El secuestro de Cristian Schaerer, hijo del ex ministro de Salud de Corrientes, el 21 de septiembre de 2003, es una causa abierta ya que a pesar de haber sido condenados los miembros de la banda, nunca se pudo encontrar el cuerpo del joven.

[FRASEDESTACADA1]

Ahora, la declaración de un testigo de identidad reservada podría terminar con este misterio que ya lleva 16 años. Para ello se están dragando 25 metros de un arroyo cercano a la ciudad brasileña de Uruguayana.

 

Según trascendió, en ese lugar encontraron “distintas piezas óseas, entre ellas huesos de animales, una pala y trozos de una bolsa de arpillera”. El testigo había precisado que el cuerpo fue trasladado en una bolsa de ese mismo material. Si bien no descartan que puedan ser huesos de animales, hay expectativa alrededor de los resultados de las pericias.

 

La firma que realizó el vaciamiento de unos 9.200.000 millones de litros del lecho del arroyo recibirá el pago 100 mil dólares, por un trabajo que permite chequear el dato aportado por el testigo sumado a la causa por la Policía Federal de Brasil, que trabajó a lo largo de varios años en el caso junto a su par argentina.

 

El complicado rastrillaje había comenzado a gestarse en septiembre de 2018, bajo directivas del fiscal federal de Corrientes, Flavio Ferrini, y se realizaron diversas diligencias previas, como un estudio de impacto ambiental.

 

El informante, que podría cobrar la recompensa de $1 millón si su testimonio permite dar finalmente con el cuerpo de Cristian, dio indicaciones hace dos meses del lugar en donde la banda que lideraban Rodolfo José “El Ruso” Lohrman y José Horacio “Potrillo” Maidana, los dos detenidos ahora en Portugal por robo a bancos y blindados, habría enterrado al joven correntino. Lo cierto es que, esta vez, “hay indicios que nos hacen presumir que los datos aportados por un testigo reservado podrían ser certeros”, reconoció una fuente cercana a la investigación a Infobae.

 

EL SECUESTRO DE CRISTIAN

El 21 de septiembre de 2003, el joven de 21 años fue sorprendido por los delincuentes cuando se bajaba de su vehículo para abrir el portón del garaje de su casa del barrio Las Tejas, a 15 cuadras del microcentro correntino. Durante la investigación se determinó que los secuestradores lo mantuvieron oculto en varios lugares: la localidad de Saladas, a 100 kilómetros de la capital provincial; la ciudad correntina de Paso de los Libres y la brasileña Uruguayana.

 

Para exigir el pago del rescate, los secuestradores enviaron un audio del joven. “Si ustedes no pagan me van a matar. Quiero vivir, por favor pagá, papá. Quiero tener hijos, formar una familia, vivir de mi profesión”, le pedía Cristian a su papá. “Tengo veintiún años y muchos proyectos. No molesten a los secuestradores, pagá por mi vida, si no, me muero. Estoy destruido, todo lastimado. Tengo la rodilla, una pierna y la cabeza golpeadas. Tengo diez kilos menos, me falta un diente. Estoy todo mutilado. Me pegan todo el día. Si me ves no me vas a reconocer”, rogaba.

 

Dos meses después de su captura, Pompeya Gómez, mamá de Cristian, pagó un rescate de 277.000 dólares en Ciudad del Este (Paraguay), pero el joven, hijo de Juan Pedro Schaerer, un ex ministro de Salud de Corrientes, que por causas penales pendientes se encuentra prófugo en Paraguay, nunca fue liberado.

 

Mientras Lorhman y Maidana se mantuvieron en la clandestinidad, el caso tuvo dos juicios orales: en el primero recibieron condenas a 25 años de prisión los líderes de la banda, Cristian Carro Córdoba y Raúl “Caniche” Salgán; 16 años Gonzalo “Paragüita” Acosta y 12 años Claudio Cornelli Belén.

 

En tanto, en un segundo debate habían sido absueltos el resto de los imputados, pero la Cámara Federal de Casación Penal condenó en 2013 al policía Miguel Ángel Ramírez (18 años) y a los hermanos Sergio y Oscar Salgán (17 años), María Esther Sudo (17 años) y su hijo, Jorge Sudo (11 años).

 

Esta semana se conocerá en Portugal la sentencia en el juicio que se les sigue allí por los cuatro robos a bancos y blindados a los líderes de la banda. Si bien la Justicia de ese país ya concedió la extradición de ambos a la Argentina, “El Russo” Lorhmann, nacido en Lima, y José Horacio Maidana, en Paso de los Libres, tienen otras causas pendientes en la Justicia de Bélgica. Sólo después de cumplir con las condenas en Europa podrían ser juzgados en nuestro país.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios