Zero Chou cuando recibió el premio Teddy en Berlín.El sexo explícito -que se presenta en el filme- puso en aprietos a los exhibidores y la censura. Algunos, como Cine Colombia y Cinemark no aceptaron presentarla. Procinal la presentará en Salitre.
(eltiempo.com) La respuesta de los distribuidores del mundo frente a Shortbus, durante el Festival de Cine de Cannes del 2006, afianzó a Federico Mejía, de Babilla Cine, en su idea de comprar para Colombia este filme de sexo explícito, dirigido por John Cameron Mitchell. "Quería traer seis copias y sacarla en el circuito habitual, pero no lo logré", dice Mejía, distribuidor en Colombia de Lucía y el sexo, filme que recibió una X -pornográfica- de la junta de clasificación nacional debido a una escena de felación que involucra a su protagonista, Paz Vega, y que tras una apelación fue cambiada a 18 años. Mejía, sin embargo, terminó comprando tres copias de “Shortbus” por la tímida respuesta de los exhibidores locales. No estará en Cine Colombia ni en Cinemark. El distribuidor recibió una carta de Cine Colombia explicando las razones por las cuales no estaba interesado en Shortbus: "Cine Colombia no exhibe material que tenga este tipo de imágenes que pueden generar malestar en los espectadores". Su jefe de exhibición, William Torres, reconoce que Cine Colombia ha sido un poco conservador en exhibir estas "temáticas difíciles" (a pesar de que programó “Un año sin amor”, de la argentina Anahí Berneri, con temática sadomasoquista). "Queremos esperar a que la gente las pida. Pero la experiencia nos ha demostrado que las rechaza, como ocurrió con “Secreto de la montaña” (de contenido gay), que no tenía sexo explícito". Procinal, en cambio, decidió presentarla en una sala del Salitre. "No somos los censores -afirma su gerente comercial, Jorge Enrique Gutiérrez-. Exhibimos todo lo que llega al país. Advertimos que la película tiene sexo explícito y el público toma la decisión". Este tipo de filmes no solo representa un problema para exhibidores y censura, sino, en cierto sentido, para sus mismos directores. Para interpretar a uno de los personajes de Romance X, que según la prestigiosa revista Cahiers du Cinema puso de moda el sexo en el cine francés, su directora, Catherine Breillat, tuvo que recurrir a un actor de cine porno (Rocco Siffredi) porque los demás no estaban dispuestos a correr semejante riesgo. En la época de su estreno, 1999, Romance X escandalizó a Francia. Y su paso por Colombia fue desafortunado. La junta de clasificación le dio una X, lo que la condenaba a teatros de quinta categoría. Pasaron cinco años para que se pudiera exhibir en teatros comerciales (la decisión fue apelada y cambiada a 18 años). Pero el interés por la película cayó a lo largo de ese tiempo y, al final, solo se programó una copia. DIRECTORES LO EXPLORAN “Shortbus” llega al país justo después de que el taiwanés Ang Lee (“El tigre y el dragón”) ganara el León de Oro en el Festival de cine de Venecia con Lust, Caution (“Deseo, precaución”), una historia de amor prohibido que lleva sexo explícito. Extrañamente, según informó Efe, el filme de Lee recibió un tratamiento excepcional en Taiwán, donde es prohibido mostrar el sexo femenino y masculino, porque no tuvo que ser editada. Lee se une a reconocidos directores que han explorado el sexo explícito en sus películas: Lars von Trier (“Los idiotas”), Michael Winterbottom (“Nueve canciones”), Julio Medem (“Lucía y el sexo”) y Patrice Chéreau (“Intimidad”), entre muchos otros. El sexo explícito es usado como una excusa para hablar de algo más. En el caso de Mitchell, el director de “Shortbus”, "el núcleo de la historia y de los personajes es la exploración del amor y de las relaciones a través del prisma del sexo". “Shortbus” no solo es una película que incomoda por su sexo explícito, sino porque involucra a parejas homosexuales, orgías e inclusive muestra una autofelación masculina. Federico Mejía aceptó que fuera incluida en el Ciclo Rosa, que se presenta actualmente en Bogotá, para contrarrestar las pocas posibilidades que tiene la película de verse en Colombia. Ahí tendrá la oportunidad de que, como ocurrió el día inaugural del certamen- en el Museo de Arte Moderno y en la Cinemateca Distrital-, se agoten las boletas de las 5 y 7 de la noche. “LA HOMOSEXUALIDAD YA NO ES TABÚ EN TAIWÁN” El año pasado la cinta taiwanesa “Spider Lilies” fue la ganadora del Premio Teddy a la mejor película gay o lésbica del Festival de Cine de Berlín. Zero Chou, su directora, ha filmado lo que en los estándares de Asia son películas con sexo explícito: escenas con desnudos en los que hay caricias y besos húmedos. Estas ocurren entre mujeres. Spider Lilies abrió el Ciclo Rosa en Bogotá. “Spider Lilies” es sobre todo una película sobre el amor. Como directora, ¿por qué cree relevante mostrar sexo explícito en una película? Para mí es inevitable no filmar sexo explícito cuando quiero representar una historia de amor homosexual. Comportamientos amorosos entre personas del mismo sexo pueden ser interpretados como comportamientos entre amigos. Pero las relaciones de pareja y la amistad son cosas diferentes. La gente en una relación quiere sentir deseo de intimidad y sexo. Lujuria y amor son parte de la naturaleza humana y por eso pienso que tengo que filmar escenas de sexo cuando estoy lidiando con el tema del amor. ¿”Spider Lilies” tiene una versión no editada, mucho más directa? No, no la tiene. Sin embargo, cuando el filme fue estrenado en Taiwán el público tenía mucha curiosidad sobre la escena de sexo entre las dos actrices porque había circulado un rumor sobre que algunas escenas de sexo habían sido editadas. De hecho, yo decidí no incluir un beso francés entre ellas dos en el momento de la edición porque pensé que la escena no había quedado bellamente filmada. Después, para satisfacer esa curiosidad, incluimos esa escena borrada como un extra del estreno de la película en DVD en Taiwán. ¿Se hacen muchas películas con contenido homosexual en Taiwán? ¿El tema sigue siendo un tabú? La homosexualidad ya no es un tabú para la mayoría de la gente en Taiwán. Cada año, al menos, hay uno o dos estrenos de filmes gay o lésbico. Ojalá hubiera más porque eso haría que la audiencia se relajara mucho más frente a la homosexualidad. ¿Ha habido alguna resistencia frente a “Spider Lilies” entre el público asiático? En el área que habla mandarín, es decir Taiwán y Hong Kong, la película fue clasificada para mayores de 12 años. Los más jóvenes fueron a verla y la taquilla en esos dos países fue muy buena. Sin embargo, en Singapur el filme tuvo una clasificación restringida: solo gente mayor de 21 años estaba autorizada a verla. En China, el tema homosexual es aún prohibido, pero sabemos que hay muchos DVD en el mercado chino. ¿En Asia es fácil para los productores encontrar teatros que exhiban películas con contenido “gay” y lésbico? Todos los exhibidores son negociantes. Si las películas ganan dinero, ellos están contentos de programarlas. Así funciona en Taiwán. Lo que yo puedo hacer es tener cuidado, al mismo tiempo, con la exploración artística de mis películas y con su necesidad de audiencia. Solo de esta manera puedo exhibir en teatros por más tiempo. DE LA X AL CINE ARTE El dilema para encontrar la frontera que separa el porno del cine erótico, y, por qué no, del cine arte, es casi, casi, una discusión de corte bizantino. Sin embargo, una luz en este túnel puede ser la siguiente reflexión de los españoles Andrés Barba y Javier Montes en su libro “La ceremonia del porno”, con el que ganaron este año el premio de ensayo de Anagrama: "No existe nadie capaz de contemplar con atención una película pornográfica hasta el final después de haberse masturbado (y si lo hace es porque tiene otros intereses que no provienen del compromiso de la excitación: antropológicos, sociales, fílmicos o cualesquiera otros). En cualquier caso ya no estaría asistiendo a un acontecimiento pornográfico". “SHORTBUS” Y SUS ACTORES Así que recurrió a un experimento muy particular. Hizo una convocatoria a través de periódicos alternativos para que personas con o sin experiencia actoral le enviaran un video con su propia audición. Lo hicieron cerca de 500. Eso le dio tanta frescura a la película que da la impresión de que los personajes se representan a sí mismos.
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos

     

    Municipalidad de Paso de la Patria