluyendo el manejo de los animales a campo y las técnicas de análisis sanitarios y sus resultados van a ser cruciales para ayudar a conservar la especie, así como para emprender con mayor posibilidad de éxito nuevos proyectos de reintroducción del ciervo de los pantanos en lugares donde haya desaparecido o necesite reforzar su número de individuos.

 

 

 

 

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios