Supermax Supermercados
Participaron autoridades municipales, eclesiásticas, representantes de instituciones y ciudadanos en general. Es la misma casa que habitó el Primer Obispo de Goya (Corrientes) entre 1966 hasta 1976 y que la Municipalidad, en un proyecto apoyado por los familiares y la Iglesia de Goya, restauró respetando su austera estética original.
En la histórica vivienda ubicada en calle Tucumán al 290 del barrio San Cayetano, y con la presencia de diversas autoridades comunales e invitados especiales, fue inaugurada este jueves, 29 de octubre, la Casa Museo “Monseñor Alberto Devoto”. La casa museo registra con aproximación las austeras condiciones en que vivió el extinto pastor diocesano, para cumplir con sus votos de pobreza. Además se exhiben vestimentas, libros, muebles y accesorios utilizados por Alberto Pascual Devoto. El Viceintendente Rubén Darío Bassi, a cargo interinamente de la comuna y el Obispo Diocesano Ricardo Oscar Faifer, presidieron la inauguración de la casa museo y el descubrimiento de una escultura, que reproduce la estampa del homenajeado. También participaron el Vice presidente 2 del Concejo Deliberante, Carlos Rajoy; los hermanos del ex Obispo, Emilio y Marta Devoto; los sobrinos Alicia Mariana y Maria Julia Devoto y Alberto Bucanán, entre otros; el Vicario General de la Diócesis, Luis María Adis; funcionarios, concejales, sacerdotes, religiosas, vecinos y alumnos del Instituto Presbítero “Manuel Alberti” (creado por monseñor Devoto), de la Escuela Parroquial La Rotonda y el Colegio Santa Teresa de Jesús. DIRECTOR DE CULTURA En la ocasión, el Director de Cultura Carlos Ginocchi en un discurso cargado de emoción, relató cómo se había puesto en marcha el proyecto; elogió el ministerio Episcopal de Devoto y su defensa de los derechos humanos. “Fue un hombre que buscó la dignidad de las personas, fue tan grande que él quería estar, en la dignidad, a la misma altura de todos los hermanos. Somos todos iguales, por eso el monumento hoy no tiene pedestal, está a la altura de todos”, sintetizó el Director de Cultura. Ginocchi también dio las “muchas gracias a monseñor Devoto, es menos de lo que te mereces, pero es lo que pudimos hacer: Hay un barrio, un pueblo, mucha gente que va a custodiar y va a seguir tu obra y viendo aquí esta escultura los jóvenes se van a acercar a preguntar: quien fue monseñor Devoto y no va a morir en la historia: todos van a saber que un santo piso tierra de Goya”, enfatizó el funcionario municipal. Seguidamente, la vecina María Ester Carestía de Oviedo “Maruca”, de 93 años, refirió vivencias junto al carismático Obispo y de cómo los vecinos aún lo recuerdan con cariño. También, por el Movimiento por la Memoria, Derechos Humanos y Solidaridad (MEDHES), Jorge “Palito” Leiva resaltó a Monseñor Devoto por su prédica comprometida, y dijo que “perseguido por la dictadura cívico militar en los años 70 pagó el precio por respetar y volcar en la comunidad los postulados del Concilio Vaticano II y lo establecido en el documento de Medellín”. En la continuidad del acto, el sobrino de Devoto, Alberto Bucanán agradeció el homenaje. A la vez que relató cómo se había logrado encargar la escultura. “Esperemos que dure mucho tiempo y pueda significar para las generaciones futuras un recuerdo permanente de toda la obra, y todo lo que quiso a este barrio, y a esta casa principalmente, en la cual muchos supimos pasar temporadas con él”, comentó. OBISPO FAIFER Por su parte, el obispo de Goya Ricardo Faifer, señaló que Devoto “fue un pastor en contacto con su pueblo, y supo estar marcando rumbos, orientando toda la vida eclesial en los distintos aspectos”. El obispo Faifer ve la casa de Devoto no como un puro lugar conmemorativo museístico, sino como un lugar viviente de reencuentro que “nos comunique algo de lo que tenía en su corazón, de pastor, de cristiano, comprometido con Dios y la sociedad, a la cual el Señor lo envió y fue coherente en su modo de pensar, de decir, de actuar para llevar adelante el proyecto de Dios en esta nuestra querida tierra de Goya”. “Que este lugar sea un lugar de memoria viva, inyección para la vida”, exhortó Faifer. “Agradezco de corazón a la Municipalidad de Goya que tan pronto y decididamente, asumieron esto para el bien, no solo de la Iglesia Católica, pero sobre todo para el bien de nuestro pueblo, porque la fe sana la vocación del hombre. Aquí vendremos a sacar lecciones para la vida”, concluyó el Pastor Diocesano. También en el acto, se dio lectura a un mensaje de Ada y Sergio Arguello, residentes hasta hace pocos meses de la misma casa donde vivió monseñor Devoto. VICEINTENDENTE BASSI En representación de la Municipalidad, el Viceintendente Rubén Darío Bassi expresó que la gestión actual revaloriza todas aquellas cuestiones “que hacen a la historia y la cultura de Goya”, y ha priorizado la recuperación y conservación de edificios y monumentos históricos de la ciudad. “Este lugar será, más que un museo, una casa de reflexión y como política de la Municipalidad vamos a seguir con otros lugares que hacen a nuestra historia”, acotó. Ya en la parte final, familiares descubrieron la escultura realizada por el artista bonaerense Eduardo Noe, que está ubicada casi sobre la vereda, en un extremo del pasillo que conduce a la casa – museo. La escultura fue bendecida por el obispo Faifer y luego familiares y autoridades municipales y eclesiásticas procedieron al corte de cintas inaugurando oficialmente la casa museo.
¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Publicite con Corrientes al Día
    Comentarios

     

    Diorama - Revista de Cultura