Supermax Supermercados

Junto a la Asociación Argentina de Padres de Autistas, el Instituto de Formación y Capacitación Municipal coordinó la jornada “Hablemos de autismo por una Corrientes inclusiva”, dirigida a agentes de la Subsecretaría de Salud municipal. En la capacitación se ofrecieron herramientas a los trabajadores comunales para la detección temprana de señales del trastorno del espectro autista.

[FRASEDESTACADA1]

La Municipalidad de Corrientes continúa desarrollando acciones hacia una ciudad inclusiva. En ese marco, en la Casa del Bicentenario se realizó la jornada de capacitación “Hablemos de autismo por una Corrientes inclusiva”, dirigida a agentes de la Subsecretaría de Salud. La actividad fue coordinada desde el Instituto de Formación y Capacitación Municipal (Ifcam).

 

“Estamos trabajando en brindar herramientas para la detección temprana del autismo. Necesitamos contar con un equipo de salud con suficiente preparación, que sepa detectar las señales de alarma, que nos permita avanzar en un diagnóstico temprano y hacer derivaciones adecuadas a las instituciones que trabajan con el tema”, expresó el subsecretario de Salud, Arturo Sandoval.

 

Participaron del encuentro los directores de las Salas de Atención Primaria de la Salud (SAPS) de distintos barrios, junto a personal médico perteneciente a esas dependencias, personal de enfermería y agentes sanitarios.

 

Por su parte, el director de Recursos Humanos y coordinador del Ifcam, Ezequiel Azzi, destacó la trascendencia de la iniciativa: “El intendente Eduardo Tassano está dando mucha importancia a lo que es la capacitación, para llevar a Corrientes hacia una ciudad inclusiva, amigable, moderna, y estos son pasos firmes en ese sentido”, ponderó.

 

“Generamos la posibilidad de brindar herramientas específicas a los agentes municipales, esta vez con los agentes de salud, con la idea de empezar a hablar de ciertas temáticas, en este caso, el autismo”, explicó el funcionario, y seguidamente añadió que “la posibilidad de detectar señales tempranas de este trastorno es fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas”.

 

La capacitación fue dictada por la presidenta de la Apadea Corrientes, Claudia Pérez, quien ofreció información, recursos y lineamientos estratégicos para la inclusión de la población con Trastorno del Espectro Autista (TEA), y para la detección temprana.

 

La directora general de Discapacidad, Andrea Gómez, también acompañó la jornada. “El número de personas con trastorno del espectro autista ha aumentado en los últimos años por eso vimos la necesidad de capacitar en la detección temprana, lo que nos abre las puertas a un abordaje integral para empezar a ofrecer tratamiento y que puedan llegar a la mejor rehabilitación posible”, expuso.

 

Las jornadas sobre el tema continuarán con otras áreas municipales: “Seguiremos con la Subsecretaría de Educación donde también se dan altos indicadores de niños con TEA, para avanzar hacia el abordaje integral en los Centros de Desarrollo Infantil”, adelantó la funcionaria.

 

DETECCIÓN TEMPRANA DEL TEA

 

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico del desarrollo que ya se manifiesta durante los tres primeros años de vida y que perdurará a lo largo de todo el ciclo vital.

 

A pesar de que cada niño con TEA es diferente de los demás, y que la edad de detección varía de unos casos a otros, existen una serie de señales de alarma que pueden hacer recomendable una valoración exhaustiva del desarrollo.

 

Los síntomas fundamentales del autismo son dos: deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social, y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

 

Estos factores de forma aislada no implican que el niño o la niña tenga TEA. Son señales que deben alertar a las familias y a los profesionales del riesgo de que se presente un trastorno de este tipo en el desarrollo, y favorecer la derivación a una evaluación especializada que lo confirme o descarte.

 

- Si hacia los 12 meses de edad: no balbucea; no hace gestos como saludar con la mano, señalar para pedir alguna cosa o mostrar objetos; no reconoce su nombre ni responde cuando se le llama; y no se interesa ni se implica en juegos interactivos sencillos, como el “cucú-tras” o similares.

 

- Si entre los 12 y los 18 meses de edad: no dice palabras sencillas; no responde a su nombre; presenta un uso limitado o disminuido del contacto ocular; ausencia de balbuceo social/comunicativo como si conversara con el adulto; ausencia de imitación espontánea; no señala para pedir algo; no mira hacia donde otros señalan; no enseña o muestra objetos; puede manifestar una respuesta inusual ante estímulos auditivos; falta de interés en juegos interactivos simples.

 

- Si hacia los 24 meses de edad: no dice frases de dos o más palabras, que sean espontáneas y no solo repeticiones de lo que ha escuchado a los demás; tiene dificultades para mantener el contacto ocular cuando se le habla, y no sigue objetos con la mirada; no se implica en juegos compartidos, y parece no disfrutar de la relación compartida con otras personas.

 

 

 

 

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Diorama - Revista de Cultura