La Universidad Nacional del Nordeste suma un nuevo aporte a la lucha contra el Coronavirus. A partir de un convenio firmado con el gobierno de la provincia del Chaco, pone a disposición las instalaciones, personal y maquinaria del Instituto de Medicina Regional, para que allí se analicen muestras para el diagnósticos de Covid-19. Así, el Instituto se constituye en un nuevo centro de análisis para la provincia y se proyecta realizar un promedio de 25 diagnósticos relacionados al Covid-19 por día.

[FRASEDESTACADA1]

“A pedido del gobierno del Chaco hemos puesto a disposición el Instituto de Medicina Regional de nuestra universidad, que está localizado en el Campus Resistencia, donde hay un equipo de profesionales altamente calificados”, explicó la Rectora Delfina Veiravé tras el acto de firma del convenio, que tuvo lugar este jueves 2 de abril, en el despacho del gobernador, Jorge Milton Capitanich.

 

“Hemos firmado un acuerdo para establecer las condiciones de ese servicio que la universidad está prestando, en relación al equipamiento y a todo lo que se requiere para esta actividad tan importante para la detección precoz y sumar así a paliar el contagio de esta epidemia que estamos sufriendo”, agregó en declaraciones a Chaco Tv.

 

“Muchas gracias por la gentileza y el trabajo. Realmente es una contribución extraordinaria”, valoró Capitanich durante la firma del acuerdo.

 

La Rectora de la UNNE informó también al mandatario provincial sobre otras acciones que la Universidad está realizando a través de las distintas Facultades e Institutos, en el marco del accionar del ámbito universitario a modo de aporte para la contención del Coronavirus. “Todo lo que la universidad pueda hacer y aportar, que de hecho lo estamos haciendo en otras líneas de trabajo”, dijo Veiravé.

 

El aporte del IMR

 

El trabajo que realiza el personal del Instituto de Medicina Regional de la UNNE en el marco de este acuerdo, es el de recepcionar las muestras que desde el Ministerio de Salud Pública del Chaco envían, tal como vienen realizando con otros centros de diagnóstico. “Por lo cual los pacientes no van a ir al instituto, ni personal del instituto va a tomar muestra de los pacientes”, aclaran.

 

“En el IMR se realiza la extracción del material genético del virus y su amplificación mediante Reacción en Cadena de la Polimerasa en tiempo real (real time PCR)”, explicó el director del IMR, Dr. Luis Merino.

 

“El Instituto colabora con la infraestructura, el personal especializado y aparatología”, señaló en tanto en declaraciones a Radio Unne, 99.7, y explicó que para el trabajo se armaron equipos con los y las docentes investigadores/as que componen el personal de planta, y también algunos becarios.

 

“Todo el personal decidió ponerse a disposición de esta situación”, destacó también el Dr. Gustavo Giusiano, del Área Micología del IMR, quien acompañó a la Rectora a la reunión y firma de convenio. Agradeció la predisposición de sus colegas y destacó también el trabajo del Dr. Raúl Horacio Lucero, jefe de Área Biología Molecular del instituto.

 

Así, unos 15 profesionales ya se encuentran trabajando en el proceso de diagnóstico. “Empezamos el martes (31 de marzo), y se han realizado hasta ahora, las muestras que recibimos que son un promedio de 25 por día”, comentó Giusiano. No obstante, el Instituto tiene capacidad para procesar el número de muestras que la Provincia requiera, de acuerdo a la entregas diarias que realicen. Y “serán análisis complementarios a los que ya se realizan actualmente en el Hospital Perrando de la ciudad de Resistencia, y los que se harán en los espacios que proyectan habilitarse en los próximos días”, agregó Merino para destacar la importancia de la descentralizaciòn del trabajo.

 

“Creemos que el aporte de la universidad es muy importante, y en este caso porque esto ayudaría a descomprimir el trabajo en Salud Pública, que tiene que continuar atendiendo otros casos, y no solamente los relacionados al Coronavirus”, dijo en contacto con la radio de la UNNE.

 

El aporte de la UNNE a partir del trabajo del IMR “permite que los resultados estén mucho más rápido. Y no solo los positivos, sino también los negativos que son la mayoría. Y eso tb es muy importante”, agregó.

 

El Instituto de Medicina Regional de la UNNE cuenta con un laboratorio de biología molecular “con todas las normas de bioseguridad internacionalmente consideradas como tal, desde campanas de bioseguridad hasta la distribución espacial de los laboratorios que permite un flujo de personas que no interfieran entre las diferentes etapas de un proceso de biología molecular”, destacó Giusiano. “Separados aquellos que trabajan directamente con las muestras, separados de la parte donde hacen extracción de ADN, y separados incluso, en la planta baja, donde se hace la parte final de esta técnica que es la PCDR”, sumó a la explicación sobre el trabajo que realizan.

 

“Capacidad operativa tenemos”, aseguró y explicó también que se trabaja en coordinación con el Ministerio de Salud del Chaco quienes envían “no solamente las muestras sino también los insumos (reactivos, insumos descartables) y kits de diagnóstico que envían desde el Ministerio de Salud de la Nación”.

 

El instituto más allá del Covid

 

El Instituto de Medicina Regional se creó en el año 1937 y comenzó sus actividades en 1942. En 1954, traslada su sede a la ciudad de Resistencia (Chaco), y dos años después se crea la UNNE y el IMR se integra a la universidad como el primer Instituto de Investigaciones Científicas dependiente de Rectorado. Destacadas personalidades trabajaron en ese tiempo y contribuyeron a conformar un centro de referencia para la región.

 

Desde sus inicios, el IMR se dedicó a la investigación científica, a las actividades de actualización y perfeccionamiento; y, también, a la asistencia/asesoramiento en materia de las patologías infecciosas y tropicales de prevalencia regional.

 

El IMR tiene como misión contribuir a mejorar la salud y la calidad de vida del hombre, mediante: la investigación científica orientada a la resolución de los problemas sanitarios que afectan a las comunidades del Noreste de la República Argentina; la prestación de servicios técnicos especializados para el estudio y propuestas de solución a problemas sanitarios concretos que presente la comunidad y la realización de estudios diagnósticos especiales y/o la atención médica especializada.

 

También la participación de los investigadores como consultores en asesorías y desarrollo tecnológico que sean requeridos por organismos públicos o privados y la docencia a través de la formación y la actualización de los integrantes del instituto en el grado y el posgrado.

 

Entre sus objetivos, se destaca “la investigación científica para estudiar los problemas sanitarios y/o enfermedades que surjan o sean de mayor prevalencia e incidencia en el NEA. Principalmente, aquellos que sean de carácter endemo-epidémico y los de contaminación ambiental con riesgo para las comunidades”. Por este motivo, se realizan estudios etiológicos, epidemiológicos, ecológicos, ambientales, moleculares, etc., útiles para la elaboración de una solución.

 

Además, “la prestación de servicios para la realización de estudios especiales y/o atención médica especializada que se realizan según la demanda de profesionales que desarrollan sus actividades dentro o fuera del Instituto”, y la “transferencia tecnológica, asesorías y desarrollos tecnológicos, que se efectúan a demanda bajo la firma de acuerdos de cooperación”.

 

En el IMR funcionan las áreas de Medicina Tropical, Micología, Bacteriología, Entomología, Bioquímica Clínica, Esterilización y Seguridad biológica, Parasitología, Inmunología y Biología molecular.

 

 

 

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Comentarios