La alegría se advierte en la voz y también en las fotos que el Dr. Martín Chaparro compartió con la Coordinación Gral. de Comunicación Institucional de la UNNE, apenas pocas horas después de haber arribado a Buenos Aires, después de casi dos meses de permanecer varado en Estados Unidos, por el cierre de fronteras ante el avance del Coronavirus.

[FRASEDESTACADA1]

“Ayer nos llamaron a última hora y pudimos regresar a Buenos Aires.  Estamos muy contentos de estar de vuelta”, contó este epidemiólogo que integró la lista de 156 pasajeros del vuelo de la empresa Copa Airlines que salió en la noche del martes 5 de mayo, desde Miami. Otra persona oriunda de Chaco, y un total de 5 profesionales de salud regresaron en ese avión.

 

“Todavía no puedo creer”, agrega emocionado este investigador que anhelaba volver también para aportar al sistema sanitario argentino en el esfuerzo por contener el Covid-19. “Sentimos impotencia por no poder estar en Argentina cumpliendo con nuestro deber, nuestra vocación”, había dicho un día antes, en comunicación telefónica con Radio UNNE, 99.7.

 

Especializado en epidemiología (matrícula PNº 6609), Chaparro es oriundo de Resistencia, Chaco, y graduado de la Universidad Nacional del Nordeste. Terminó sus estudios en la Facultad de Medicina de la UNNE en el 2011 y avanzó luego con más formación académica. Comenzó a orientarse hacia la especialidad que eligió y cuatro años después integró la primera camada médicos epidemiólogos en Chaco.

 

Realizó su residencia en la Dirección de Epidemiología de la provincia del Chaco, y en 2015 viajó a Capital Federal donde realizó una especialización, un Máster en Investigación Clínica y Epidemiológica que cursó en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Su capacitación en esta especialidad la completó luego con prácticas en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

 

Justamente saberse con esta especialidad, generaba en él la angustia de no poder estar en su país para aportar en esta pandemia. “Me especializo en una de las áreas que más médicos necesita en este momento”, dijo a los medios que durante los últimos días reflejaron su caso, y de los más de 3 mil argentinos varados en distintas partes del mundo desde la disposición del aislamiento social, preventivo y obligatorio y el cierre de fronteras del país, entre las distintas medidas que el gobierno nacional tomó para hacer frente a la pandemia.

 

Ahora, alojado en un hotel como indica el protocolo dispuesto por el Ministerio de Salud de la Nación para las personas repatriadas, Chaparro cumple el aislamiento y espera dispuesto los controles de rutina en estos casos. “Voy a trabajar desde acá”, cuenta ansioso por retomar su labor y ver cómo puede aportar a la inmensa labor que están llevando adelante sus colegas para tratar de contener el avance del virus.

 

“Estoy dispuesto ayudar en lo que se necesite”, dice entusiasmado y comentó que ya está en un grupo que trabaja en una nueva investigación vinculada al tema Covid-19-

 

Casi dos meses varado en EEUU

 

Martín fue uno de los 2.500 de argentinos que quedaron varados en Estados Unidos. El pasado 10 de marzo, había viajado a Japón para un curso de perfeccionamiento. Tres días después la OMS decretó la pandemia por coronavirus y luego el gobierno argentino decidió cerrar sus fronteras. “Cuando me entero que Argentina cierra las fronteras, que el problema empieza a ser global, quiero adelantar mi regreso, pero ya no tuve suerte, no pude tomar los últimos vuelos”, recordó con tristeza este médico chaqueño que desde el 24 de marzo permanece varado en Miami.

 

Durante estos casi dos meses, fue una de las voces y los rostros que se unieron para visibilizar su situación. Unidos en la preocupación, angustia, desesperación y hasta indignación, pero principalmente la necesidad y ganas de volver, los argentinos varados en el exterior se sostienen y delinean estrategias para hacerse escuchar. Martín integró el grupo de compatriotas en EEUU, y se lo pudo ver sosteniendo un cartel con la leyenda “QueremosVolverACasa, que decenas de profesionales levantaron ante las cámaras de sus celulares para fotos y videos que compartieron por redes sociales.

 

“A esta altura todas las personas que estamos acá somos vulnerables, no sólo física sino también mentalmente, la angustia empieza a tener un peso muy importante”, había dicho Chaparro durante la entrevista en la Radio de la UNNE, el pasado lunes, cuando aún esperaba noticias de un posible regreso a la Argentina.

 

“Que ya hayan transcurrido tantos días sin tener un indicio es angustiante, nos preocupa mucho la extrema angustia que están viviendo todos los argentinos varados. La desesperación es terrible. Estamos en un grupo de whatsapp y los mensajes son de extrema preocupación. Esto es como una bomba de tiempo, si no actuamos rápido”, ”, había alertado también.

 

Durante la comunicación telefónica, comentó además que lo económico resultaba (y resulta aún para quienes siguen varados en el exterior) un factor decisivo. “Todo lo que sea recurso económico se agotó, con 60 días no hay bolsillo que aguante”, dijo Chaparro y aseguró que no recibieron ayuda alguna.

 

Pero destacó en ese marco el valor de la solidaridad argentina. “Al principio estaba en un hotel, pero cuando la primera semana vi que no tenía respuesta, fui a un hostel, en un cuartito más chiquito. Pero después un argentino que vive hace varios años acá y escuchó nuestros casos, se solidarizó”, comentó. Así, Martín pudo pasar los últimos días en la casa de este compatriota.

 

La valía de los recursos humanos

 

Este médico chaqueño cuenta con una destacada formación en epidemiología. Tiene además conocimiento y experiencia en otras enfermedades del país y la región, como Chagas y Dengue. Estuvo muy vinculado al programa de Chagas de la provincia del Chaco, y se involucró luego en capacitaciones del Ministerio de Salud de la Nación, donde participó de varios proyectos relacionados a la temática como “Chagas en las escuelas”, la realización de estudios serológicos para Chagas congénito en embarazadas.

 

En relación al Dengue, una de las principales problemáticas sanitarias del Nordeste argentino opacada de algún modo hoy por el impacto del Covid-19, realizó diversos trabajos de investigación. “Viajé a la frontera con casos como brotes de dengue en Bolivia, también en Iguazú para hacer estudios de dengue, y también trabajos sobre gripe, influenza”, contó en diálogo con Radio Unne, 99.7.

 

Luego, ya Instalado ya en Buenos Aires, trabajó en una Ong que realiza investigaciones en salud pública sin intervención farmacológica, y hace un año trabaja en una compañía que hace estudios clínicos mundiales. Idealista y con ganas de cambiar el mundo, como se presenta en sus cuentas de redes sociales, el Dr. Chamorro trabaja también ad honorem en la Facultad de Medicina de la UBA donde da clases hace 12 años.

 

El aporte al sistema sanitario chaqueño

 

Debido a su contrato laboral en Buenos Aires, Chaparro debe permanecer allí tras su regreso al país. Sin embargo, continuará -como lo viene haciendo-, vinculado a su provincia natal y aportando desde sus conocimientos y experiencia. “Yo siempre seguí y sigo muy conectado con el Chaco, trabajando con colegas, haciendo estudios, investigaciones allá”, aseguró y comentó, a modo de ejemplo, sobre el último estudio que se publicó recientemente en una revista científica de prestigio internacional, sobre la vacuna para el HPV, investigación que se realizó en escuelas de Resistencia, y buscó conocer más sobre la aceptabilidad de la vacuna en las niñas de 11 años.

 

“Así que en lo que pueda colaborar, por más que esté a la distancia lo voy a hacer.

 

Como lo vengo haciendo”, afirmó. “Estudios para que se sepa de la realidad y aportar evidencia local para la toma de decisiones de las autoridades”, agregó.

 

Consultado sobre su aporte desde su especialidad en este contexto, Chaparro explicó que “la epidemiología trata de entender un poco el panorama de los determinantes de salud y de tratar de conocer un poco los factores que intervienen para que ocurran las enfermedades”.

 

“Hoy toca esta epidemia pero hay un montón de factores que influyen y son importantes a la hora de entender cómo actuar, qué intervenciones hacer, para que realmente reduzcan las muertes, la cantidad de casos, el impacto económico y sanitario. Todos esos factores estudia la epidemiología que es el área en la que me desempeño, así que ahora más que nunca en este momento es importante y creo que se podría aportar mucho con esta mirada”, aseguró.

 

El sostén de los afectos a la distancia

 

La contención y ayuda para Martín estuvo este tiempo sostenida por los afectos. Servidos de la tecnología, tan utilizada en estos tiempos de aislamiento, sus familiares y amigos se mantuvieron -y mantienen- comunicados con él. “Toda mi familia está en el Chaco, mis padres que son personas mayores”, contó con cierto dejo de preocupación por ellos, cuando aún estaba en Estados Unidos.

 

Como él, cada vez son más las historias de argentinos varados en el exterior que logran el final feliz de volver a casa. Pero muchos son aún los que esperan. En la lista hay muchos profesionales de la salud que ansían y piden volver también para sumarse a la lucha contra el virus. Médicos, kinesiólogos, odontólogos, bioquímicos, radiólogos, investigadores y enfermeros, entre otras especialidades.

 

Según se informó el sábado último desde la Cancillería Argentina, el cronograma de vuelos de repatriación continúa por estos días, con listados de pasajeros que Cancillería argentina define de acuerdo a las prioridades establecidas por los protocolos sanitarios.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Comentarios