La intendente de la localidad correntina de San Isidro, Vilma Ojeda quedó en el ojo de la tormenta al hacer aprobar en el Concejo Deliberante una ordenanza mediante la cual se establece que los propietarios de emisoras o espacios radiales de la localidad “están obligados” a difundir el parte de prensa municipal, amenazándose en el punto 2 a quien incurra en “la divulgación de una noticia distinta o interpretativa a la que el municipio oficialmente da a conocer”. Tras el escándalo que alcanzó niveles nacionales, intentó revertir su imagen asegurando que se está malinterpretando la norma, aunque por la claridad de su letra ésta no deja lugar a una mala interpretación.

[FRASEDESTACADA1]

En una entrevista concedida a una FM de Mercedes, aunque no atendió ningún llamado de los medios de Corrientes aduciendo que su teléfono no recibía llamadas, aseguró textualmente que “hoy a la mañana me entero por medios provinciales y por Facebook que estaban malinterpretando esta ordenanza, entonces me reuní con el equipo, porque la ordenanza todavía no estaba promulgada…, entonces justamente esta ordenanza se trata de los informes o partes de prensa oficial del municipio donde se veta parcialmente para que se entienda la interpretación de la ordenanza”. Poco claro, porque no se sabe qué vetó “parcialmente” como informó su responsable de prensa mediante un comunicado oficial.

 

Pese a la complacencia de la entrevista y hasta a alguna ayuda para cerrar ideas, Ojeda trato de explicar: “cuál es la interpretación de la que nosotros tratábamos la ordenanza, es que toda… todo… no trata de obligarse, no trata de obligar a ninguna radio ni prohibirle a la libertad de prensa, nunca fue mi intención de eso, y que es lo que nosotros pedimos en la interpretación de la ordenanza  que quiere decir a que se basa, es que toda aquella publicación o parte prensa oficial se trate tal cual como es, porque a veces…..un ejemplo como decirte,  se está tratando o se está reuniendo el Concejo, todavía no terminan la sesión y ya están informando lo que se está tratando, cosa que todavía no es oficial”.

 

Textual, extraído palabra por palabra y hasta pausa por pausa de lo dicho por la intendente de San Isidro en esa nota con tono amigable y en la que, entre otras cosas, demostró de que no sabe de qué se trata la labor del periodismo, y que no es la de informar “solo” lo que es oficial.

 

Y continuó Vilma Ojeda: “Hoy justamente tenemos todo esto que es esta pandemia que azota a todo el país….el mundo, nosotros tenemos FM locales donde hay lugares de este pueblo donde no llegan algunas, pero si por otra la población puede escuchar, entonces que los medios de comunicación que lo quieran leer, que lo lean tal cual como es oficial, y después si quieren, como está la libertad de expresión, quieren opinar o que estén o no estén de acuerdo, eso ya no depende más de lo que no es oficial. Nosotros solamente la información, justamente es que se haga la oficial. Tenemos la información que la gente tiene que estar informada, con lo que el ejecutivo está brindando al pueblo”. Habrá entendido alguien?

 

Porque pese a estas confusas palabras, el artículo 1 de la ordenanza reza, también textualmente: “ESTABLECER, que cada propietario de radio difusión, como cada persona que posea un espacio radial, está obligado a difundir el parte de prensa Oficial del Municipio de San Isidro”.

 

Consultada sobre las multas con las que se advierte se sancionará al que no cumpla con el segundo artículo de la ordenanza, Vilma Ojeda volvió a la confusión: “Mira, nuevamente te voy a repetir, la multa no es para aquel que opina ni para aquel medio que lo pueda leer o no, eso no es multa, no, no está la multa para ellos, es para aquellos que… yo saco una parte oficial, ver si nos entendemos, yo saco una parte oficial de una nota, está leyendo y no lee lo correcto, lee lo que quiere y veces no está informando lo que…(“o mal interpreta o pasa su  informe a su criterio” se escucha la clara ayuda de quien la entrevista para sacarla del paso)….a su criterio, ese es el significado de esa ordenanza”.

 

Habrá que explicarle a la intendenta de San Isidro, de extracción Justicialista y que en alguna oportunidad aspiró a presidir el PJ de ese departamento, que la ordenanza aprobada en su artículo 2 tampoco deja lugar a dudas: SANCION. La divulgación de una noticia distinta o interpretativa a la que el municipio oficialmente da a conocer, será considerado falta grave y será sancionado con MULTA de 500 (quinientos) a 1000 (mil) litros de nafta super al precio oficial YPF al momento de condenar al incumplidor, siendo responsables solidarios tanto el propietario de la emisora como el propietario del espacio radial en el que se divulgue la noticia”.

 

En otras palabras, no queda muy en claro que es lo que trata de explicar o defender, hubiera sido mucho más claro y honesto decir: nos equivocamos, está mal y derogamos la ordenanza que consta nada más que de cuatro puntos, y los dos últimos son casi de forma, o sea imposible vetarla parcialmente.

 

No obstante, trató de dejar en claro que aún no estaba vigente: “entonces… y todavía creo que después se presenta al concejo, sale la ordenanza, tenemos diez días hábil para tratar, y esto todavía no fue oficial, y hoy escucho por todos los medios tratando como que fue oficial. Ese veto (que nunca explicó cuál era) justamente es para que se interprete cual fue la intención de la ordenanza”, o sea, como todo lo anterior, no se entendió.

 

Vale una aclaración, esta nota no está mal redactada, nos remitimos a las textuales palabras de la jefa comunal y al texto de la ordenanza.

 

Fuente: diariolarepublica.com.ar

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Comentarios