El caballito de mar (genero Hippocampus) es un pequeño pez marino perteneciente a la misma familia que las agujas. Su nombre se debe al peculiar parecido que presenta su cabeza con la de los caballos. De hecho, la característica de tener la cabeza en ángulo recto con el resto del cuerpo no se da en ningún otro género de peces.
El cuerpo de los caballitos de mar esta embutido en una armadura de placas óseas grandes y rectangulares. Su forma de nadar es muy diferente a la de los demás peces. Adoptan una posición erecta, impulsándose con su aleta dorsal. No tienen aleta anal, sino una especie de cola alargada que se enrolla en espiral y les permite agarrarse a tallos marinos. ESPECIES En el tiempo actual se propusieron para su clasificación más de 120 especies de este curioso pez, pero dado que muchas de ellas eran en realidad la misma especie se han sacado como tales, estableciéndose en la actualidad 32 especies en todo el planeta; aunque se esperan algunos cambios cuando ciertas especies complejas sean mas cuidadosamente revisadas. Parte de esta dificultad, para llevar a cabo su clasificación, radica en el hecho de que pueden cambiar de color o incluso desarrollar filamentos en su piel para mimetizarse mejor en su entorno. Tampoco se comprende muy bien como estos animales pueden variar en su desarrollo, tamaño y forma o como esto esta determinado por el hábitat, localización geográfica, temperatura del medio y/o edad. La confusión es tal que conduce a muchos científicos a asumir que han encontrado una nueva especie, cuando realmente lo que están haciendo es renombrar una ya previamente descrita. TAMAÑO En los adultos hay varios tamaños, desde el mas pequeño Hippocampus minotaur que fue descubierta en Australia y mide 15mm de longitud, hasta el enorme Hippocampus ingens que sobrepasa de 29cm de longitud. HABITAT Se distribuyen globalmente en ambos tropicales y en aguas templadas, siendo en las zonas Indo pacificas y Atlántica-Oeste. Viven entre las algas, manglares y corales. La degradación y destrucción de sus habitas están aumentando. La vegetación marina es dragada o tapada al realizar rellenos en el mar; los manglares están siendo cortados e inundados con agua dulce. ALIMENTACIÓN Los caballitos de mar son depredadores voracísimos. Sus ojos, que tienen movilidad independiente entre si, les ayudan a reconocer su bocado preferido, pequeñísimos crustáceos los cuales forman parte del zooplancton. Cuando la presa se pone a su alcance es aspirada a través de su hocico óseo por medio de un rapidísimo golpe de su cabeza. Tragan enteras a sus presas al no disponer de dientes, y se ven obligados a consumir grandes cantidades de comida para compensar su rápida e ineficiente digestión al no poseer estomago. REPRODUCCION Es el único de los géneros de animales donde el que se queda embarazado es el macho. La hembra usa su ovopositor para insertar los huevos maduros dentro de la bolsa incubadora del macho, dentro de la cual son fertilizados. El oxigeno se difunde a través de los capilares del tejido que reviste los óvulos. Las hormonas ayudan a crear un fluido placental que baña una pequeña parte del huevo que sobresale de los tejidos de la bolsa. El medio creado por el fluido en la bolsa se altera durante el embarazo, pasando de ser parecido a los fluidos corporales a parecerse al agua del mar circundante, presumiblemente para reducir el estrés de las crías en el momento del parto. El embarazo dura entre 10 días y 6 semanas, dependiendo de las especies y de la temperatura del agua del mar. Pasado este plazo, el macho entra en labor y por medio de contracciones y bombeando del interior de su bolsa hacia el exterior durante varias horas, expulsa las crías. Estas son replicas en miniatura de sus padres, de unos siete a once milímetros de largo, y son capaces de arreglárselas por si mismos inmediatamente después del nacimiento. Son totalmente independientes y no vuelven a la bolsa después del nacimiento. Las hembras parecen madurar al mismo tiempo que los machos, siendo visible su ovopositor cuando esta transfiriendo los óvulos al macho. En especies estudiadas, los machos vuelven a quedar preñados rápidamente después de parir. El Hippocampus whitei experimenta sobre siete embarazos consecutivos, de una duración de 21 días, cada año en Sydney. La amplitud y duración de la temporada reproductiva varia con el emplazamiento, y puede estar influenciada por la luz, la temperatura y las turbulencias del agua del mar de la zona.
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos

     

    Municipalidad de Paso de la Patria
    GOYA, Municipio para Todos (Corrientes  - Argentina)   MERCEDES - Portal de entrada al Iberá (Corrientes - Argentina)
    Ituzaingó (Corrientes - Argentina)   Publicite Aquí | Corrientes Al Día
     
    Diorama - Revista de Cultura