Supermax Supermercados
Tonifica, reduce la celulitis y las adiposidades y actúa sobre la flaccidez. Recién llegada al país, esta nueva tecnología para tratar el cuerpo y el rostro promete ser el próximo éxito en tratamientos no invasivos.
Hasta hace algunos años pensar en un aparato que rejuveneciera el rostro, eliminara la celulitis y tensara la piel con rápidos resultados y sin dolor era casi imposible. Hoy, la medicina estética avanza a pasos agigantados, buscando nuevas tecnologías para superarse. Regen es el nombre del equipo – recientemente llegado al país– que promete estos resultados, con una reducida cantidad de sesiones, a un precio razonablemente accesible –las 4 sesiones cuestan US$ 600 por zona–. El tratamiento es indoloro y apto para realizar durante todo el año, incluso en verano y en pieles bronceadas. (parati.com.ar) “Es un tratamiento totalmente revolucionario, ya que logró combinar las características de la radiofrecuencia monopolar y bipolar, porque actúa en simultáneo sobre la dermis –la parte superficial de la piel– y la hipodermis –en profundidad, donde se encuentra el tejido adiposo–”, explica Patricia Dermer, doctora en Ciencias Químicas y Análisis Biológicos y directora de Lidherma, el centro de estética que importó el primer equipo. ¿Cuáles son las zonas que se pueden tratar con este nuevo aparato? Regen es una aparatología muy completa, con la que se puede tratar el rostro y el cuerpo. Uno de sus principales objetivos es la tonificación cutánea en rostro, cuello, escote y brazos, para eliminar la flaccidez. También regenera el colágeno, mejorando la calidad de la piel, y reduce la celulitis y las adiposidades del abdomen, glúteos y piernas. Tiene excelentes resultados, ya que trabaja conjuntamente la reducción de grasas con la turgencia de la piel, gracias a la tecnología de radiofrecuencia tripolar. ¿Qué diferencias aporta a la estética la radiofrecuencia tripolar? Las radiofrecuencias que existían hasta el momento eran la monopolar, que se utilizaba para el calentamiento más superficial de la dermis, y la bipolar, que llegaba a calentar tejidos más profundos, actuando sobre las células adiposas. La radiofrecuencia tripolar maximiza los beneficios de la radiofrecuencia, y combina estas dos radiofrecuencias en un mismo tratamiento. De esta manera, logra acciones sobre el plano superficial de la piel con la tonificación cutánea o Skin Tightening y en profundidad, porque trata efectivamente la celulitis y las adiposidades localizadas. ¿Cómo funciona? La piel está formada por tres capas principales: la epidermis, la dermis y la hipodermis. Las células se encuentran rodeadas por un tejido conectante, conocido también como matriz extra celular (MEC), a cuya principal proteína es el colágeno. Con los años, este colágeno se va reduciendo. Esta tecnología actúa calentando el tejido de la piel, y así aumenta el metabolismo y la actividad química. Las fibras de colágeno se contraen, y al apretar la piel crean un efecto inmediato de tonificación. Al mismo tiempo se acelera la producción de colágeno y sus depósitos se regeneran, lo que otorga un efecto de larga duración. Para el tratamiento de celulitis, se requiere un calentamiento selectivo de células grasas en las capas superficiales de la epidermis y en las profundas de la hipodermis. Las células lípidas van tomando temperatura, de esta manera aumentan el metabolismo y la secreción de grasa líquida. La acción tripolar logra que el tratamiento tenga su efecto simultáneo en todas las capas de la piel. Es totalmente seguro, y lo realizan los profesionales del centro. En el caso del rostro, lo realiza un médico dermatólogo, y para el cuerpo, un kinesiólogo, asistido por el dermatólogo. TESORO DE JUVENTUD. La radiofrecuencia es una técnica que comenzó a utilizarse en medicina hace 50 años –en un comienzo se utilizaba en bisturís, para cortar y coagular al instante–, y recién hace 5 años comenzó a aplicarse en estética médica. La tecnología tripolar de este aparato llegado a la Argentina, de origen israelí, fue especialmente creada para usos estéticos, combinando las ya conocidas radiofrecuencias monopolar y bipolar. “Una de las grandes ventajas de este tratamiento es la inmediatez del resultado. Al calentar en simultáneo el tejido superficial y el profundo, el tiempo se reduce. Además, su grado de calor resulta indoloro, y no se debe enfriar la piel o los aplicadores”, puntualiza Dermer. ¿Cuántas sesiones hacen falta para conseguir un resultado óptimo? Ya desde la primera sesión se puede apreciar un cambio, ya que el resultado es casi inmediato y eso provoca entusiasmo. Por eso, esta tecnología va a ser muy bien aprovechada no sólo como tratamiento completo, sino en forma de lifting sin cirugía, por ejemplo, para hacer antes de una fiesta o casamiento. Se puede hacer incluso el mismo día, ya que al finalizar la sesión no se presenta ningún tipo de irritación, hinchazón o enrojecimiento. En la primera entrevista con el médico dermatólogo, se arma una historia clínica del paciente. En nuestro caso, nos comprometemos y trabajamos desde el concepto del resultado, y desde allí buscamos darle lo máximo a cada paciente, es por eso que en la primera entrevista ya se puede tener una idea de cuántas sesiones se van a precisar para optimizar los resultados. Pero, generalmente, son un promedio de cuatro sesiones, que se realizan una vez por semana, y duran aproximadamente 40 minutos. ¿Hace falta realizar algún tipo de mantenimiento? Eso va a depender de cada paciente, pero en caso de que sea necesario, se puede realizar un mantenimiento mensual. ¿Tiene contraindicaciones? Sí. Los pacientes que no pueden realizar el tratamiento son los portadores de marcapasos, tengan antecedentes o sufran cáncer –sobre todo de piel–, sida, que utilicen medicamentos inmunosupresores, si padecen alguna infección en la zona del tratamiento, embarazo o lactancia, obesidad mórbida, que porten implantes metálicos en la zona del tratamiento, o en casos de tratamientos con esteroides, ya que provocan fragilidad en la piel. Pero todos los casos se evalúan siempre con el profesional a la hora de armar la historia clínica, y, en el caso de que el paciente se encuentre en algún tratamiento particular, se le pide un permiso al médico clínico. La estética debe ayudar a las personas a verse mejor, sin tener la mínima amenaza sobre su salud. ¿Cómo sería el paciente ideal? Hombre o mujer de cualquier edad, que equilibre sus expectativas con lo que puede obtener con este tratamiento, y que no tenga intereses que excedan las posibilidades que ofrece esta tecnología. Somos muy claros, y nos dedicamos con mucho énfasis a la historia clínica y a explicarle a cada paciente todo lo que necesita saber sobre el tratamiento. ¿Qué puede hacer el paciente para maximizar los resultados del tratamiento? Lo principal es tomar mucho agua. Además, se tienen muy buenos resultados en pacientes que acompañan el tratamiento con una dieta baja en hidratos de carbono. ¿Por qué? El cuerpo puede extraer la energía de dos lugares: de los hidratos de carbono o de los ácidos grasos. Cuando ingerimos pocos hidratos, el cuerpo combustiona grasas. Combinados con este tratamiento, el proceso se acelera notablemente y los resultados son los mejores. . "Los precios indicados en el artículos son una mera referencia, corresponden estrictamente a los artículos descriptos y pueden sufrir modificaciones realizadas en cualquier momento por las firmas responsables"
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Comentarios

     

    Municipalidad de Paso de la Patria
    GOYA, Municipio para Todos (Corrientes  - Argentina)   MERCEDES - Portal de entrada al Iberá (Corrientes - Argentina)
    Ituzaingó (Corrientes - Argentina)   Publicite Aquí | Corrientes Al Día
     
    Diorama - Revista de Cultura