El Instituto Correntino del Agua y del Ambiente (ICAA) dio a conocer el informe elaborado por el Instituto Nacional del Agua (INA) respecto a posibles escenarios hidrológicos en la Cuenca del Plata durante el período marzo-abril-mayo de 2020.

[FRASEDESTACADA1]

El resumen señala que espera un trimestre con condiciones normales de precipitaciones en el norte del litoral argentino y en el sur de Brasil, al igual que en las cuencas del río Uruguay y Paraguay.

 

Con respecto a la hidrología, durante la primera mitad del trimestre persistirían las condiciones de bajos excedentes en las cuencas formadoras de los grandes ríos. Se espera que posteriormente comience un gradual retorno a una situación normal. Los caudales de los grandes ríos de la cuenca se mantendrían en valores acotados, sin tendencia definida en las próximas semanas.

 

PRECIPITACIONES

Los registros de precipitaciones ocurridas durante los primeros meses del corriente año indican que en el mes de febrero se presentó nuevamente un patrón de lluvias por encima de lo normal en la cuenca alta del río Paraná. Las condiciones húmedas del mes de enero en cuenca media del Paraná se tornaron deficitarias durante febrero.

 

Se mantuvieron las anomalías negativas de precipitación en la cuenca del río Uruguay para todo, al igual que en las nacientes del río Paraguay. Finalmente, para el norte y sur del litoral fue un mes con lluvias por debajo de lo esperado, mientras que para la provincia de Corrientes fue un trimestre levemente por encima de lo normal producto del evento de precipitación extrema del 14 de febrero.

 

SITUACIÓN HIDROLÓGICA

En relación a la evolución hidrológica actual y perspectiva, el río Paraná en el tramo correntino tuvo un aporte acotado la cuenca registró leves anomalías positivas de lluvia. El aporte en ruta se mantuvo siempre muy acotado. De acuerdo con la perspectiva climática, no se espera una recuperación importante, por lo menos en las próximas semanas.

 

El caudal afluente a Yacyretá se mantuvo con valores por debajo de lo normal fluctuando con un máximo de 12.600 metros cúbicos por segundo el 1 de febrero y un mínimo de 9.500 metros cúbicos por segundo el 24 de febrero. Finalizó el mes con un caudal de 10.200 metros cúbicos por segundo. El promedio del mes fue 11.300 metros cúbicos por segundo, 200 metros cúbicos por segundo superior a enero de 2020, pero un 36% por debajo del promedio mensual de los últimos 25 años.

 

El caudal descargado fluctuó con valores del mismo orden de magnitud, entre un máximo de 13.100 el 04 de febrero. Del 23 al 26 de febrero mantuvo el nivel mínimo 10.100 metros cúbicos por segundo. El promedio fue de 11.200 metros cúbicos por segundo, 300 metros cúbicos por segundo menos al mes de enero de 2020.

 

En el tramo argentino del río Paraná, oscilación en la franja de aguas bajas, no se registraron anomalías de lluvias muy significativas, predominado las positivas sobre la franja media del Litoral. La perspectiva climática permite esperar una actividad dentro de los valores normales en lo que resta del trimestre al 30 de abril próximo.

 

Se registró en enero una gradual y acotada recuperación de los niveles hidrométricos.

 

El nivel en Corrientes registró los acotados pulsos de caudal de Yacyretá, comenzando el mes con un valor máximo de 3,20 metros el 09 de febrero, manteniendo oscilaciones con tendencia a la baja cerrando el mes con un nivel de 2,50 metros el 29 de febrero. (Nivel de Alerta 6,50 metros-Nivel de Evacuación 7,00 metros). El promedio mensual fue de 2,84 metros, es decir 1,63 metros por debajo del valor medio mensual desde 1995, levemente superior al promedio del mes de enero de 2020.

 

En la escala de Goya se registró un patrón oscilante con un leve descenso, pasando por un máximo observado el 10 de febrero de 3,30 metros, terminando el mes con 2,78 metros (Nivel de Alerta 5,20 metros-Evacuación 6,70 metros). Promedió en el mes 3,06 metros, levemente superior al del mes de enero de 2020.

 

Dada la perspectiva climática, se espera que durante el trimestre de interés los niveles se mantengan dentro de la franja de aguas bajas, con una gradual recuperación hacia el final del período.

 

El Río Uruguay presentó los caudales acotados (corto y mediano plazo) y la expectativa de normalización (largo plazo), en la mayoría de la cuenca predominaron valores negativos de anomalías de precipitación (moderados a intensos). En consecuencia, persistió un escenario caracterizado por caudales medios mensuales situados por debajo de los promedios históricos (serie 1980-2019), en todos los tramos del río.

 

El derrame mensual de la alta cuenca se situó en torno a 753 metros cúbicos por segundo, sin registrar variaciones significativas al respecto del mes precedente (750 metros cúbicos por segundo). Esta situación también se observó para el tramo San Javier – Monte Caseros.

 

En Santo Tomé se observó un derrame mensual de 1100 metros cúbicos por segundo (1200 metros cúbicos en enero) y en Paso de los Libres este alcanzó un valor de 1300 metros cúbicos por segundo (1420 metros cúbicos por segundo en enero).

 

La perspectiva climática para la cuenca indica la probabilidad de caudales acotados, aunque con gradual recuperación hacia el final del trimestre de interés. No obstante, se prestará atención a posibles pulsos de crecida de corto plazo, de rápida reacción, especialmente en la cuenca media.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios