Junto a docentes, tutores y principalmente los niños, el intendente encabezó un acto de reapertura de las aulas en el CDI Nº 3 del barrio Lomas del Mirador. De esta manera, los chicos de las salitas de 4 años pudieron volver al jardín. “Recomenzar esto es un gran paso en la recuperación del tiempo. Acompañamos la decisión del Gobierno provincial de comenzar las clases y queremos seguir en esa línea”, afirmó.

[FRASEDESTACADA1]

El intendente Eduardo Tassano encabezó en la mañana de este martes el acto inaugural del ciclo lectivo 2021 para los alumnos de los Centros de Desarrollo Infantil “Mitaí Roga” (CDI) de la ciudad de Corrientes. En la oportunidad, la actividad central tuvo lugar en el CDI Nº 3 del barrio Lomas del Mirador, espacio educativo donde se celebró la vuelta a la presencialidad de los chicos luego de un año en el que el sistema educativo estuvo estrictamente ligado a la virtualidad debido al aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus.

 

Así, el CDI del Lomas del Mirador volvió a recibir -aunque de manera reducida- a los chicos, tanto de ese barrio como de otros cercanos como Punta Taitalo, Apipé y Molina Punta, los cuales se distribuyen en salas de bebés y de 2, 3 y 4 años.

 

“Estamos en el CDI N° 3, muy contentos, inaugurando el ciclo de los jardines que tenemos en la ciudad. Teníamos una demanda contenida y estamos felices porque sabemos que la educación y las actividades deportivas fueron dos de las cosas que más han sido afectadas en niños durante la pandemia”, manifestó Tassano. “Recomenzar esto es un gran paso en la recuperación del tiempo. Acompañamos la decisión del Gobierno provincial de comenzar las clases y queremos seguir en esa línea”, agregó.

 

En ese marco, el intendente resaltó la importancia de cumplir con todos los protocolos y cuidados necesarios, y agradeció públicamente el trabajo de los trabajadores de la Subsecretaría de Educación municipal: “Las docentes hicieron una gran labor en la conformación del protocolo, es algo para aplaudir porque nos facilitaron mucho la tarea”, valoró.

 

“LOS CHICOS NOS DIERON UNA RECIBIDA REALMENTE HERMOSA”

 

“Estamos muy contentos, compartiendo con los chicos, que nos dieron una recibida realmente hermosa. Es un momento muy especial, ya que volvemos a la presencialidad luego de un año de pandemia, así que aquí estamos, con todos los recaudos, protecciones y cuidados”, sostuvo por su parte Lanari. “Hemos trabajado durante todo este tiempo para brindar a los más chicos y a los docentes la mayor seguridad posible en las aulas”, afirmó luego.

 

Seguidamente, el viceintendente consideró que “la presencialidad ayuda muy profundamente en cosas que no se pueden aprender a través de una clase por ‘Zoom’, como el compartir, el vivir en comunidad y tantas otras normas básicas de comportamiento que de otras maneras no llegan”, tras lo cual agradeció “a todos los niños y a sus papás que han confiado en nosotros para trabajar”.

 

“Estamos muy felices en comenzar este ciclo. Agradecemos al cuerpo docente y no docente de cada CDI de la capital, donde se han hecho refacciones y se ha preparado todo para la vuelta a las clases”, finalizó.

 

PARA LAS SEÑOS, “HOY POR FIN LLEGÓ EL DÍA”

 

Susana Soto, directora del CDI Nº 3, transmitió su alegría y sus expectativas en este marco de retorno a la presencialidad: “Estamos contentos y esperábamos con ansias de volver a recibir a los chicos luego de un largo período en el que no hubo presencialidad, tiempo en el que sin dudas se los extrañó, los gritos, juegos, risas y llantos; todo los que hacía al día a día del jardín”, dijo. “De igual forma, pese a que las clases no fueron presenciales, el año pasado se realizó un trabajo muy completo con los chicos en forma virtual”, acotó al respecto.

 

“Hoy por fin llegó el día. Todo el personal del jardín estaba muy ansioso esperando el regreso a las aulas de los pequeños”, manifestó. Seguidamente, interpretó que “sin dudas que esta etapa, en la que debemos respetar los protocolos sanitarios y extremar cuidados, demandan mucha paciencia, tolerancia y colaboración”.

 

DETALLES DE LA MODALIDAD

 

La vuelta a las aulas se concretó mediante un sistema de burbujas, el cual permite una actividad presencial con diez alumnos, un docente y un auxiliar, evitando de ese modo el contacto estrecho de los chicos con el resto del personal del CDI.

 

La población total de niños que asiste al establecimiento educativo del barrio Lomas del Mirador es de 165, los cuales, según se dispuso por medio del protocolo confeccionado por la Subsecretaría de Educación de la Municipalidad, iniciaron las clases trabajando con burbujas; primero, convocando a los chicos de salas de 4 años en dos grupos que irán rotando cada 15 días. Sólo ese nivel escolar va a tener actividad en forma presencial, mientras que el resto de las salitas continuarán con la modalidad online.

 

Del mismo modo, desde el área de Educación municipal, se realizará un análisis mensual de la situación sanitaria para determinar si las condiciones están dadas para que se vayan incorporando las salas de bebés y de 2 y 3 años a la actividad presencial.

 

“Llevamos aproximadamente un mes trabajando en todo lo que tiene que ver con la vuelta a la presencialidad de los chicos. Desde la Subsecretaría de Educación de la Municipalidad se hizo un trabajo muy ordenando, tanto para el armando y confección de los protocolos sanitarios como con las capacitaciones que se bridaron para el personal docente y no docente de los CDI”, dijo la directora del CDI del barrio Lomas del Mirador.

 

“El protocolo incluye distintos procedimientos. A su arribo, los chicos son recibidos por un personal dispuesto en el acceso al edificio, quien se encarga de tomarle la temperatura corporal y, del mismo modo, se llena una planilla de datos personales. Ese mismo registro nos va a permitir además poder registrar si el chico que llega padece algún síntoma relacionado con el coronavirus”, explicó la docente. “Una vez dentro del edificio escolar, el chico es trasladado hasta su salita, donde es recibido por su seño. La idea es que el alumno no tenga contacto estrecho con ninguna persona más que el docente”, expuso.

 

“El mismo protocolo dispone la implementación de burbujas. Cada una de ellas está compuesta por diez chicos y dos docentes. Dentro de la sala nadie más puede ingresar allí, ni personal del CDI, ni tutores”, aseguró Soto, y añadió que “cuando los chicos del turno se retiran, se lleva a cabo un procedimiento de limpieza de la sala, ventilación y sanitización” a fin de garantizar una completa desinfección del lugar.

 

PRESENCIAS

 

Además de Tassano, Lanari y la directora del CDI, participaron del acto el secretario de Desarrollo Humano, Cristian Guastavino; el subsecretario de Educación, Ramón de Jesús Cáceres; la coordinadora general de los CDI, Vanesa Romaniv; docentes de jardines municipales, niños y tutores.

 

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios