Alicia es una emprendedora correntina dedicada al diseño y confección de indumentaria tejida que, en los últimos años, cosechó logros en materia de participación en ferias, desfiles, alianzas y generación de redes de trabajo en el interior correntino. Ahora piensa en insertar sus productos en locales dedicados al rubro en otros puntos del país.

[FRASEDESTACADA1]

Alicia Pintos nació en 2014 de la mano de Norma Alicia Pintos, una artesana de la capital correntina que encontró en la técnica del bastidor, un canal a través del cual transmitir la identidad cultural de la provincia y, también, un modo de vida.

 

Su relación con el tejido comenzó unos 12 años atrás cuando estudiaba el profesorado en Matemática. “Tuve que dejar de ir a clases porque mi hija se enfermó y me dediqué a cuidarla. Me anoté en un taller de tejido en el Jardín Botánico porque quería hacer escarpines para ella”, comenta Alicia.

 

“Después empecé a experimentar con el bastidor pero me costaba bastante, entonces tuve que dedicarle muchas horas”. Recuerda que al principio tejer un cuadro en bastidor de 15 por 15 puntos le llevaba casi una hora. “Ahora los hago en 5 minutos”, se enorgullece Alicia. La perseverancia y la búsqueda constante de nuevos desafíos son dos características clave de su espíritu emprendedor.

 

Pintos viene de participar en el mes de julio de la 5° Fiesta del Poncho Diseño en Catamarca. Allí, como en todos los lugares adonde va, además de exhibir y vender sus productos, atrae a visitantes y compradores tejiendo y enseñando sus técnicas en directo.

 

“Lo que a la gente le gustó de mis productos es que estaban hechos con lana correntina, no podían creer que eran de lana de oveja por la alta calidad. La de Catamarca es muy gruesa”, explica. Las ventas, un éxito: “Vendí todo lo que llevé, entre ponchos, chalecos, gorros, boinas y bufandas”.

 

Alicia Pintos es un nombre que suena en el medio como referente en materia de tejido. Por eso la organización Urdimbre Solidaria, de Mendoza, la invitó a dar una charla sobre emprendedurismo en el Museo del Vino, inmediatamente después de Catamarca. “El objetivo era transmitir que se puede, que siempre hay obstáculos pero con pasos firmes es posible emprender”, comenta.

 

“Las cosas pasan cuando tienen que pasar. Ahora estoy más preparada porque todo el tiempo estoy pensando en cómo mejorar mi producto y cuando cumplo un objetivo ya comienzo a pensar en otro”, explica Alicia, que con esa premisa logró un lugar para participar del último desfile La Plata Moda Difusión, en septiembre, que reunió a diseñadores de México, Ecuador, Chile y Colombia. Allí, además, recibió una invitación para ir a México a enseñar las técnicas que emplea en sus productos.

 

El próximo objetivo de Alicia es colocar sus tejidos en locales del rubro, para lo cual está trabajando en catálogos y nuevas colecciones. “Entendí que mi mercado está en el sur, por las bajas temperaturas, y para eso es fundamental las redes que se tejen con otras emprendedoras”. Junto a sus colegas y amigas Mabel Sosa, de Trenque Lauquen, y Mercedes Schiaro, de Mendoza, ya están preparando una gira por El Calafate y la zona para explorar mercados y dar a conocer allí sus trabajos.

 

 

 

El valor más allá del producto

 

“Yo no vendo solo ponchos, vendo una historia”, señala Pintos. “Detrás de cada pieza está la historia de los productores de Curuzú Cuatiá que se dedican a lavar y peinar la lana para luego venderla a la Cooperativa de Productores Laneros (COPROLAN), la de las tejedoras a quienes enseñé y con quienes ahora trabajo, es toda una red”, explica Alicia.

 

“Mis productos tienen un triple impacto: tejen redes organizacionales, generan fuentes de trabajo y son sustentables y sostenibles”, destaca.

 

Alicia, siempre inquieta, remarca el valor de la formación. Supo aprovechar los distintos programas y capacitaciones que se ofrecen en la provincia. “Cuando recién comencé con mi plan de negocios, en 2014, mi objetivo era que se conozca  mi marga, y lo estoy logrando. Es agotador, a veces me he golpeado contra la pared, pero son enseñanzas”, reflexiona, y agrega: “Es mentira que a todos siempre les va bien”.

 

En ese sentido enfatiza que “es fundamental el trabajo en equipo. Detrás de una marca hay también diseñadores, fotógrafos, modelos, tejedores, productores. Cada uno de estos actores tiene una función y se destaca en algún aspecto. Hay capacidad, formación, y es trabajo que se paga, por eso es importantísimo valorar el tiempo y esfuerzo de cada uno”.

 

 

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios