Supermax Supermercados
El secretario de Finanzas Adrián Cosentino y el de relaciones económicas internacionales, Augusto Costa, no lograron hoy en Beijing los avales para construir las millonarias obras adjudicadas a la cordobesa Electroingeniería. Sin ese paso la licitación tan ansiada por Cristina volverá a fojas cero.
[FRASEDESTACADA1]

(www.lapoliticaonline.com) El Gobierno no consiguió hoy contratar la aseguradora necesaria para cerrar un crédito del Banco de Desarrollo de China por US$ 4.700 millones, destinados a financiar las represas hidroeléctricas de Santa Cruz Cóndor Cliff y Barrancosa, rebautizadas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic.


Se trata de la obra pública emblemática de los dos mandatos de Cristina Kirchner y que promete aportar un cambio sustancial a la deficitaria ecuación energética nacional. Según pudo saber LPO, la negociación la llevó adelante esta mañana en Beijing el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Augusto Costa y su segundo Carlos Bianco.


Ambos responden a Axel Kicillof y viajaron junto al secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, con el objetivo de destrabar la financiación de la obra. 


Conseguir un seguro que garantice el crédito es el primer paso para para acceder al financiamiento internacional y es uno de los problemas centrales que vive el gobierno.


Tal es así que la Agencia Multilateral de Garantías para Inversiones del Banco Mundial (MIGA), una de las aseguradoras más grandes, ya trabó varios proyectos de infraestructura en la provincia de Buenos Aires. En todos los casos Kicillof promete soluciones que no llegan y eso volvió a pasar hoy en tierra asiática. 


En China, contratar una aseguradora es el paso previo a cerrar un financiamiento con los Bancos. Son todas organizaciones controladas por el Estado, pero requieren negociaciones independientes y hasta compiten entre sí. 


De traje y zapatillas, Cosentino, Costa y Carlos Bianco no pudieron más que escuchar las razones de los chinos para no darle avales a la Argentina. 


La principal es que Néstor y Cristina no ejecutaron casi ninguno de los proyectos que acordaron con el Gobierno chino y en todos los casos utilizaron aseguradoras de ese país. 


Como sólo pueden avalar un cupo determinado de inversiones, las promesas incumplidas les impidieron negocios millonarios. “Hasta que no se cumpla con los acuerdos previos no hay acuerdos nuevo”, es la frase repetida por los ejecutivos chinos. 


El desconsuelo de los funcionarios en Beijing era tal que ya hablaban de suspender otro viaje pautado para diciembre, cuando imaginaban una recorrida por los bancos. 


Es que negociar acuerdos con China es más complejo que conseguir la foto con el funcionario de turno. Se trata en rigor de negociaciones al menos con tres patas, que no está coordinadas entre si y cada una defiende sus propios intereses. Una es con la empresa que hace la obra o vende el material -por ejemplo vagones de trenes-; otra es con el banco que financia la operación y la tercera con la aseguradora. 


Estas tres patas del acuerdo suelen ser grandes conglomerados públicos, pero cada una tiene su agenda y en su particular esquema de capitalismo de Estado, compiten de manera incluso más implacable que en el capitalismo anglosajón.


POLÉMICA LICITACIÓN

La represas Kirchner y Cepernic son por lejos las obras más ansiadas por Cristina y en junio le fueron adjudicadas a Electroingeniería, la empresa de Gerardo Luis Ferreyra, amigo de Carlos Zannini. 


Logró ganarle la batalla a Lázaro Báez en un polémico final que destrabó con una carta de descuento como segunda oferta a un precio de $18.947.00.000, 17,44% menor a la propuesta inicial, que violaba el pliego licitatorio. La propuesta tenía una carta de intención del Banco de China para financiar la obra, que no garantizaba que el dinero llegaría ni bien fuera adjudicada. 


Para los expertos Ferreya puso el valor de la obra casi por debajo de los costos en una clara vulneración del pliego, que sólo permitía la presentación de propuestas “alternativas” para ser abiertas en caso de que el grupo gane la licitación y no antes. Fueron los argumentos utilizados por los diputados radicales para presentar una denuncia ante los Tribunales Federales. 

Electroingeniería no estuvo solo. Se presentó en una UTE con la empresa china Gezhouba, de poco prestigio en su país hasta el punto que fue acusada de corrupción en Nepal


Gezhouba mostró su nivel de improvisación al burlar la legislación de su país, que no permite financiar más de un 85% de un proyecto en cualquier proceso licitatorio ajeno a un acuerdo entre Estados. 


La restricción fue una de las quejas de Sinohydro Group, una de las empresas más prestigiosas de China que se asoció a Lázaro Báez para adjudicarse las represas. 


Sinohydro Group se ganó su reputación al construir la represa Tres Gargantas en China, la obra más grande del mundo en este tipo de Centrales. Gezhuoba no registra antecedente similar. 

Aun así, golpeado por las denuncias de Jorge Lanata en pleno apogeo del caso Fariña, Lázaro Báez perdió el mano a mano con los protegidos de Zannini y hasta recibió un reto público de Cristina Kirchner, cuando al momento de presentar el proyecto pidió que no se quejen por los diarios.


La licitación fue aprobada por el secretario de obras públicas, José López, en un plazo récord para evitar que el resto de los oferentes tengan tiempo de estudiar los expedientes y hacer las impugnaciones. 


Tras la derrota electoral de octubre, el Gobierno puso manos a la obra para empezar la obra cuanto antes. Tanta fue la prisa que la semana pasada el intendente de Calafate, Javier Belloni; firmó un contrato de obra pública junto a López y representantes de Electroingienería y Gezhouba.


Fue en ese acto cuando se anunció el viaje de los funcionarios a “firmar el financiamiento” con los bancos chinos. Nadie aclaró que primero hacía falta un seguro. 


LA CAÍDA DE ELECTROINGENIERÍA

Con las represas millonarias Electroingeniería buscaba recuperar de una delicada situación financiera, a la que llegó por la demora del gobierno en pagar las obras públicas y las pésimas inversiones que arrastra del inicio de su expansión de la mano del kirchnerismo.


Para pasar de ser una constructora precaria a una de las más grandes del país, Zannini le facilitó a Elecroingeniería la compra de Transener, una de las principales transportadoras de energía. Con las tarifas planchadas, hoy es una chupadora de fondos y no deja casi margen de ganancia. 


Mucho más lo son los medios de comunicación que tuvo que adquirir por orden de Kirchner: Radio del plata y 360 TV, una señal de internet concebida para ingresar al cable y ni siquiera consiguió meterse en la grilla.


Tanto es el ahogo de flujo de caja, Ferreyra que está pensando en colocar algún tipo de obligación en el mercado local por unos 10 millones de pesos, para financiar los movimientos previos al proyecto de las represas, como ser el pago de los pasajes y las estadías en China, la contratación de ingenieros y otros gastos indispensables. 


De hecho, hace tiempo que Electroingeniería venía apostando a un gran golpe que la saque de su crisis actual. Antes de la licitación de las represas, apostó fuerte a quedarse con la construcción de una central termoeléctrica en Uruguay por más 500 millones de dólares, pero quedó descartada en medio de duras acusaciones y tuvo que despedir a más de 1.000 empleados.

 

Leer más. De Vido furioso con el diario La Nación/Pagni por las represas para Electroingeniería; 360TVD, de Electroingeniería S.A., dejaría de emitir; Dinero público habría beneficiado a Electroingeniería en la compra de Del Plata; Represas: De Vido le da la obra a Electroingeniería y lo impugnarían en la Justicia; Represas: Una ley china pone en riesgo la financiación del socio de Electroingeniería; Escándalo: El gobierno le daría las represas de Santa Cruz a Electroingeniería

¿Que opinás ?
Registrando voto...
    Ud. ya ha opinado el artículo
    Comparta con amigos
    Comentarios

     

    Renovar el 60% de las ambulancias en solo un año es ir para adelante.Municipalidad de Paso de la Patria
    En Corrientes las jubilaciones provinciales duplican a las nacionales. Es es ir para adelante.
     
    Diorama - Revista de Cultura