Se trata de una práctica médica compleja para tratar a los pacientes que padecen un ACV Isquémico. El tratamiento estuvo a cargo de profesionales altamente capacitados de la Unidad de Stroke del Hospital Escuela, quienes destacaron la importancia de que la familia reconozca los síntomas para actuar de forma inmediata y así reducir las secuelas.

[FRASEDESTACADA1]

El equipo de la Unidad de Stroke del Hospital Escuela Gral. José Francisco de San Martín, dependiente del Ministerio de Salud Pública de la Provincia, realizó este jueves un nuevo procedimiento de trombólisis. La práctica se concretó de forma inmediata en una mujer de 70 años que ingresó con un segundo Accidente Cerebro Vascular (ACV).

 

Entre las acciones que se llevan adelante desde la Provincia para la prevención, diagnóstico temprano y tratamiento, ayer fue presentada por el titular de la cartera sanitaria provincial, Ricardo Cardozo, la Red Integrada de Atención del Accidente Cerebrovascular Isquémico, la cual se encuentra en pleno funcionamiento. Este sistema de atención, que implica organización, equipamiento y recursos humamos altamente capacitados, tiene como finalidad mejorar la calidad de vida de los pacientes.

 

Héctor Álvarez (M.P.: 4.528), Neurointensivista a cargo de la Unidad de Stroke detalló: “Esta mañana ingresó al hospital Escuela una paciente de 70 años con un segundo ACV Isquémico, el primero lo había padecido hace tres años. De manera inmediata recibió el tratamiento y ahora se encuentra evolucionando favorablemente”.

 

El procedimiento de Trombólisis requiere personal altamente capacitado para llevarlo adelante y de una droga de alto costo, que es suministrada por el Ministerio de Salud Pública. El tratamiento debe realizarse entre las tres y hasta las cuatro horas y media después de ocurrido el ACV, obteniendo mejores resultados cuanto antes se inicie el procedimiento.

 

“Cuando se trata de un ACV, cada segundo cuenta”

 

“Los familiares de la paciente reconocieron los síntomas y actuaron de forma inmediata acudiendo al hospital, cuando llegó le hicimos una trombólisis intravenosa y ahora evoluciona favorablemente”, precisó Héctor Álvarez.

 

El equipo de profesionales está integrado además por los doctores Martín Cedrolla, Agustín Palma y Emiliano Alfonso.

 

Explicó que “cuando se trata de un ACV, cada segundo cuenta, y no es un modo de decir, sino que literalmente a cada segundo mueren 34.000 mil células cerebrales debido al bloqueo que detiene el flujo sanguíneo en el cerebro, lo que priva de nutrición y oxígeno. Por ello, es fundamental que una persona pueda reconocer los síntomas”.

 

Si una persona tiene problemas para hablar (comprometiendo la expresión y/o la comprensión), debilidad en un brazo (puede o no acompañarse con debilidad en pierna del mismo lado), asimetría facial, dolor de cabeza de gran intensidad, pérdida de la visión de un ojo o visión borrosa, dificultad para coordinar los movimientos, mareos, vértigo, dificultad para caminar, es necesario llamar al servicio de emergencias.

 

“Una persona puede sufrir un ACV en más de una ocasión. Por lo que es clave mantenerse alerta, cuidar la alimentación, realizar actividad física, controlarse periódicamente y llevar una vida saludable”, recordó Álvarez.

 

El ACV genera 17 millones de muertes al año en todo el mundo, además de posibles discapacidades para los recuperados. Un 80% de los casos se pueden prevenir, puede sufrirlo cualquier persona independientemente de la edad y su recuperación puede durar toda la vida.

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios